• Sindicato de Trabajadores Informáticos de la República Argentina
    Sindicato de Trabajadores Informáticos de la República Argentina
  • Categorías

En el impasse del conflicto gremial que protagonizaron los empleados de Ingeniería Steel, trasladado al plano legal, el Estado en todos sus niveles inspecciona y aplica multas a la empresa por graves incumplimientos.

Mientras avanza la causa judicial contra Ingeniería Steel tras el conflicto gremial que tomó lugar a finales de 2016, novedades emergen a raíz de las denuncias efectuadas por la Unión Informática.

Una de ellas, —realizadas ante la AFIP bajo el registro n.º 208976 y sustentada en el hecho de que varios empleados desempeñan sus tareas estando “en negro” y otros bajo registración irregular e incorrecto encuadramiento gremial—, dió lugar a inspecciones llevadas a cabo por dicho organismo y también por la API (Agencia Provincial de Impuestos de la Pcia. de Sta. Fe).

Según se pudo constatar, la empresa fue intimada a regularizar la situación registral de todos sus empleados, efectuar el pago de aportes patronales adeudados, entre otras exigencias por incumplimientos que derivaron en severas multas tras haber desacatado a las autoridades impositivas en inspecciones previas.

Las inspecciones, llevadas a cabo en los últimos meses, no fueron las únicas intervenciones de dichas agencias. En el contexto del conflicto gremial y de la mano de las denuncias previamente efectuadas, tanto AFIP como API habían dictaminado la resolución de dichas situaciones, y ante el incumplimiento de Ingeniería Steel, aplicó sucesivas multas formales.

Con trabajo precario y no registrado, faltas graves en las condiciones de seguridad e higiene en las instalaciones de la empresa y aportes patronales adeudados, Ingeniería Steel enfrenta una complicada situación ante los agencias impositivas del Estado Nacional y la Provincia de Santa Fe. Las denuncias de la Unión Informática por las irregularidades en la empresa ya tienen su expediente en la AFIP y siguen en curso las investigaciones y sanciones.

En el mismo tenor, Ingeniería Steel fue también sancionada por incumplir con la normativa relacionada a seguridad e higiene en el sitio de trabajo. La empresa de Baigorria fue penalizada por la ausencia de información sobre desinfecciones y fumigaciones, como así las condiciones de iluminación en lugares de trabajo, o la falta de información para empleados exigida por la normativa vigente en cuanto a riesgo laboral, ART y seguridad e higiene.

Inclusive, también se la intimó a pasar a planta permanente a su propia contadora, Melina Pucci, férrea defensora de la precarización en Steel, quien llamativamente hasta el momento se encontraba bajo el regimen de monotributo.

La situación actual de Steel y un nuevo competidor

Pese a que el conflicto, que se había materializado en una huelga, halló un impasse —ahora en una grave demanda contra Ingeniería Steel y su apoderado Gualberto Larrauri por persecución gremial y discriminación—, la situación en torno a la prestación y calidad de servicio continúa siendo otro escollo para la empresa.

La empresa, además de haber perdido la totalidad de sus grandes clientes, no ha mejorado o reestablecido totalmente el servicio de internet en parte de Granadero Baigorria y zonas aledañas como Ibarlucea.

Tal es así que varios usuarios consultados por este medio denuncian que el servicio es pésimo, está interrumpido la mayor parte del tiempo y cuando funciona es muy lento” (sic). Otra fuente consultada asegura que las quejas “caen en saco roto” y cuando se solicitan reintegros por días de servicio no prestado, desde Ingeniería Steel argumentan que desde su casa central el estado de conexión figura como “servicio en línea con intermitencia” por lo que no es reclamable reintegro por servicio no prestado.

Si bien Ingeniería Steel ha perdido y sigue perdiendo clientes, una porción de ellos permanece cautivo dado que es el único prestador en algunas zonas, por caso, la Comuna de Ibarlucea. Sus usuarios, cautivos de la situación, expresan su descontento e inclusive vuelcan su enojo en las redes sociales.

Sin embargo, el predominio de Ingeniería Steel en esas localidades está en jaque ante el ingreso de un nuevo competidor en el rubro proveedores de internet: Grupo Villeneuve, quien comercializa TV por cable e internet por cablemódem a través de la marca Fibranet, y que está extendiendo su red de fibra por la zona.

El camino más difícil

Elegir el camino del conflicto es, para toda empresa, el camino más costoso.

Además de todos los litigios derivados del conflicto gremial, hoy las agencias impositivas presionan a Ingeniería Steel intimándola a ponerse en regla y sancionándola económicamente.

Sucintamente, la trampa de los clientes cautivos está próxima a terminarse ante el ingreso de un nuevo y esperado competidor, que presuntamente aprovechó la oportunidad ante el declive de Steel quien se ha puesto a sí misma en el difícil lugar que hoy ocupa. Desde donde se lo mire, siempre es conveniente hacer bien las cosas de entrada al cumplir con la ley y emplear personal bajo las condiciones correspondientes.

Tags: