• Publicaciones por fecha
    Marzo 2017
    L M X J V S D
       Feb    
     12345
    6789101112
    13141516171819
    20212223242526
    2728293031  
  • Categorías

A través de una “carta abierta” enviada el jueves 28 de abril pasado, José González Calderón hizo un falso pedido de disculpas por haber usado un “tono de voz que no correspondía” y “algunas expresiones desafortunadas”. Inmediatamente después Calderón, culpa al representante gremial por “haber provocado” su propia inadmisible reacción.


A través de una controvertida carta, José González Calderón, el gerente de Atos Mendoza que amenazó violentamente al Delegado de la Unión Informática, pidió "sinceras disculpas" por sus "expresiones desafortunadas" que entre otras fueron "romperle las costillas y tirar a una acequia" al representante gremial. En la misma carta, Calderón no solo se victimiza sino que hace responsable al Delegado por haber

A través de una controvertida carta, José González Calderón, el gerente de Atos Mendoza que amenazó violentamente al Delegado de la Unión Informática, pidió “sinceras disculpas” por sus “expresiones desafortunadas” que entre otras fueron “romperle las costillas y tirar a una acequia” al representante gremial. En la misma carta, Calderón no solo se victimiza sino que hace responsable al Delegado por haber “provocado” su violenta reacción.

La noticia del gravísimo episodio ocurrido en Atos, a mediados del mes de marzo, tuvo una importante repercusión en el mundo de las empresas IT. Tras una reunión con el personal en que se anunciaron aumentos salariales escuálidos, José González Calderón, gerente a cargo la sede de la empresa en Mendoza, llamó al Delegado Gremial a su oficina. En esta reunión extra oficial, el representante de la Unión Informática recibió violentas amenazas que quedaron registradas. En un esfuerzo de producción del equipo de la Secretaría de Comunicación de la Unión, el audio de la charla con todas las amenazas e improperios, se dió a conocer por medio de las redes sociales y el portal del sindicato, alcanzando un gran número de reproducciones. Inclusive, el material fue traducido al francés para ser enviado a las autoridades de Atos en su casa matriz, quienes recibieron la nota en sus casillas corporativas.

Inmediatamente después de lo ocurrido, y a diferencia de Dabusti, Toscano y Abril máximas autoridades de Atos en la Argentina y la región Sudamericana, que tienen prohibida la salida del país por estar implicados en la Causa CBI, José González Calderón decidió “tomarse unos días de vacaciones”. Tarde pero seguro, al regresar, envió una hipócrita carta abierta a los empleados de Atos en la cual pidió “sinceras disculpas”, pero con un pequeño detalle: responsabiliza al Delegado por haber provocado su desmedido y violento accionar, e incluso intenta echar un manto de duda al decir que el audio “está editado” para ocultar y recortar la realidad.

Seguramente el gerente de Atos no estaba al tanto de que la Unión Informática efectivamente publicó el audio completo, y que está disponible para su escucha desde el mismo momento en que se publicó la nota. Por obvias razones de tiempo, el audio fue compilado para ser enviado a los empleados en un video de menos de 2 minutos con los momentos más álgidos de la reunión. González Calderón no advierte que al escucharlo entero, más se marca su nefasto accionar dado que en ningún momento el representante gremial eleva la voz ni le falta el respeto al mencionado gerente. Para despejar cualquier duda, de la gerencia de Atos, los empleados o el público en general, pueden escuchar la conversación completa haciendo click aquí.



La carta del directivo de Atos es un intento de limpiar su ya derruida imagen y un vano intento por responsabilizar a terceros por sus propios actos. Resulta obvio que de no haberse hecho público este episodio, este falso pedido de disculpas jamás hubiese existido. El mismo Calderón lo deja claro al hacer incapié constantemente a la condición de que la “grabación era oculta”. La violencia no se justifica por si queda grabada o no. Eso sucedió y fue real. Y según denuncias de otros empleados de la misma sede, “ese fue uno de tantos otros episodios de maltrato”.

En la carta queda expuesta la verdadera intención de Calderón. No solo que no es un pedido de disculpas, sino que representa un cínico intento de aparentar ser él mismo en realidad la víctima de la situación: “desconozco por completo cuáles son los verdaderos motivos que tuviste para pergeñar toda esa maniobra” escribe.

Resulta desagradable que para la máxima autoridad de Atos en la provincia de Mendoza amenazar a una persona con “cerrarle la boca a patadas” y aclararle que “va a terminar tirado en una acequia con dos costillas rotas”, sean simplemente “expresiones desafortunadas”.

A continuación compartimos la carta escrita y enviada por José González Calderón:


La tipografía sin formato de la carta y el texto justificado no ocultan el nerviosismo que está invadiendo la oficina de la gerencia mendocina de Atos. Los directivos de las multinacionales saben que su impunidad para el maltrato indiscriminado a los empleados está a punto del knock-out. La Unión Informática seguirá confrontando el avasallamiento de los derechos laborales de los empleados del sector con más organización en cada empresa.

Para acercarte a la Comisión Interna de la Unión Informática en Atos Mendoza, podés escribirnos a atos@unioninformatica.com.ar. Para conocer nuestro Convenio Colectivo de Trabajo, y conocer los beneficios de estar afiliado a la Unión, podés contactarte escribiendo a contacto@unioninformatica.com.ar ó bien, llamando desde todo el país al 0810-345-1073 (lunes a viernes de 9 a 18).


Tags: