bet365 UK

wordpress joomla template

28 de julio: a 5 años de la histórica primer huelga de los informáticos

Escrito por Unión Informática el . Posteado en Anuncios, Casos de Estudio, Empresas, IBM, Opinion, Páginas, Prensa, Trabajo

Se cumple hoy un nuevo aniversario de la primer medida de fuerza de la entonces recién nacida Unión Informática, llevada adelante por los empleados de la multinacional IBM Argentina, empresa donde se inició la organización gremial liderada por Pablo Dorín. A cinco años de una huelga que quedará en la historia por su relevancia y por todo lo que significó, un repaso por aquella mítica jornada.
El 28 de julio de 2011 la Ciudad de Buenos Aires amaneció inundada de estos afiches que llamaron la atención de miles personas por la novedad que implicaba una huelga en una afamada empresa como IBM Argentina.

El 28 de julio de 2011 la Ciudad de Buenos Aires amaneció inundada de estos afiches que llamaron la atención de miles personas por la novedad que implicaba una huelga en una afamada empresa como IBM Argentina.

El afiche que hoy día se encuentra encuadrado y adorna uno de los salones de la sede de la Unión Informática, lleva el sencillo mensaje: ‘IBM – HUELGA – 28 DE JULIO‘, que por aquellos días de julio de 2011 inundó la Ciudad de Buenos Aires luego de que un numeroso grupo de empleados de IBM Argentina organizados, recorrieran los puntos neurálgicos de la Capital durante la noche, engrudo y cepillo en mano sin ser plenamente conscientes en ese momento de que la jornada siguiente marcaría un antes y un después en la historia de la organización sindical de los trabajadores IT de todo el país. El mensaje pronto se hizo viral debido a la novedad y sorpresa. Nadie jamás hasta ese momento hubiera imaginado que en una empresa de tanto renombre como IBM Argentina pudiera “suceder algo así”.

Y así fue. A tan solo cinco meses de la constitución formal de la Unión Informática como asociación sindical, tras haberse presentado el trámite para obtener la Inscripción Gremial en el Ministerio de Trabajo de la Nación el 11 de marzo de 2011, se llevó a cabo lo que pasaría a la historia como la primer huelga de trabajadores informáticos en nuestro país y poniendo en jaque no sólo la imagen de una de las corporaciones más poderosas, sino principalmente los servicios que normalmente brindaba la empresa a sus clientes, entre ellos entidades bancarias, petroleras, laboratorios, etc..

Contexto

Por aquel entonces, los empleados de IBM Argentina atravesaban una dura situación plagada de problemáticas entre las que encabezaba la lista el bajo nivel salarial y la durísima pérdida de poder adquisitivo arraigada en la política de congelamiento de sueldos que IBM impuso a partir de 2009. En pleno contexto inflacionario la empresa “revisaba” los salarios como era habitual: una sola vez al año y durante el mes de julio. Los porcentajes que se barajaban eran tan bajos que pasaban a ser insultantes para aquellos empleados “privilegiados” con una buena calificación en su PBC (-personal business commitments-, sistema por el cual IBM “evalúa” la performance de su personal) que recibían incrementos que iban desde el 1% al 9%, sin olvidar el fatídico año en que IBM resolvió no otorgar aumento alguno, el famoso año del 0%.

Si bien la cuestión salarial fue el detonante principal, no fue la única causa que motivó la medida de fuerza de la flamante organización gremial. Con el boom de la modalidad “offshore” que no es más ni menos que la deslocalización de un recurso o proceso productivo o la “exportación” de servicios, IBM Argentina creció exponencialmente abriendo varios centros de recupero de costos o “DCA” (Delivery Centers) donde miles de informáticos ingresaron a trabajar a la que para muchos de ellos representaba la empresa “de sus sueños”. Los trabajadores eran contratados de forma tercerizada a través de distintas consultoras (Adecco, Manpower y Delta principalmente) se precarizaba así la relación laboral, violentando los derechos laborales. Con mucha suerte y con el paso de los años, a cuentagotas los empleados más destacados eran “premiados” con la efectivización. Tal era el desamparo y la desinformación de los IBMers que pocos caían en la cuenta de la trampa que tendía la empresa al pasarlos a planta permanente. Para que eso sucediera, los gerentes solicitaban a los empleados que enviaran el telegrama de renuncia como primer medida perdiendo de esa forma antigüedad, derechos y reduciendo costos laborales. Bajo esta modalidad se hallaba empleado casi un 50% del personal de IBM Argentina.

