bet365 UK

wordpress joomla template

Fallo de la Corte Suprema: “Los Sindicatos simplemente inscriptos tienen derecho a tomar medidas de fuerza”

Escrito por Unión Informática el . Posteado en Actualidad, Movimiento Obrero Organizado, Noticias, Noticias, Páginas, Politica, Sociedad, Trabajo

La Corte Suprema de Justicia de la Nación determinó a través de un fallo clave, que las Asociaciones Sindicales con inscripción gremial (o simplemente inscriptas, como es el caso de la Unión Informática) tienen igual derecho a tomar medidas de fuerza como aquellos sindicatos con personería gremial. Una resolución que reafirma lo que desde la institución sindical de los empleados informáticos se viene realizando desde hace años. Los detalles.


A través de un reciente fallo, la Corte Suprema de Justicia dictaminó que tanto los gremios con inscripción simple (como es el caso de la Unión Informática) como aquellos con personería gremial gozan del derecho de realizar medidas de fuerza. Este dictamen reafirma lo que desde hace años la Unión viene planteando y ejerciendo de hecho. Lo más importante más allá del fallo, es que los empleados y trabajadores estén organizados. En la foto:  Ricardo Lorenzetti, presidente de la Corte junto a los ministris Elena Highton de Nolasco y Juan Carlos Maqueda.

A través de un reciente fallo, la Corte Suprema de Justicia dictaminó que tanto los gremios con inscripción simple (como es el caso de la Unión Informática) como aquellos con personería gremial gozan del derecho de realizar medidas de fuerza. Este dictamen reafirma lo que desde hace años la Unión viene planteando y ejerciendo de hecho. Lo más importante más allá del fallo, es que los empleados y trabajadores estén organizados. En la foto: Ricardo Lorenzetti, presidente de la Corte junto a los ministris Elena Highton de Nolasco y Juan Carlos Maqueda.

En las últimas horas la Corte Suprema de Justicia de la Nación, dictó sentencia en un caso que tuvo mucha repercusión en todos los medios masivos de comunicación del país. Se trata del caso Orellano contra el Correo oficial de la República Argentina S.A.

Entre otras cosas, el dictamen reafirma lo que desde la Unión Informática se viene planteando hace años y es que justamente los gremios simplemente inscriptos gozan del mismo derecho que aquellos con personería gremial para realizar medidas de fuerza o acción directa.

La Unión Informática ha sufrido en carne propia los desfalcos surgidos alrededor de esta temática, tomando las empresas como argumento para intentar quitar legitimidad a cada acción que la institución dirigida por Pablo Dorín, tomaba en la búsqueda de defender derechos y beneficiar a empleados informáticos de diversas empresas.

Tal como se informa una y otra vez, una medida de fuerza es para la Unión Informática, una instancia final ante las rotundas negativas de la parte empleadora a dialogar y solucionar cualquier conflicto por esa vía. La Unión siempre inicia su accionar en la búsqueda de la resolución de toda problemática por medio del consenso y el diálogo. Numerosas son las etapas e instancias que abre la institución para dirimir cualquier conflicto para evitar una medida tan contundente como lo puede ser una huelga.

Ignacio González Lonzieme, Secretario Gremial de la Unión, al ser consultado sobre esta reciente sentencia transmitió que: “El fallo de la Corte Suprema claramente ha dirimido la discusión sobre la potestad de los sindicatos con personería jurídica simple a convocar la realización de medidas de acción directa. Ampliando los alcances de las ley 23.551, se debe interpretar esta decisión en forma objetiva, dejando los corporativismos de lado. La discusión radica en la inclusión de los trabajadores en el circuito formal, para que puedan ejercer sus derechos de forma plena. Y lo más importante de todo es que lo trabajadores estén ORGANIZADOS.”

El caso y el fallo de la Corte Suprema

Con fecha 7 de junio de 2016, la Corte Suprema de Justicia de la Nación dictó sentencia en los autos caratulados “Orellano Francisco Daniel c/Correo Oficial de la República Argentina S.A s/juicio sumarísimo” estableciendo que la normativa vigente confiere el derecho de declarar una huelga exclusivamente a las asociaciones profesionales de trabajadores.

El Tribunal señaló que la interpretación de los textos constitucionales e internacionales en juego que se efectúa en este caso guarda coherencia con sus decisiones anteriores en materia de libertad sindical (casos “Asociación Trabajadores del Estado” y “Rossi”); de modo que la doctrina constitucional enunciada implica que, en lo que atañe al derecho de adoptar medidas de acción directa, los sindicatos no pueden ser discriminados en razón su grado de representatividad. Es decir, que tienen derecho a declarar una huelga tanto los sindicatos que gozan de la personería gremial como las asociaciones sindicales simplemente inscriptas.

En el fallo dictado con la firma de los jueces Lorenzetti, Highton de Nolasco y Maqueda, la Corte Suprema resolvió que no son legítimas las medidas de fuerza promovidas por grupos informales ya que el art. 14 bis de la Constitución Nacional y las normas internacionales sobre derechos humanos solamente le reconocen el derecho de declarar una huelga a los sindicatos, es decir, a las organizaciones formales de trabajadores.

