• Sindicato de Trabajadores Informáticos de la República Argentina
    Sindicato de Trabajadores Informáticos de la República Argentina
  • Categorías

A 8 meses del comienzo de la organización gremial de sus empleados llega más información que expone la situación interna de Ecorp, una empresa que como otras tantas en el sector informático vende una imagen de “eficiencia y capacidad organizativa”. Sin embargo, en todos sus niveles se encuentra “atada con alambres” y sus empleados en una situación salarial y laboral acuciante. Informe sobre otro ejemplo de un modelo de empresa a erradicar.

Impulsados por la necesidad de mejoras en materia salarial y condiciones de trabajo, los empleados de Ecorp comenzaron a organizarse gremialmente en la Unión Informática a finales de 2016. Fue durante todo el año pasado que la situación inflacionaria de la economía local (sumada a los ajustes en subsidios y tarifazos) produjo una fuerte merma en el poder adquisitivo de los asalariados. Situación que en Ecorp se ve empeorada por la falta de una política salarial y más aún, la ausencia de aplicación del Convenio Colectivo de Trabajo informático que ya normaliza la actividad en muchas otras compañías.

Ecorp irrumpió en el mercado informático en 1999. De 2007 en adelante experimentó un crecimiento notable en servicios, clientes y en personal, llegando a cubrir más de 1000 sucursales comerciales en todo el país, de la mano de clientes como Garbarino, Randstad, Cablevisión-Fibertel, Pinturerías Rex, entre muchas otras.

Desde Rodríguez Peña 825 en la Ciudad de Buenos Aires se dirige una red de más de 35 técnicos distribuidos por todo el país a excepción de las provincias de Tierra del Fuego y Formosa.

La modalidad de trabajo consta en la asignación de tareas mediante un sistema de ticketing en base a la distribución geográfica y el técnico que es asignado a un determinado cliente acude para realizar tareas de soporte y mantenimiento.

En resumen, la coordinación de las tareas, viajes y asistencia a los clientes se realiza desde la Ciudad de Buenos Aires, y en el interior del país los técnicos viajan habitualmente dentro de su área geográfica a cargo.

Los técnicos informáticos de Ecorp dieron a conocer la acuciante situación laboral que se vive en la empresa. Utilizando un sistema de “tickets” para asignar tareas, los empleados perciben un sueldo básico que oscila entre los $1100 a los $1550. La última actualización fue dada por Ecorp en febrero de 2016. El valor del kilómetro, parámetro fundamental para todo “técnico de calle” es pagado por Ecorp a un valor de $3, cuando el Convenio Colectivo de la Unión Informática lo fija en $7 y su valor se actualiza con cada acuerdo salarial. Falta de herramientas y una desorganización generalizada, hace de Ecorp una empresa que lejos está de contar con buenas condiciones para trabajar.

Ausencia de Convenio y salarios en llamas

El sistema parece estar “bien aceitado” pero los informáticos de Ecorp viven otra realidad, tanto desde las condiciones laborales como en lo salarial.

La ausencia del Convenio Colectivo de Trabajo que encuadre a sus empleados se ve cruzada por una ambigua situación. Por un lado se los relega a la figura de «fuera de convenio» en lo registral, pero por el otro se aplican ciertas condiciones de otro convenio obsoleto y ajeno a la actividad, encuadrándolos como «viajantes vendedores de partes de informática».

La liquidación de haberes se realiza, entonces, en base a un básico que oscila entre $1100 a $1550 -en concepto de las primeras 10 horas trabajadas-; luego, cada hora adicional suma $78 a ese básico en el horario de 9 a 18 h., y $92 a partir de las 18 h..

La “aprobación” de una hora trabajada está sujeta al cierre de los tickets de cada técnico, vale decir que si un ticket no está cerrado la hora trabajada no se computa como adicional al sueldo, no obstante, el empleado que no tenga horas o tickets cerrados sólo percibe ese básico de $1.100.