Por supuesto la empresa no pagaba de ninguna forma las horas extras ni feriados trabajados. Incluso en muchas de las cuentas, los empleados eran forzados a trabajar los días festivos nacionales sin recibir ninguna compensación salarial dado que en IBM sólo se tomaban en cuenta los “feriados” de EE.UU. (4 de julio por ejemplo).

La palabra “sindicato” estaba proscripta de los pasillos del gigante azul. Los empleados que osaban hablar de la necesidad de tener una organización gremial que los represente eran mirados con malos ojos o “bichos raros”, y por supuesto no era un tema con el que se pudiera hablar con facilidad dada la alta persecución y rotundo rechazo por parte de las líneas de mando de IBM.

La osadía de una huelga

En los últimos años numerosos trabajadores de distintas ramas de actividad reconocieron la necesidad de sindicalizarse. A la par de trabajadores de peajes, motoqueros y mensajería, prensa e, inclusive, policías, la Unión Informática es el sindicato que representa a los empleados de una actividad hasta entonces sin representación: la industria IT.

En los últimos años numerosos trabajadores de distintas ramas de actividad reconocieron la necesidad de sindicalizarse. A la par de trabajadores de peajes, motoqueros y mensajería, prensa e, inclusive, policías, la Unión Informática es el sindicato que representa a los empleados de una actividad hasta entonces sin representación: la industria IT.

En plena conformación de la Asociación Sindical y arriesgando no sólo su fuente de trabajo, el primer núcleo de trabajadores sindicalizados de IBM Argentina a cuyo mando estaba Pablo Dorín, empleado de la multinacional desde 2007, durante el mes de mayo comenzaron a vislumbrar como única salida posible la organización de una huelga general, hecho totalmente inédito hasta entonces. Dorín marcó como fecha estratégica el día 28 de julio. De allí en más se dió cauce a la dificilísima tarea de transmitir el mensaje, convocar a todos los empleados a participar de la medida que jamás habían sido testigos ni participado en algo semejante. El trabajo se realizó pasillo por pasillo en la compañía, en todos los sites. Cara a cara. Volantes y carteles diseñados por muchos trabajadores que querían aportar su granito de arena fueron pegados y repartidos por toda IBM Argentina. Mails masivos, asambleas, reuniones en la gran mayoría de las cuentas. Visitas a los empleados que trabajaban en los turnos nocturnos y todo tipo de acciones fueron ejecutadas diariamente.

La respuesta de IBM Argentina no se hizo esperar. A medida que el mensaje se expandía, el temor de la empresa a que la huelga se lleve a cabo realmente aumentaba e inmediatamente comenzaron las amenazas, aprietes y castigos. Los gerentes de 2da. y 1ra. línea fueron instruídos para no permitir el contacto de sus dependientes con este “grupo de locos”. Así, se impedía el acceso a los sectores, la presencia del personal de seguridad se duplicó, se sancionó a muchos de los “instigadores”, se restringieron accesos que hasta hacía poco tiempo atrás eran públicos. Días previos a la inminente medida de fuerza los gerentes fueron obligados a llamar uno por uno a sus empleados y cual interrogación policial, preguntar si se iban a adherir a la huelga o no, lo que resultaba muy intimidante para el temeroso empleado.

Horas antes de culminar la jornada del 27 de julio, un día previo a la huelga, dando un manotazo de ahogado, IBM Argentina en una más que amenazante “jugada” envió un correo masivo a todos sus empleados adjudicándose el carácter de “tribunal de justicia” y calificando de “ilegal” la medida de fuerza. El mensaje por supuesto causó pánico en muchos trabajadores, pero contrariamente al objetivo buscado por la compañía, ocasionó el efecto contrario dando un impulso a la medida.

Este amenazante comunicado fue enviado por IBM Argentina horas antes de iniciarse la primer huelga en la historia de la multinacional y de la industria informática intentando disminuir los duros efectos que posteriormente causó el altísimo acatamiento a la huelga convocada por la Unión Informática.

Este amenazante comunicado fue enviado por IBM Argentina horas antes de iniciarse la primer huelga en la historia de la multinacional y de la industria informática intentando disminuir los duros efectos que posteriormente causó el altísimo acatamiento a la huelga convocada por la Unión Informática.