La empresa Correo Oficial de la República Argentina despidió a Orellano por haber participado en la convocatoria y realización de medidas de fuerza que no contaron con el aval de ninguno de los sindicatos que representaban al personal. En la comunicación del despido la compañía aclaró que esas medidas de fuerza consistieron en la celebración, en un lapso de dos semanas, de sucesivas “reuniones…en el lugar de trabajo y durante la jornada habitual” que afectaron gravemente el desarrollo normal de la labor en su centro operativo de Monte Grande, lo cual se tradujo “en demora, retardo y retención en las imposiciones postales de todo tipo confiadas por nuestros clientes”; y también indicó que con ello llegó a comprometerse la entrega de aproximadamente 6.000.000 de piezas postales.

Orellano reclamó ante la justicia que se dejara sin efecto el despido y se lo reincorporara a su puesto de trabajo alegando que había sido víctima de una trato discriminatorio prohibido por la ley. Concretamente, sostuvo que el despido era una injustificada represalia por su participación en medidas legítimas de “acción gremial”. En su sentencia del día de la fecha, la Corte rechazó ese argumento señalando que las medidas de fuerza en las que participó el trabajador en modo alguno podían considerarse legítimas.

El Tribunal puntualizó que la huelga es un medio de presión, para lograr que se satisfagan ciertas reclamaciones del sector laboral, que obstaculiza el normal desarrollo de las actividades de producción de bienes o de prestación de servicios. Por ende, las medidas de acción directa no solo perjudican al empleador, también afectan a los destinatarios de dichos bienes y servicios, es decir, a los consumidores o usuarios.

O sea que el desarrollo de la huelga provoca una evidente tensión tanto con los derechos del empleador como con derechos de terceros o de la sociedad que también están amparados por la Constitución Nacional (el derecho a la educación, a la protección de salud, a la adquisición de bienes para una adecuada alimentación y vestimenta, a que se asegure la calidad y eficiencia de los servicios públicos, etc.). Esa tensión entre derechos de difícil armonización ha sido resuelta subordinando el ejercicio del derecho de huelga al cumplimiento de determinadas condiciones o recaudos. Y uno de esos recaudos es el de que la decisión de ir a la huelga sea adoptada por una asociación gremial.

La Corte recordó que el derecho huelga fue incorporado al texto de la Constitución Nacional cuando la reforma de 1957 agregó el artículo 14 bis. Este artículo consagró una serie de derechos de carácter laboral y social que habían adquirido reconocimiento universal durante la primera mitad del siglo XX por vía de su inclusión en las cartas constitucionales de diversos Estados. En el primer párrafo, el artículo 14 bis centró su atención en el “trabajador” disponiendo que la ley debe asegurarle una serie de derechos, entre ellos, “la organización sindical libre y democrática, reconocida por la simple inscripción en un registro especial”. Y a continuación, el segundo párrafo del artículo 14 bis de la Constitución Nacional estableció que “queda garantizado a los gremios: concertar convenios colectivos de trabajo; recurrir a la conciliación y al arbitraje; el derecho de huelga”. De modo que corresponde entender que los “gremios” mencionados en el segundo párrafo del artículo 14 bis como titulares del derecho de declarar una huelga no son otra cosa que aquellas entidades profesionales que surgen como fruto del despliegue del derecho a la “organización sindical libre y democrática” reconocido a los trabajadores en el párrafo anterior, es decir, a las asociaciones sindicales a las que la Constitución habilita para el ejercicio de derechos colectivos cuando satisfacen el requisito de su “simple inscripción en un registro especial”.

El Tribunal hizo hincapié en que el examen integral del texto de esta norma constitucional no permite otorgarle a la palabra “gremios” un alcance mayor al indicado que la haga comprensiva de cualquier grupo informal de trabajadores. El artículo 14 bis ha puesto especial énfasis en garantizar que las asociaciones profesionales destinadas a representar a los trabajadores en el ámbito de las relaciones colectivas se organicen con arreglo a los principios de libertad sindical y de democracia interna y, a tal efecto, les ha impuesto el requisito de la inscripción en un registro especial como medida de control del cumplimiento de tales directivas. No resulta lógico admitir, por lo tanto que, a renglón seguido, la misma norma otorgue de modo indistinto la titularidad de los derechos más relevantes del ámbito de las relaciones colectivas (negociar convenios colectivos, acudir a la conciliación y al arbitraje cuando las negociaciones directas fracasan, y, en su caso, adoptar medidas de acción directa) tanto a las organizaciones que cumplen con todos esos recaudos como a simples grupos informales a los que no les exige satisfacer ninguno de ellos.

La Corte también tuvo en cuenta que, del mismo modo, tanto los tratados internacionales sobre derechos humanos como la doctrina elaborada por la Organización Internacional del Trabajo a partir de las disposiciones de su convenio 87 sobre la libertad sindical contemplan al derecho de declarar una huelga como un derecho que le corresponde a la asociación profesional de trabajadores.


Fuentes: www.cij.gov.ar
www.sj.csjn.gov.ar
http://www.infobae.com

Etiquetas:, , , , , , , , , , , , , ,

"Trackback" Enlace desde tu web.

Hacé click y conocenos…

The best bonus by bet365 Ελλάδα 100% for new user.

Full Joomla 3.0 Theme free theme.