• Sindicato de Trabajadores Informáticos de la República Argentina
    Sindicato de Trabajadores Informáticos de la República Argentina
  • Categorías

En un nuevo fallo de la Justicia, la Cámara de Apelaciones del Trabajo revocó el pronunciamiento de un juez de primera instancia que había denegado una medida cautelar por reincorporación de un empleado despedido por Sonda durante la huelga que tomó lugar en 2014. Un nuevo e importante dictamen para el sector IT, sentando jurisprudencia contra los actos discriminatorios arraigados en el activismo sindical.


Un nuevo episodio de la actualidad gremial IT, toma lugar en las cortes de justicia en base al nuevo fallo de la Sala I de la Cámara de Apelaciones del Trabajo que recientemente revocó un fallo de primera instancia donde se había denegado el pedido de medida cautelar presentado por el estudio “17 de Octubre” de Hugo A. Moyano – Martinez Chas donde se exigía la reincorporación de un empleado despedido por Sonda en el marco de la huelga que paralizó a la empresa durante casi dos meses en 2014. Por solícitas cuestiones de privacidad, no se dará a conocer la identidad del empleado, pero si es importante informar sobre los vientos de cambios que vienen dándose de la mano de los fallos de la Justicia. Es bien sabido, y sin ánimos de gestar una publicación “amarilla”, sobre la vocación antisindical de las empresas, sobretodo en el sector IT, donde como muchas veces se ha hecho eco desde la Unión Informática, tienen un fuerte arraigo en la lógica de flexibilización laboral de los años noventa. Tal es así, que durante el desarrollo de la huelga en Sonda, se violentó no sólo el derecho a huelga (con raigambre constitucional en el art. 14 bis, leyes y tratados internacionales), sino que la compañía actuó en forma discriminatoria, hecho que motivó la moción judicial.

Otro gran paso: la justicia obligó a Sonda Argentina a reincorporar a un empleado despedido que había ejercido su legítimo derecho a huelga sumándose a la medida de fuerza convocada por la Unión Informática y que paralizó duramente a la empresa por casi 2 meses.
Otro gran paso: la justicia obligó a Sonda Argentina a reincorporar a un empleado despedido que había ejercido su legítimo derecho a huelga sumándose a la medida de fuerza convocada por la Unión Informática y que paralizó duramente a la empresa por casi 2 meses.

Discriminación y torpeza

A mediados de 2014 la Unión Informática llevó adelante luego de muchísimos intentos de diálogo con Sonda Argentina, una durísima medida de fuerza que implicó una huelga y paralización de los servicios prestados por los trabajadores informáticos de la empresa. Como suele suceder, la compañía eligió la vía de la profundización del conflicto en lugar de buscar soluciones conjuntas o el acuerdo con el Sindicato. Para esto puso en práctica a través de sus gerentes, gravísimas acciones antisindicales e imprudentes que solo lograron aumentar la escalada de tensión.

El empleado en cuestión trabajaba entonces para la cuenta YPF (AESA) en la sede del cliente ubicada en el partido de Ezeiza cuyos máximos responsables eran: Rodolfo Castro jefe de servicio (quien irónicamente fue gerente años atrás en IBM Argentina) y Vanina Casimiro como gerente. Ésta última ya había sido denunciada en anteriores oportunidades por nuestra organización por repetidas conductas y prácticas antisindicales. De más está decir, que las condiciones salariales y laborales del trabajador eran pésimas motivo por el cual decidió plegarse a la huelga convocada por su gremio representante. Tal como cuenta el propio protagonista, de forma repentina una jornada en que el empleado se dirigía a su puesto de trabajo, el entonces líder y que desempeñaba tareas de QA (quality analyst) Julio Bazán le informó a través del servicio de mensajería conocido como “WhatsApp” que “no se presentara en YPF y que fuera directamente a la sede Alsina que querían hablar con él”. Sorprendido el empleado cumplió con el pedido y al ser recibido por personal de recursos humanos de Sonda, se le anunció el despido de la empresa sin motivos aparentes. Inmediatamente la Comisión Interna fue alertada de este gravísimo hecho que además de su carácter inconstitucional revestía un gran acto de torpeza por parte de la gerencia dado que el despido se llevó adelante en plena conciliación obligatoria que el Ministerio de Trabajo de la Nación había dictado días atrás. Este acto automáticamente quebró el proceso formal de negociación y la huelga retomó su cauce.