El paro y manifestación en IBM Catalinas

El 28 de julio desde las 6:00 de la mañana, un numeroso grupo de empleados de la multinacional se concentró en la principal sede operativa ubicada en la localidad de Martinez a manifestarse pacíficamente en la puerta. El panorama era insólito. Contados automóviles estacionados dentro del site, contados empleados fueron los que se acercaron a trabajar y al ver al grupo de manifestantes pegaban la vuelta a casa.

La convocatoria había sido clara: aquellos que además de parar querían expresar públicamente su descontento, podían acercarse al simbólico edificio IBM Catalinas en pleno centro porteño a partir de las 13:00 h. a participar de una tranquila manifestación. Apenas pasado el mediodía, cientos de trabajadores de IBM colmaron el frente del edificio que había sido completamente vallado a pedido de IBM por la Policía Federal. Informáticos de muchas empresas se acercaron además a ser partícipes y brindar su apoyo en aquella trascendental jornada. Medios de comunicación, periodistas, personajes públicos, etc., también se acercaron atraídos por la novedosa noticia de una -primer huelga informática-.

Los miembros de la Unión Informática y empleados permanecieron durante toda la tarde firmes frente a las instalaciones del gigante azul. Pasadas las 17:00 h., Pablo Dorín tomó la palabra y se dirigió a los presentes para darle un cierre a la histórica jornada que entre otras cosas mantuvo paralizada por primera vez en su historia de presencia en nuestro país a la mítica multinacional y afectó duramente sus servicios.

Escritorios y pasillos vacíos, fueron una prueba más que contundente del efecto de la huelga

El puntapié para la sindicalización de todos los informáticos

En la industria IT, la noticia de una huelga en una de las empresas más importantes del sector no sólo a nivel nacional sino mundial causó revuelo y atrajo a muchos trabajadores informáticos hacia la Unión Informática al ver de forma notoria que finalmente el sueño de un Sindicato propio, activo y pujante, se hacía realidad. De allí en más y siempre con un camino plagado de piedras por delante cuya máxima expresión fue la negación del otorgamiento de la Inscripción Gremial finalmente alcanzada el 28 de octubre de 2013, la Unión Informática fue avanzando y expandiéndose como un “virus” por numerosas empresas IT dando muestra de la urgente necesidad de regularización a nivel laboral y sindicalización de los trabajadores informáticos.

Los grandes resultados y logros para miles de trabajadores informáticos son materia de otras publicaciones. Hoy queremos marcar la importancia y relevancia que tuvo aquellas osada primer huelga para la industria toda.

Un mensaje del Secretario Gremial Ignacio G. Lonzieme

Este día tiene un significado muy importante e histórico no sólo para los trabajadores de IBM, sino también para todos los informáticos. Es este 28 de julio de hace cinco años cuando comenzó a materializarse esta institución, que no son sino los trabajadores organizados en ella.

Son todos los 28 de julio posteriores los que rememoramos el día en que se dió la primera acción directa hacia IBM Argentina, con trabajadores protestando en las puertas del emblemático edificio de Catalinas. Todos los 28 de julio debemos recordar que miles de informáticos ejercieron el derecho a huelga por primera vez.

Cada 28 de julio nos asombramos de enterarnos de adherentes a la medida hasta un año posterior a la misma, casi un tercio de la nómina de IBM. Tampoco nos olvidamos de los pasos previos, ni de los posteriores, y se hace presente la pregunta de lo que viene.

Es hora de comenzar a galvanizar y consolidar este camino que se abrió a través de la conducción de Pablo Dorín, y todos los que lo acompañamos durante este tiempo. Se hace necesario dar un paso más como trabajadores con derechos y necesidades concretas, la herramienta está, hemos constatado con creces que sirve, funciona y que está bien manejada. Sólo falta que nosotros, vos, todos entendamos la necesidad de un cambio radical en la forma que se da nuestra relación laboral. No solamente en lo salarial, siempre recalcamos que no venimos a pedir aumentos salariales nada más, venimos a transformar la realidad del informático para mejorarla en todas las extensiones posibles.


Etiquetas:, , , , , , , , , , , ,

"Trackback" Enlace desde tu web.

Hacé click y conocenos…

The best bonus by bet365 Ελλάδα 100% for new user.

Full Joomla 3.0 Theme free theme.