• Sindicato de Trabajadores Informáticos de la República Argentina
    Sindicato de Trabajadores Informáticos de la República Argentina
  • Categorías

Muchas empresas del rubro informático se meten en la pelea de venderse de cara a los empleados como las mejores para trabajar. Para ello participan en diferentes encuestas y rankings impulsados por consultoras dedicadas a esto y que cobran por sus servicios. Uno de los más conocidos es el ranking “Great Place to Work”. Muchas veces, los resultados sorprenden a los propios empleados de las empresas evaluadas. De las 58 preguntas de esta famosa encuesta, tan solo una refiere de forma indirecta al salario. ¿Qué variables se contemplan entonces para determinar que una u otra es un “gran lugar para trabajar”? ¿Reflejan estas encuestas las principales necesidades y preocupaciones de los empleados?

El mundo de los “recursos humanos” y el léxico corporate generó su propio ranking. Según la visión moderna, acaso más humanista de la economía del conocimiento, supone la participación del personal en la elaboración de encuestas sobre clima laboral y ambiente de trabajo.

Un caso de esto es la consultora Great Place To Work, quien publica desde hace 15 años su ranking de empresas según su clima laboral y las políticas y prácticas de recursos humanos.

“El proceso abarca un año de trabajo de distintas organizaciones que miden su clima laboral. La encuesta abarca a todos los empleados de la compañía, es anónima y confidencial. Una vez que están realizadas, procesamos la información”. Explicó Omar Gennari, director de GreatPlace to Work en una entrevista en diciembre último al portal Infobae.

De sueldos no hablemos

Las encuestas como estas constan de preguntas que deben responder los empleados, dentro de una serie de posibilidades. “Las preguntas tienen tres ejes. En primer lugar, están vinculadas a la relación entre empleado y jefe, como credibilidad, respeto y el tipo de liderazgo que ejerce. En segundo lugar, hay sentencias sobre camaradería, es decir, relación entre los distintos equipos y áreas. Por último, el vínculo entre cada empleado y la empresa, su sentido de pertenencia, señaló Gennari al mismo portal.

La publicación anual del ranking de “las mejores empresas para trabajar” circula como noticia en el mundo interno de la industria informática y las “compañías ganadoras” se enorgullecen de figurar entre los primeros puestos. Pero ¿qué variables evalúan estos “rankings” para afirmar que tal o cual empresa resulta la mejor para ser allí empleado? ¿Cómo se llega a estos resultados si entre las 58 preguntas que se le realizan a los empleados de las firmas participantes, no se consulta por temáticas tan fundamentales como salarios, aumentos anuales, regulaciones, condiciones laborales, etc, etc, etc? Para los diseñadores de estos rankings, las variables claves a evaluar son: credibilidad, respeto, imparcialidad, orgullo y compañerismo. Lo que termina de configurar un análisis de la realidad laboral basado en el punto de vista de los intereses de las empresas.

De esta forma se evalúan las políticas de recursos humanos de cada empresa, las cuales las pondera como las fundamentales para hacer que un establecimiento sea o no un “gran lugar para trabajar”.

En 2016 participaron 75.680 empleados pertenecientes a 118 empresas. Las compañías se evalúan en tres categorías distintas: empresas de más de 1000 empleados, de 251 a 1000 y hasta 250.

Lógicamente, a la encuesta, no accede cualquiera. Para ver el nombre de la firma figurar en la tabla de posiciones y hacer participar al personal, las empresas deben acceder por medio de una suscripción paga.

Las firmas dentro de la actividad TIC que figuran en la lista son Google, Belatrix (empresa local), DELL EMC —hasta 250 empleados—, SAP —entre 250 y 1000—, MercadoLibre y Atento —más de 1000—.

Un caso de ejemplo: los resultados de "Great Place to Work 2016"

Las empresas tecnológicas y ligadas a la información y comunicaciones rankean en Great Place to Work. Algunas son conocidas por sus políticas de trabajo más “descontracturado” y flexible para sus empleados, como Google, que encabeza la lista de las firmas con menos de 250 trabajadores.

Por otra parte, otras son conocidas por pésimas condiciones laborales, como el call-center Atento, que figura en el top ten de las empresas con más de mil empleados.

Fuente: Infobae

La evaluación, siempre un hecho subjetivo

Las variables a evaluar dentro de cada empresa, son una decisión política conforme la voluntad de quien está buscando esa encuesta o estadística. Si bien es positivo que se pondere la opinión de los empleados en una evaluación sobre cuál sería el mejor lugar para trabajar, no hay que pereder de vista que, las variables que se miden, muchas veces no están necesariamente vinculadas con las necesidades concretas del empleado.

Si bien, a la hora de trabajar en una empresa o establecimiento, tanto las relaciones con los superiores, los pares y con la empresa misma resultan centrales, la encuesta no tiene en cuenta otras variables igualmente fundamentales.

La situación del salario, posibilidades de crecimiento, formación y capacitación profesionales, condiciones laborales macro por fuera del arbitrio de la “política de la empresa”, o la seguridad que brinda la protección de las convenciones colectivas.

En un artículo de este portal, de diciembre de 2016, se analizó la relación entre motivación y satisfacción en los empleados. Y si bien no es tema del presente, es válido recordar una definición al respecto. «La relación se establece de la siguiente manera: según coinciden autores especializados en la materia, recomiendan “un plantel de empleados motivados“, en tanto esto resulta clave para cualquier empresa que quiera obtener buenos resultados. No obstante, los empleados estarán motivados en tanto encuentren satisfechos sus objetivos y valores personales al desempeñarse en el trabajo». ——Para más información ver “Empleados motivados pero insatisfechos: la cultura empresaria (parte 2)”——

Salario y beneficios, seguridad laboral, condiciones de trabajo fundamentales, grado y forma de control de la organización sobre el trabajo y tareas que lleva a cabo cada empleado y el ambiente social del trabajo, no son tenidos enteramente en cuenta por las empresas para evaluar cuán genial es una empresa para trabajar en ella. Por caso, entre las preguntas que apunta Great Place To Work a los empleados de las empresas relevadas, el salario y beneficios como bonos figuran en una sola pregunta cada uno.

Es por esto que, desde este punto de vista, hay que tomar con pinzas las conclusiones de los rankings de “clima laboral. Particularmente, si se las considera desde la perspectiva del empleado que busca nuevos horizontes y mejoras en su carrera laboral, al tener que migrar a un nuevo destino. Muchas veces, sus necesidades y expectativas pueden no ir en el mismo sentido que las “prácticas de recursos humanos”, sino a cuestiones más concretas: salarios, beneficios directos.

Evaluar cuán bueno es -o no- una empresa para trabajar en ella, deberia también poner en el centro aquellas cuestiones que los empleados más valoran de sus lugares de trabajo desde su propia perspectiva, y considerando otras cuestiones que las empresas, a veces por error y omisión, no tienen en cuenta.

Tras este análisis se desprende la pregunta inevitable: ¿llegó la hora de un ranking de las “mejores empresas para trabajar” basado exclusivamente en las necesidades y visión de los empleados?

Tags: