• Sindicato de Trabajadores Informáticos de la República Argentina
    Sindicato de Trabajadores Informáticos de la República Argentina
  • Categorías

Crean historias y guiones que cobran vida con personajes de videojuegos. Su canal de YouTube ya tiene más de 33 millones de visitas. Son Top Ten argentinos en “machinimas”.

Si decimos Machinimas, quizás muchos no tengan bien en claro de que se trata. Es que hace algunos años existe una subcategoría en el cine que logra fusionar a los habilidosos de los videojuegos con los amantes de contar historias. Así nace la Machinima, que crece en el mundo y con mucha fuerza en Córdoba. “Me gusta decir que somos titiriteros digitales, creamos guiones y luego los filmamos con personajes de videojuegos”, explica Gustavo Ancarani, miembro de ÚltimoPlayer, un canal especializado que se posiciona como referente mundial en este novedoso arte.

Junto a su compañero Bruno Núñez Romagnoli, se encuentran entre los más populares de esta disciplina, logrando en su canal de YouTube más de 33 millones de visitas. Una de sus series más comentadas es “Ayuda Mundial”, creada con el juego Halo 3. Con mucho humor, en sus seis capítulos, cuentan la historia de un call center creado para resolver todos los problemas del mundo.

Ellos ya han merecido el Botón de Plata que otorga YouTube por la popularidad, y hoy superan los 220 mil suscriptores, en su mayoría mejicanos, argentinos, chilenos y colombianos.

"Machinima" o creación de películas a partir de videojuegos, esto es lo que los jóvenes cordobeses convirtieron en su medio de vida. Su canal de YouTube alcanzó ya más de 33 millones de visitas.

Un medio de vida

En la historia de estos dos cordobeses, algo los une: la pasión por los videojuegos y el amor por el cine. Bruno está actualmente radicado en los Estados Unidos completando sus estudios en cine y actuación, mientras Gustavo vive en Córdoba, luego de varios años de perfeccionarse en esta disciplina.

“De chico disfrutaba jugar y hacer cortos. Cuando nos conocimos, empezamos a fusionar las habilidades que teníamos para darle calidad a las historias que contamos”, relata Gustavo sobre el trabajo en equipo.

El proceso de producir una machinimas no es tan simple. Demoran unas cuatro semanas en poder subir a la red un capítulo que tenga entre 10 y 15 minutos de duración. “Hacemos juntos el guion. Yo tengo cuatro controles en mi Xbox 360 y planifico una partida múltiple y, en lugar de jugar, actúo una escena. El juego guarda todo eso y me permite ‘filmarlo’ desde distintas perspectivas posibles. Luego, junto a Bruno, le ponemos las voces”, detallan a Día a Día el particular proceso.

Profesionalizar, la clave. Para ÚltimoPlayer, “creadores de las machinimas más populares de habla hispana”, dicen, es muy importante proponer productos de calidad. Bruno es director de cine y actualmente se gradúa en actuación en Hollywood. Ambos le ponen voz a las cuatro series que ya son todo un éxito.

“Nos divertimos mucho y vamos buscando versatilidad en las voces de los personajes. Buscamos hacerlas neutras, pero en algunas mantenemos la tonada cordobesa, algo que nos agradecen nuestros seguidores”, reconocen.

Desde hace un tiempo, para estos creativos cordobeses, Internet ha dejado de ser un simple hobbie y se presenta como su principal trabajo. “El canal de videos hoy nos permite vivir, ya que uno puede monetizar por medio de la publicidad previa a cada capítulo. Sobre todo, se paga por la retención de la audiencia”, explica Gustavo sobre una de las mayores dudas que generan estos nuevos emprendimientos.

Sus seguidores, que promedian entre los 14 y 21 años de edad, van en aumento, mes a mes. Pero ambos aseguran que los números no motorizan su pasión, sino el placer de jugar a contar historias.

Tags: