bet365 UK

wordpress joomla template

despidos-bgh-tierra-del-fuego

Despidos e incertidumbre en BGH Tierra del Fuego

Escrito por Unión Informática el . Posteado en Actualidad Nacional e Internacional, Economía, Industria, Noticias, Páginas, Trabajo

Ante el anuncio de la reducción de los aranceles para la importación de teléfonos celulares y computadoras a partir de marzo, numerosas fábricas y ensambladoras radicadas en Tierra del Fuego, comenzaron a programar su cierre o reducción. En lo que se proyecta como un complicado escenario social, con un tendal de despedidos y cesanteados, la industria fueguina empieza a afrontar lo que puede ser su reconversión o colapso.


El sindicato metalúrgico de Río Grande comunicó el viernes último que 160 trabajadores de la planta BGH-IFSA en la ciudad quedaron en la calle, tras confirmar que la empresa cerró sus puertas. Según trascendió, IFSA, empresa que actualmente fabrica notebooks en Tierra del Fuego, se radicaría en la provincia de Buenos Aires, tras la quita de aranceles a la importación promulgada por el Gobierno Nacional. La firma se dedica a la producción de las computadoras del programa Conectar Igualdad y a ensamblar netbooks y notebooks de la marca Positivo BGH.

Desde la gerencia de la empresa negaron que IFSA haya pedido la quiebra o realizado despidos y afirmaron que la empresa continuará operando en la Argentina. No obstante, la firma Boris Garfunkel e Hijos (BGH) resolvió no renovar los contratos de 425 trabajadores que vencen en diciembre, lo cual agrava aún más la situación generada en la provincia por la quita de aranceles. Desde el sindicato que nuclea a los trabajadores fabriles metalúrgicos —la Unión Obrera Metalúrgica— se mantienen asambleas de manera permanente. Muchos especulan con que lo de BGH-IFSA es sólo la punta del iceberg.

El sólo anuncio de la quita de las retenciones a las importaciones de equipos tecnológicos y electrónicos para que compitan con los que ya se producen en el país significó un importante golpe a la principal actividad de la provincia austral.

despidos-bgh-tierra-del-fuego

La industria electrónica en Tierra del Fuego en peligro ante la quita de aranceles a los productos importados. Recientemente, la firma BGH, y su fábrica en la provincia austral IFSA, despidieron 160 empleados y no renovarán el contrato de otros 420 trabajadores para diciembre. La preocupación en la industria y la incertidumbre de los trabajadores por los “costos” de la “reconversión” productiva y la apertura comercial.

Según estimaciones de empresarios y el gremio con esa medida se van a perder en forma inmediata 1.000 puestos de trabajo del sector de producción de equipos informáticos. Las autoridades no ofrecieron un “plan B” o seguridad a los damnificados. Según se promete desde fuentes oficiales, se podrían llegar a generar unos 15.000 nuevos empleos, en un plazo de tres años o más, por una supuesta mejora en la competitividad de la economía, pero en otras actividades.

El secretario de Comercio de la Nación, Miguel Braun, afirmó que el precio de una computadora en la Argentina es un 50% más caro que en Chile, donde no hay fabricantes locales, y un 175% más caro que en EE. UU.

Pero los fabricantes informáticos tampoco confían en esas cifras. “El precio podría bajar entre el 20% y el 22%”, se quejó Carlos Suaya, presidente de PC Arts (Banghó), en una entrevista con Clarín. Pero el costo sería no sólo la pérdida de puestos de trabajo y el cierre de numerosas fábricas en todo el país, sino también ´“la pérdida para el Estado de 2.000 a 3.000 millones de pesos por año de recaudación fiscal”, agregó el directivo.

“No pueden poner en un mismo ring a una empresa china y a una argentina. Con arancel cero es imposible competir, le dan un certificado de defunción a la industria informática de producción nacional” sostuvo Suaya. En la planta de Banghó de la provincia de Buenos Aires, se fabrican 200.000 equipos al año. Por su parte, el presidente de EXO, Luis Szychowski, que también produce en la Argentina afirmó que: “permitir la libre importación de computadoras con arancel cero es destruir a la industria nacional”.

En agosto último, y tras el “mini foro de Davos” organizado en el CCK, el gobierno, a través del Ministro de Producción Francisco Cabrera, anunció un plan de “reconversión” de numerosos rubros industriales que se los considera poco productivos, como por ejemplo la industria textil o bien la electrónica ensamblada en Tierra del Fuego.

El régimen especial fueguino bajo la lupa

Hace meses que en el Gobierno se discute el futuro de Tierra del Fuego, cuyo régimen especial vence en 2023.

El régimen promocional de Tierra del Fuego fue creado por la ley 19.640, de 1972, con el objetivo de atraer inversiones productivas y ocupación hacia la isla. En ese sentido, el efecto fue notable. A principios de los años 70, Tierra del Fuego contaba con una población de unos 7000 habitantes. Hoy, viven allí más de 140.000 personas y el polo industrial cuenta con casi 20.000 empleados. No obstante, actualmente hay problemas respecto de infraestructura, energía y la dependencia de insumos importados para abastecer a una industra que, en gran medida, se dedica a ensablar productos tecnológicos.

El diputado fueguino, Gastón Roma, señaló al portal El Diario del Fin del Mundo que desde el Ministerio de Producción “se está desarrollando un plan que involucra varios proyectos de ley para la reconversión de la industria que esta en la isla y diversificar las empresas para que sean sostenibles a futuro”. Precisó que en ese marco hay diversas alternativas, como por ejemplo que “la industria electrónica se reconvierta a la fronteras de la tecnología, que es comprar el desarrollo que se esté haciendo en algún producto y mejorar ese desarrollo (…)”. Refirió que también se apunta a que esa empresas diversifiquen sus inversiones en la provincia hacía los recursos naturales y servicios turísticos, “entre otras posibilidades”.

Para abaratar costos en el corto plazo de celulares y computadoras, principalmente, el Ministerio de Producción trabaja sobre los márgenes del retail, el financiamiento y los impuestos. Y la apertura de importaciones quitando aranceles. Desde la óptica liberal y monetarista con que se encaran las problemáticas del trabajo y la producción de la actual gestión —el ministro Cabrera es un funcionario de larga carrera en el HSBC—, se esgrime que los problemas son que en la isla los salarios de esa industria son un 205% más altos que en el continente, los costos de transporte son 42% mayores (y hay deficiencias en la infraestructura) y los servicios son 100% más caros. En tanto, los insumos nacionales que reemplazan a los importados —una fuerte apuesta de la gestión anterior— son 400% más costosos que en China. Con esa lógica todo es más barato en China, sin embargo, desmantelar industrias para importar manufacturas a granel, es una receta que fracasó las suficientes veces en los últimos 40 años.

Los componentes Made in Argentina significan el 33% del costo del precio final del producto elaborado en la isla, a lo que hay que sumar la mano de obra de trabajadores y empleados argentinos, según fuentes de las mismas empresas. Por otro lado, en Tierra del Fuego trabajan alrededor de 10.800 personas, sobre una población de 155.000 habitantes.


Ver fuentes:

Etiquetas:, , , , , , , , , ,

"Trackback" Enlace desde tu web.

Hacé click y conocenos…

The best bonus by bet365 Ελλάδα 100% for new user.

Full Joomla 3.0 Theme free theme.