• Sindicato de Trabajadores Informáticos de la República Argentina
    Sindicato de Trabajadores Informáticos de la República Argentina
  • Categorías

Desde IBM Argentina aún no hay novedades concretas, ni rumores, sobre los porcentajes de aumento que percibirán sus empleados para este año. Así como la incertidumbre local en la empresa, donde los ibmers necesitan su recomposición salarial, en el resto del mundo la incertidumbre es aún mayor frente a los cambios que está implementando la corporación.

¿Mejor no hablar de ciertas cosas?

En IBM Argentina se acerca la primera revisión de salarios bajo las reglas de Checkpoint, la nueva metodología para evaluar el desempeño del personal y con un escenario en el cual los gerentes de primera línea (los que tienen mayor contacto con los empleados) disponen de una “mayor autonomía” para influir y ser determinantes en decisiones muy importantes para la vida laboral de cada IBMer.

Aún, a horas de empezar el mes de abril, los empleados de IBM Argentina no tienen certezas, o al menos una aproximación, sobre cual será el aumento que percibirán este año y cuya primera “wave” debería estar depositada para finales del mes de mayo.

Recordamos en este punto, que tras años de conflictividad gremial de los IBMers organizados en la Unión Informática, la compañía se vio obligada a modificar sus políticas salariales, pasando de una modalidad de un solo aumento anual a mediados de año (en el mes de julio más precisamente) a otorgar dos “waves” u “olas” de revisiones de sueldos. La primera en mayo y la segunda en octubre.

Mientras la Unión Informática cerró y anunció un acuerdo con empresas del sector que alcanza el 25% de aumento salarial, en IBM Argentina los empleados no tienen noticia alguna sobre la cifra que debería llegar para finales del mes de mayo. Por los pasillos de la compañía, algunos ya especulan con “un número de aumento alineado con la pauta oficial del 18%”. 

No obstante el pago del bono anual que percibieron la gran mayoría de los empleados, el monto del GDP quedó desdibujado ante el sostenido aumento del costo de vida en una economía en que la inflación “no afloja”, como la nuestra.

Muchos son los que esperan a mayo para la llegada de los primeros “números”. No obstante, entre las rows ya circulan versiones sobre la posibilidad de que IBM Argentina especularía con aumentos ceñidos a las intenciones oficiales del gobierno de mantener salarios debajo de la inflación, con un 18% de aumento.

La semana pasada, como caso testigo, el gremio mercantil cerró un acuerdo por un 20%. Por su parte, la Unión Informática acordó con las empresas conveniadas un 25% de aumento y numerosas mejoras en las categorías y adicionales del Convenio Colectivo de Trabajo.

Incertidumbre global en IBM ante medidas dispares

En IBM se siguen dando cambios de forma global, sin aún una noción del impacto que tendrán las nuevas políticas en la filial argentina.

Recientemente, IBM en EE.UU. comenzó con un programa para cortar con el homeworking. En un primer momento las órdenes cayeron sobre los empleados ligados a las áreas de marketing, pero posteriormente, la directiva se extendió hacia otros sectores y afectó también sobre los empleados de software e ingeniería.

Ibmers estadounidenses se vieron ante la disyuntiva de comenzar sus jornadas de trabajo en alguno de los seis principales sitios de IBM en el país —aún si esta medida implicara mudarse de una ciudad a la otra— o bien, renunciar.

En los sites de IBM en el Reino Unido, probablemente como otra consecuencia del Brexit, comenzó un plan de recorte de personal conocido como “Baccarat” —un conocido juego de cartas que se practica en los casinos—. Según informó el portal británico especializado The Register, IBM está planeando conservar sólo dentro del territorio bajo jurisdicción de la Corona el 20% de puestos de trabajo. Lo demás será enviado a otras latitudes, con <i>”costos laborales”</i> irrisoriamente bajos, según trascendió.

“El staff ‘en riesgo’ se desempeña principalmente en IS Delivery, Client Management y Client Excellence”, informó The Register. Cerca de 1400 ibmers dejarán su lugar para mediados de abril, cuando la empresa —en medio de un feroz plan de reestructuración— los despida habiendo alcanzado acuerdos o no.

En los últimos 15 trimestres —casi cuatro años—, IBM no sólo no ha crecido,
sino que en el cuarto trimestre, los ingresos cayeron un 9,7%, a US$ 35.400 millones, y el margen bruto cayó al 37,4%.

En este escenario, ¿están el peligro las promesas que Rommety le hizo a Trump de generar 25.000 nuevos empleos? ¿cómo impacta esto localmente en la Argentina? Son interrogantes que sólo suman más incertidumbre.

Un controvertido plan de empleo

Recientemente salió a la luz un controvertido plan de IBM para incorporar veteranos de guerra a sus filas.

Fue a mediados de marzo de 2017 cuando trascendió un plan de <i>La Corporación</i> para incorporar en sus sites en EE.UU. unos 2000 veteranos de guerra en los próximos cuatro años.

Esta medida no pasó inadvertida por una importante cantidad de portales de información así como para empleados. En tal caso, según publicaron desde la página de Facebook de Watching IBM —una organización de empleados y ex empleados de IBM en EE.UU.—, numerosos war veterans fueron despedidos en las últimas oleadas de expulsiones masivas de despidos.

Lo que no queda claro, según informa el portal WRAL TechWire, son los anuncios contradictorios de La Corporación. Por un lado recorta beneficios y despide de forma masiva empleados en todo el mundo para “reducir costos”; por otro promete “nuevos trabajos para un nuevo tipo de empleados” —apuntando a los jóvenes desocupados— y ahora, la incoroporación de los “veteranos”.

Tags:

También te puede interesar