• Sindicato de Trabajadores Informáticos de la República Argentina
    Sindicato de Trabajadores Informáticos de la República Argentina
  • Categorías

Tal como se esperaba, IBM Argentina presentó una apelación tras el fallo judicial en su contra que dio la razón a las autoridades de la Unión Informática. La empresa reincide presentando los mismos argumentos que la Justicia ya dio como inválidos en la primera instancia. Además intenta acusar a la Jueza Dra. Laura Papo, la reconocida magistrada que firmara la sentencia favorable a la entidad gremial y a los empleados de la compañía.

Tal como se esperaba, IBM Argentina presentó días atrás una apelación al último fallo adverso de la Justicia en su contra.

Según informó este portal a principios de marzo, el Juzgado Nacional de 1° instancia N° 10 dictó sentencia en el caso “UNIÓN INFORMÁTICA Y OTROS C. IBM ARGENTINA SRL S/ ACCION DE AMPARO”.

En el caso, la organización gremial reclama el reconocimiento en los recibos de sueldo, de la libre afiliación de los empleados de la empresa a la Unión. Así fue que la Justicia laboral dictó sentencia dando la razón a la organización gremial obligando a la compañía a realizar los descuentos correspondientes a cada afiliado, poniendo fin al “desconocimiento” que pretendía IBM y que viene ejerciendo desde la fundación de la entidad gremial.

El fallo de la Jueza Dra. Laura Papo puso en cuestión la postura recia de IBM Argentina y que mantiene desde hace años: la corporación está obligada a reconocer el libre derecho inherente a cada empleado a afiliarse a la Unión Informática.

 Un reciente fallo de la Justicia obliga a IBM Argentina a reconocer a la Unión Informática. Días atrás, la empresa apeló el fallo utilizando los mismos argumentos que la Jueza Dra. Laura Papo ya había dado por inválidos. Por otra parte, IBM realiza una acusación sobre la magistrada al frente del Juzgado Nacional de Primera Instancia del Trabajo Nro 10, afirmando en su presentación que “ni siquiera leyó la causa en particular, ni entendió el tema en debate, dictando sentencia bajo fundamentos meramente dogmáticos” y que la sentencia es “totalmente arbitraria”.

Mismos argumentos y acusación a la Sra. Jueza

Según confiaron fuentes, la apelación era esperada por las autoridades de la Unión Informática.

IBM Argentina no solo que vuelve a intentar utilizar los mismos argumentos ya dados por inválidos en la primera instancia —¿se pueden esperar resultados distintos procediendo de la misma manera?— sino que además realizó una presentación atacando a la Jueza Laura Etel Papo.

La Sra. Magistrada al frente del Juzgado Nacional de Primera Instancia del Trabajo Nro 10, quien pusiera el sello al fallo a favor de los empleados de IBM nucleados en la Unión Informática es una reconocida jueza dentro del ámbito judicial laboral.

No obstante, los abogados de la que llevan adelante la representación de la empresa en el caso, tomaron como estrategia la acusación hacia la Dra. Papo.

En su apelación, los representantes de IBM enuncian literalmente que la Jueza “ni siquiera leyó la causa en particular, ni entendió el tema en debate, dictando sentencia bajo fundamentos meramente dogmáticos”

Por otra parte, afirman que la de la Dra. Papo realizó una “sentencia arbitraria” y que “debió echar mano de algún que otro argumento, cualquiera, sin importar si resultaba inconsistente.”

IBM intenta ahora “ganar tiempo” presentando los mismos ya descartados argumentos. Recordamos en este punto que la organización judicial argentina prevé una doble instancia, es decir que una demanda tenga sentencia en una 1ra instancia y luego, por vía de apelación, pueda ser revisado por tribunales superiores (cámara de apelaciones). En casos excepcionales y dentro del fuero federal existe una 3ra instancia ordinaria ante la Corte de Justicia.

Extracto de la apelación de IBM Argentina para extender la demanda a una segunda instancia. Los abogados de la empresa reutilizan los mismos argumentos ya invalidados en el fallo del 12 de mayo y por otra parte eligen acusar a la Jueza  Laura Etel Papo de haber dictado “una sentencia arbitraria” y de “no haber leído la causa en particular ni entender el tema en debate”

En la foto: Pablo Dorin junto a miembros del Consejo Directivo y una de las letradas del Estudio Moyano firmando documentos a presentar en la causa que ya cuenta con una instancia a favor de la Unión Informática y de los empleados de IBM Argentina afiliados.

Tags:

También te puede interesar

Jorge Goulú: despide a 4000 empleados. Lo ascienden.

Opinión – por Ignacio Hernán González Lonzieme, Secretario Gremial de Unión Informática.

Cómo arreglar IBM

Desde muy temprano en su cargo como CEO, Sam Palmisano realizó los cambios que ...

IBM Argentina: resultados del relevamiento de ajustes salariales.

Tras los ajustes de sueldo anunciados en las últimas horas por IBM Argentina a ...