Cabe aclarar que la última actualización por inflación del valor de cada hora trabajada fue en febrero de 2016, relegando al empleado a una situación de pauperización y hostigamiento económico.

La curva salarial en Ecorp no tiene parámetro. Mientras que muchos informáticos ven sujeto su salario al azar mes a mes, un técnico en una provincia del norte de nuestro país percibe un salario final de $4.000 mientras que otro en el sur percibe una suma que ronda los $8.000; considerando que el haber se ve incrementado por un diferencial de zona desfavorable pero aún así resulta muy insuficiente.

En la región central, el salario de un técnico oscila entre los $4.000 y los $7.000, según las horas trabajadas o a veces el azar. En tanto, en Capital un técnico ronda los $9.000. El único común denominador es que en cualquier región los salarios de Ecorp están muy alejados del costo de vida.

Los técnicos de Ecorp recibieron la última actualización por “inflación” en el mes de febrero de 2016. El valor del kilómetro pagado se ubica un 55% por debajo de lo fijado por el Convenio Colectivo de Trabajo de la entidad gremial dirigida por Pablo Dorin. 

"Atados de pies y manos"

Junto con la problemática salarial, las deficiencias en la coordinación operativa también perjudican la economía del empleado: además de no ser provistos de las herramientas necesarias para abordar sus tareas, tampoco cuentan con un fondo fijo para insumos o elementos de trabajo y muchas veces deben abonar de su bolsillo lo necesario para desarrollar las tareas en los clientes.

Alternativamente, el problema podría subsanarse si la empresa reintegrara inmediatamente los costos operativos afrontados por el empleado (herramientas e insumos, pasajes, estacionamiento, estadía en otras ciudades, etc.), sin embargo entre el momento en que se ingresan los gastos a “Cummulus” -sistema de control de horas y gastos de Ecorp– y el momento en que son reintegrados la demora suele ser de 10 días.

En resumen, muchas veces los técnicos deben realizar su trabajo sin las herramientas suficientes o peor, deben ver reducido su salario para poder comprarlas.

En la misma línea, los técnicos que se movilizan con sus propios vehículos reciben un pago de $3 por kilómetro recorrido, importe muy por fuera del valor de amortización y que actualmente en el Convenio de la Unión Informática se abona $7 (y este valor se actualiza año a año tras cada acuerdo salarial). 

Cabe destacar también que además del entorpecimiento del trabajo ligado a factores presupuestarios, los técnicos (principalmente en el interior) jamás son capacitados en relación al trabajo y a nuevas tecnologías, a lo sumo son provistos de manuales con los que la empresa busca “reemplazar” cursos o jornadas de capacitación orientadas a mejorar las aptitudes de sus empleados.

Las oficinas de Ecorp están ubicadas en la calle Rodríguez Peña 825 en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, desde allí se dirige una a la red de más de 35 técnicos distribuidos por todo el país a excepción de las provincias de Tierra del Fuego y Formosa, que hoy sufren estas paupérrimas condiciones laborales.

¿Por qué es necesario el Convenio Colectivo de Trabajo?

La actualidad gremial de las empresas varían en el nombre pero no en las problemáticas. Y tampoco en la solución, que es sin lugar a dudas el Convenio Colectivo de Trabajo (CCT) de la Unión Informática como instrumentador de las reglas que rigen a la actividad.

Tanto en materia salarial como de ordenamiento del trabajo, el CCT viene a llenar un vacío presente en gran parte de la actividad y que Ecorp no es ajena. Máxime el reclamo de sus empleados de salarios dignos, reglas claras y previsibilidad en el trabajo, capacitación y planes de carrera, la situación actual no es sostenible en el tiempo y representa un modelo que urge un cambio para bien.

Tags:

También te puede interesar

La Justicia ordenó un embargo de $81 millones a IBM Argentina

La Cámara de Casación confirmó el pedido de la Oficina Anticorrupción para que la ...

Ajustes salariales y situación laboral en Oracle Argentina.

Nuevamente Oracle Argentina decidió otorgar un aumento diferencial a sus empleados en un proceso ...