• Sindicato de Trabajadores Informáticos de la República Argentina
    Sindicato de Trabajadores Informáticos de la República Argentina
  • Categorías

Los empleados de la “empresa social” Arbusta se están sumando a la Unión Informática. Las condiciones distan de ser óptimas: trabajo precario, contratación fraudulenta, salarios por debajo del mínimo vital y móvil, sin categorías ni aumentos. No obstante, aún sin salir del shock provocado por el último informe de la Unión sobre la empresa, los “co-founders” de la firma reaccionaron: ya regularizaron empleados precarizados (monotributistas) y según trascendió darían $400 en pasajes de colectivo a modo de “aumento”. Los empleados se siguen afiliando a la Unión.

La última publicación de este portal sobre la situación de los empleados de Arbusta estalló como una bomba en las oficinas de la Av. Francia y La Rioja, en la ciudad de Rosario.

Conmovidos por lo expuesto en el portal unioninformatica.org, que busca dar otra mirada sobre la realidad precaria en Arbusta enmascarada por un discurso progresista y de “responsabilidad social empresaria”, los dueños de la empresa están intentando tomar iniciativa.

Entre los empleados, el informe se recibió de forma positiva. La organización gremial el mejor camino para mejorar el trabajo en la empresa y el acuse de recibo de los directivos en las últimas semanas, demuestra que están en la senda correcta.

Por una parte, Federico Seineldín (ex empleado de Globant), uno de los dos dueños, presionó vía Skype a las referentes de la Unión en la empresa. En la misma videoconferencia, dejó entrever un posible “aumento salarial”.

Este “aumento”, aún menos que una hipótesis, llegaría en forma de pasajes de colectivo de la Empresa Mixta de Transporte de Rosario (“la Mixta”). $400 en pasajes de colectivos. Pero todavía no está firmado.

Un dato a tener en cuenta: un ex directivo de La Mixta también pasó por Abusta en 2016 como director.

El nerviosismo inundó los despachos de los directivos de Arbusta tras el último informe de la Unión Informática. El discurso de “compromiso social” que esgrime la empresa choca de frente con la realidad cruda que padecen los empleados: a la situación precaria de contratación y los salarios escuálidos de los empleados, se suma a la falta de aumentos salariales y reglas claras de trabajo. La empresa intenta reaccionar, pero sin ideas ni definiciones.

Sin salir del halo de duda y misterio, el co-founder habría también dejado entrever un posible aumento para agosto. Pero no hay información que certifique esto. Ni un porcentaje, ni si sería retroactivo. Nada. Ni una promesa.

Paula Cardenau, una de los socios de la empresa, viajó a Rosario por este tema, aunque sin respuestas a los reclamos de los empleados.

Llegada a la ciudad, convocó una reunión con los empleados. Cardenau junto con un project manager, realizaron comentarios sobre la publicación de la Unión Informática aunque sin mencionar la fuente. Se trató de desviar el tema. No obstante, la “impronta social” de la empresa, choca de frente con la realidad puertas adentro.

En la reunión, como maniobra disuasiva, casi como una burla o una forma explícita de desprecio hacia condiciones sociales que son totalmente ajenas a la cotidianidad de los directivos empresarios, trajeron a la empresa a una empleada de Buenos Aires a hablar sobre penurias pasadas.

Los empresarios quisieron ablandar a los empleados con un golpe bajo: “ojo que se puede estar peor”. Pero ¿se pueden mejorar condiciones sociales y económicas con un trabajo precario y un ingreso de $4.000?

Los directivos todavía no han dado siquiera un guiño sobre un posible curso de solución a los problemas laborales de los empleados en la empresa. Tampoco aceptan recibir a los representantes de la Unión Informática y reunirse en Buenos Aires para empezar a mejorar la situación.

En este sentido, desde la Secretaría Gremial de la organización, ya están tomando cartas en el asunto, y muy a pesar de la falta de predisposición al diálogo de la empresa, se esperan novedades en los próximos días.

Los primeros signos de cambio

No obstante en los últimos días empleados precarizados han firmado contrato con la empresa para pasar a estar registrados. Por el momento se han constatado dos empleados. Se espera que sean más

¿Fue como consecuencia directa de la organización de los empleados de Arbusta con la Unión, o como producto de un repentino arrebato de buena voluntad por parte de la dirigencia empresaria?

En los hechos, la empresa acusó recibo. Las cosas empiezan a cambiar.

Tags: