• Sindicato de Trabajadores Informáticos de la República Argentina
    Sindicato de Trabajadores Informáticos de la República Argentina
  • Categorías

El pasado viernes 11 de marzo, durante una reunión convocada por la gerencia de la filial mendocina de Atos, se suscitaron momentos de gran tensión. Ante el descontento de los empleados por lo que consideraban un aumento salarial que no cubría sus expectativas, un gerente reaccionó de forma desmedida. Uno de los Delegados Gremiales de la Unión Informática en la empresa recibió fuertes amenazas.


González Calderón, máxima autoridad de Atos Mendoza, perdió los estribos en una reunión con empleados. El anuncio de un aumento salarial irrisorio para los ya postergados salarios del personal, sumados a los malos tratos de la jerarquía y las malas condiciones edilicias, produjeron la intervención del Delegado de la Unión Informatica. El gerente dió por terminada la reunión de forma súbita y convocó al Delegado a su oficina, donde procedió a amenazarlo con

González Calderón, máxima autoridad de Atos Mendoza, perdió los estribos en una reunión con empleados. El anuncio de un aumento salarial irrisorio para los ya postergados salarios del personal, sumados a los malos tratos de la jerarquía y las malas condiciones edilicias, produjeron la intervención del Delegado de la Unión Informatica. El gerente dió por terminada la reunión de forma súbita y convocó al Delegado a su oficina, donde procedió a amenazarlo con “romperle las costillas” y “cerrarle la boca a patadas” además de pretender censurar su actividad sindical. La Secretaría Gremial de la Unión Informática ya está tomando cartas en el asunto.

Momentos de gran tensión se vivieron el viernes 11 de marzo en la sede ubicada en la provincia de Mendoza de la compñía IT Atos. La que podría haber sido una reunión más entre quienes dirigen la empresa y los empleados, terminó en escenas de violencia verbal y graves amenazas por parte de uno de sus gerentes: José Matías González Calderón, quien perdió el control tras los justos planteos de uno de los Delegados de la Unión Informática en la empresa.

En un contexto económico local en que los precios suben de forma constante y sostenida, particularmente tras la reciente devaluación, un aumento salarial que en promedio ronda el 17%, dejó gusto a poco para quienes se desempeñan en la empresa, teniendo en cuenta un gran atraso salarial acumulado de años. Una vez hecho el anuncio por quien ostenta el cargo de Gerente en la operación Transporte Mendoza, un clima de malestar y pesimismo invadió las oficinas de la calle Rivadavia al 600. El Delegado Edgar Vélez, confirmó a este portal que “la empresa tiene dos revisiones salariales por año. Una ahora [en referencia a los meses de marzo y abril], y la otra en octubre-noviembre..

Casi como si se tratase de una tradición en la empresa, en Atos se vive en un constante y generalizado maltrato hacia los empleados. Por este asunto es que el Delegado, previo a la reunión del viernes 11, ya había solicitado un encuentro con la directora de RR.HH. y con un gerente regional. Las quejas del personal apuntan a la jerarquía de la filial Mendoza: la situación salarial, el notable abandono edilicio y de instalaciones – otro uso folklórico en la empresa – se suman a los malos tratos del gerente y también del apoderado, Daniel Pezzola. “La reunión la pedí en nombre de gran parte de los empleados, que vienen sufriendo situaciones muy graves y ya insostenibles. No sólo están mal pagos, sino también maltratados por dos personas que forman parte de la conducción de la Operacion Mendoza.” sentenció el Delegado.

La mencionada situación se denunció personalmente en la reunión en la que participaron no menos de 10 empleados, ante la directora de recursos humanos Mariela Codicetti el dia 18 de marzo, y hasta el momento no se habría tomado ninguna medida.

En su función de Delegado Gremial, Vélez tomó la voz de los empleados para expresar la inconformidad generalizada. La intervención del Delegado desencadenó una reacción inesperada por parte del gerente. “Primero me pidió que no hablara más”. Acto seguido, evidentemente ofuscado y superado por la situación, González Calderón, dió por finalizada la reunión de forma unilateral.

Las amenazas en Atos y su porfiada actitud antisindical.

La actitud violenta y antisindical en Atos es otro de los usos institucionalizados y legitimados en la empresa. Denunciados los malos tratos por la Unión Informática en reiteradas oportunidades, la empresa, a través de sus directivos y mandos medios, se excede de los límites de lo legal, racional y humano.

El mismo día González Calderón convocó al Delegado a su oficina. Habiendo prácticamente perdido los estribos, tildó sus intervenciones de “arengas políticas”. Así mismo, le prohibió hablar e intervenir en las reuniones de la empresa amenazándolo con “romperle la boca a patadas” si lo hacía, y realizar reuniones gremiales con los empleados y “que de ser necesario, lo haría echar por los guardias.

Cerca de perder totalmente el control, quien dirige los destinos de la filial mendocina de la compañía, llegó a niveles de irracionalidad inesperados. El directivo de Atos invitó a seguir la discusión “en la vereda”. A puñetazo limpio sobre el escritorio de su despacho, a medida que pasaban los minutos de la reunión, Calderón llegó incluso a ostentar conocimiento en artes marciales, y amenazó al Delegado con romperle las costillas.

Una vez conluída la “reunión” en el despacho de González Calderón, las actitudes antisindicales y de persecusión por parte de los directivos de Atos fueron in-crescendo. Como si la existencia o no de un Sindicato o una Comisión Interna dependiese del visto bueno y el beneplácito de una empresa, la gerencia comunicó – de forma extra oficial – que ya no reconocería a la Unión Informática como Sindicato ni a Edgar Vélez como su Delegado Normalizador. En este contexto de hostilidad, la misma gerencia advirtió que tampoco permitiría actividad gremial de ningún tipo, reuniones en las instalaciones del establecimiento ni tiempo de trabajo para dedicar a cuestiones gremiales.

La jerarquía de Atos, imputados en la causa CBI.

Juan Dabusti, ex CEO de Atos Argentina ahora director para toda latinoamérica de la empresa. Si bien la Unión Informática ya tomó cartas en el asunto, espera por parte de la empresa que se tomen medidas respecto de lo sucedido.

Juan Dabusti, ex CEO de Atos Argentina ahora director para toda latinoamérica de la empresa. Si bien la Unión Informática ya tomó cartas en el asunto, espera por parte de la empresa que se tomen medidas respecto de lo sucedido.

Hay un multimillonario caso de corrupción en la provincia de Córdoba, en el que están implicados altos mandos de Atos: Carlos Abril – CEO de Atos para Argentina, Colombia y Uruguay -, Raúl Alberto Toscano – vicepresidente – y el mismísimo Juan Dabusti. Esta causa por una estafa multimillonaria ya cuenta con casi cuarenta procesados, detenidos, embargos por más de $ 1700 millones además de la prohibición para salir del país. Estos tres funcionarios de gran importancia para Atos están procesados en la llamada causa CBI, que será analizada en profundidad en una próxima publicación.

La Unión Informática no permitirá la impunidad.

Ignacio Lonzieme – Secretario Gremial del Sindicato – consideró que este hecho “es de suma gravedad”. Si bien la empresa y los directivos tienen la potestad de dirigir las reuniones, para comunicar noticias, es un derecho para los delegados gremiales o cualquier empleado plantear las problemáticas o asuntos que consideren de importancia.

Fue el mismo Lonzieme quien, anoticiado de los sucesos acontecidos en Mendoza, se puso rápidamente en contacto con Raúl Toscano. El vicepresidente de Atos no obstante haber demostrado inicialmente interés en dialogar con el Sindicato sobre lo ocurrido, no volvió a contestar el teléfono del dirigente sindical.

De esto se desprende que, por un lado, la empresa está impidiendo el ejercicio de un derecho adquirido e irrenunciable para cualquier empleado, el de la libre actividad sindical. Por el otro, amenazar a un empleado es un gravísimo hecho de violencia explícita verbal que – por el momento – no desencadenó agresiones físicas. “Lo que pasó en la sede de Atos Mendoza es absolutamente repudiable y bajo ningún punto de vista se puede dejar pasar”. Lonzieme destacó que “esto tiene que ver con la falta de normalización en la empresa de la relación con Unión Informática y el Convenio Colectivo de Trabajo y agegó que “en las empresas bajo convenio estas cosas no pasan”. Las secretarías Gremial y Legal de la Unión Informática ya están tomando cartas en el asunto, y no se descartan las posibilidades de presentar una denuncia penal y realizar medidas gremiales.


Si estás interesado en saber más sobre el Convenio de Trabajo de la Unión Informática, podés hacerlo escribiendo a contacto@unioninformatica.com.ar, o llamando al 0810-345-1073 – lunes a viernes de 9 a 18 hs -.

Para los empleados de Atos, que quieren contactarse con la Comisión Interna de Unión Informática en la empresa, pueden escribir a atos@unioninformatica.com.ar.


La aplicación del Convenio de Trabajo también es posible en Atos

Al igual que en las empresas en que ya está rigiendo el Convenio de Trabajo de la Unión Informática, la única forma de conseguir un cambio profundo de estas caracterísitcas es por medio de la organización y la afiliación. No es una fórmula mágica, pero mientras más informáticos se comprometan en cada una de las empresas en que trabajan, más fácil será acceder a los beneficios de trabajar bajo Convenio, y ya no “fuera” de él. Las nuevas reglas de trabajo que propone la Unión Informática incluyen reclamos vedados y postergados por años a los empleados de ésta rama de actividad. La implementación de categorías y niveles, una semana extra de descanso llamada “Semana UI”, el pago de adicionales, la apertura de Comisiones Paritarias Permanentes o regulaciones respecto del teletrabajo o homeworking,


Tags:

También te puede interesar