• Sindicato de Trabajadores Informáticos de la República Argentina
    Sindicato de Trabajadores Informáticos de la República Argentina
  • Categorías

Para algunos invisible, el trabajo de cada empleado informático pone en funcionamiento piezas vitales en el mundo moderno. Hoy: un grupo de 12 empleados de IBM desde sus puestos en el site “Olivos” que con su trabajo hacen real y posible, un servicio fundamental que llega a más de 400.000 personas dispersas por todo el mundo. 

IBM es una de las principales corporaciones tecnológicas del mundo, y está radicada en la Argentina hace décadas. En el site de Olivos, así como en las instalaciones que aún mantienen operaciones, centenares de empleados —que supieron ser más de diez mil—, prestan servicios a innumerables empresas y clientes e inclusive a la propia IBM.

Entre ellos, un equipo de tan solo 12 empleados que brindan un servicio fundamental que abarca desde la programación de “paquetes” de software aprobado para la instalación y uso, su distribución a cientos de servidores dispersos en todo el globo, la actualización, diseño y mantenimiento del catálogo web dispuesto en la intranet de la empresa para tal fin y también el soporte especializado a aquellos usuarios con problemas.

Este servicio cubre y llega a los 400.000 IBMers dispersos por todo el mundo que trabajan a diario para La Corporación.

Tal como se contaba en una publicación anterior, empleados informáticos en todo el país son los que aseguran a diario la conectividad y comunicaciones de empresas, organismos públicos, bancos, escuelas e individuos a la red. Repartidos en cientos de compañías, cumplen un rol clave en la sociedad que atraviesa la vida de las personas en muchos aspectos.

Día a día cientos de empleados en IBM Argentina realizan un trabajo fundamental tanto puramente técnico como administrativo en otros casos. Desde las oficinas ubicadas en la calle Nicolás Repetto a metros de la autopista Panamericana un grupo de 12 informáticos brindan con su esfuerzo, un servicio que llega a 400.000 personas dispersas alrededor del mundo.   Foto de archivo oficinas IBM Olivos III

Un servicio fundamental

IBM, una corporación que cuenta con presencia en países tan distantes como la India o España, homogeniza sus procesos y tareas a partir de la implementación de las mismas herramientas para sus empleados. Tal es la función de este “equipo de los 12”. Que en todo el mundo, las computadoras que usan los ibmers utilicen programas y aplicaciones aprobadas para su uso y puedan instalarlas de manera sencilla y sin necesidad de intervención por parte del usuario.

En 2008 este servicio se radica en la Argentina. Desde entonces, cada ibmer en el mundo que requiere la instalación de algún programa, aplicación o paquete, pasa por trabajo argentino.

El catálogo en cuestión es conocido como IBM Standard Software Installer o (ISSI) aunque recientemente ha cambiado su apariencia, funcionamiento y nombre para pasar a ser la PC@IBM App Store, proceso que demandó un arduo trabajo también a este grupo de IBMers argentinos.

Los detalles del trabajo diario

Dentro del grupo de los 12, el trabajo está dividido, aunque según contaron a este portal, “es un grupo muy especial para trabajar, nos caracterizamos por el compañerismo y la unidad, siempre hay buen clima y buen humor entre todos, hay colaboración mutua cuando surgen problemas o nuevos desafíos” relataban Martín y Juan quienes trabajan hace varios años allí.

El proceso cuyo resultado final es la descarga de una aplicación desde el mencionado catálogo, es largo e incluye una extensa lista de tareas, trabajos y procedimientos tanto técnicos como administrativos para los informáticos del grupo.

El esquema general y a grandes rasgos (dada la complejidad del trabajo) se puede resumir en los siguientes pasos:


1)Solicitud de parte del “cliente” (en este caso interno, dado que el servicio es para los propios empleados) de paquetización de un determinado software a través de un requerimiento que es revisado y guiado desde Argentina.


2)Envío del requerimiento al equipo de packaging. Programadores que transforman las instrucciones del requerimiento en un programa o “paquete” que será corrido por la aplicación nativa ISSI cada vez que el usuario haga click en “install” en el catálogo web. Para ello, los “packagers” utilizan el duro lenguaje de programación “C”, funciones de windows y de la propia API de la aplicación.


3)Testeo. Una vez finalizado cada paquete, este pasa a una fase o “state” de testeo, donde otro programador realiza una minuciosa prueba y chequea que cumpla con las instrucciones indicadas en el requerimiento.


4)Aprobado para su publicación o “release”, el paquete, otro grupo de empleados se ocupa de todo lo relacionado con el catálogo web. Actualización, instalación inicial, documentación y otra larga lista de tareas de este subgrupo de trabajadores del equipo. Además del catálogo principal, este grupo también se ocupa del mantenimiento de otros 2 catálogos, uno de testeo y otro dedicado especialmente para aplicaciones que son descargadas por el visitante pero no instaladas automáticamente por la aplicación, sino que requiere la intervención manual del interesado.


5)Una vez publicado el software ya está listo para ser instalado por miles de IBMers alrededor del mundo. Como siempre en el rubro informático, cientos de errores pueden surgir previo, durante o posterior a su instalación. Para ello, un equipo de soporte especializado, recibe a diario los famosos “tickets” que van resolviendo contactando remotamente a los usuarios en problemas.

Un buen grupo

Sin entrar en los miles de detalles que implica este trabajo tan particular de este sector de IBM Argentina, se nota en los integrantes del mismo un cierto orgullo por pertenecer y trabajar a diario allí.

“Ya hace muchos años que hacemos esto. Sabemos que nuestro trabajo llega a casi 400.000 personas alrededor del mundo y eso es impactante. En el día a día no somos conscientes de ello” relataba Martín.

“Lo mejor del trabajo es sin dudas el grupo humano que se generó con las años. Por acá pasaron muchas personas, que hoy se transformaron en amigos. Muchas experiencias por fuera de lo laboral que construyeron una unidad muy especial entre nosotros.” comentaba otro de los miembros de ISSI.

Lejos de la situación laboral conflictiva que disparó la salida de la empresa de muchos miembros del grupo y también la fundación de la propia Unión Informática desde las oficinas de IBM, hoy “el clima es otro”. “Hoy me siento bien pago” exclamó Martín, “pero hay por supuesto muchos otros empleados que no lo están”. “En nuestro caso, la situación mejoró mucho con los años”.

Mientras tanto, un usuario en IBM Australia, ingresa al catálogo web y junto con su simple “click” en la opción instalar, descarga ya no solo una aplicación para su Lenovo, sino también horas y horas de trabajo y pericia técnica de este pequeño pero fundamental “grupo de los 12”.

Tags:

También te puede interesar

Repudio de la CGT por represión a los docentes en la Plaza del Congreso

En el marco de la negociación paritaria entre los sindicatos docentes y los gobiernos ...

Haciendo funcionar al mundo: historias de empleados informáticos

El trabajo de los empleados informáticos resuelve cuestiones muy sensibles, que hacen que objetos ...