En clara muestra de desesperación la empresa acudió nuevamente a la cartera de trabajo y reconoció ante el conciliador oficial que había incumplido la conciliación obligatoria al efectuar el despido, pero que se trató de “un error administrativo”. Acto seguido se reincorporó al empleado a su puesto de trabajo.

Finalizada la conciliación y la posterior firma del acuerdo, Sonda Argentina resolvió equivocadamente reincidir y despidió nuevamente al empleado en cuestión a modo de “castigo ejemplar”. El estudio asesor de la Unión Informática liderado por Hugo A. Moyano (apoderado legal de la Confederación General del Trabajo) presentó una medida cautelar exigiendo la nulidad del despido debiéndose a un acto discriminatorio y antisindical que el juzgado de primera instancia resolvió no dar lugar. Prosiguiendo con el proceso judicial, al llegar el caso a la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo, la misma revocó el primer fallo y decidió dar cauce a la medida que resuelve finalmente la obligación por parte de Sonda Argentina a reincorporar al trabajador a su puesto.

Vientos de cambio

No fue ésta la primera vez que Sonda arremetió contra empleados que ejercieron el legítimo derecho a huelga: se halla antecedente en la primer huelga en 2012 donde en represalia por el paro iniciado en el laboratorio de electrónica, la empresa despidió a su personal a modo de castigo ejemplificador y disciplinamiento. Lo cierto es que, conjuntamente con la fuerza gremial, vuelve a torcerse desde la arista legal el brazo ante cualquier actitud antisindical, de igual manera que sucedió con NCR que durante la huelga que golpeó a la empresa norteamericana intentó despedir a los empleados participantes y debió dejar sin efectos las desvinculaciones.

En una palabra: si las compañías optan por violentar los derechos del trabajador, desde el sindicato ­tanto desde lo gremial como lo legal­ se obrará en consecuencia para desterrar estas prácticas. Como se ha mencionado en anteriores publicaciones, todavía es bajo el índice de litigiosidad en el sector IT por varios motivos: desconocimiento por parte del trabajador; el hecho que está en progreso la regulación de la actividad y por ende recién ahora existe una asesoría legal desde el seno de la organización sindical; la correlación de fuerzas sumamente desigual entre trabajador y empresa (cuando no está sindicalizada), de la que ésta se vale para presionar psíquica y
económicamente a la persona.

Para graficar la situación, según diversas fuentes en lo relativo a la litigiosidad en el mercado IT, sólo el 1% de los casos de abuso de las empresas tecnológicas son llevadas a acciones legales, y de ese 1% sólo la mitad llega a sentencia firme. Sin embargo, estamos ante un cambio de paradigma tanto en lo jurisprudencial por los recientes fallos de la Justicia, como en la forma en que el trabajador, con el respaldo gremial, comienza a abordar estas cuestiones. Es por eso que se debe emprender acciones legales persiguiendo la reparación del daño ocasionado como para también no permitir que las empresas “se salgan con la suya” ante cualquier violación de los derechos laborales. En el sentido descripto en el párrafo anterior, el dictámen de la Cámara de Apelaciones del Trabajo viene a sumarse a más fallos favorables al trabajador en materia de jurisprudencia laboral en el sector informático, como recientemente sucedió con la reincorporación de un delegado despedido en IBM Argentina es por ello que se recalca la importancia de proseguir las demandas judiciales contra las empresas que atropellan los derechos de sus empleados. Desde la Unión Informática se felicita al empleado favorecido por este dictamen.

Tags:

  • Comentarios

  • R

    realmente estas son las cosas que a uno le gusta leer … de la mano de la justicia las cosas caminan

    • Marcos D Herrera

      viste … ojala la gente se anime a dar un cambio en sus vidas… basta de salarios miserias.

Comments are closed.

También te puede interesar

Novatium reacciona ante reunión de empleados

Ante el proceso inflacionario de los últimos meses en que se ve inmersa la ...

Sonda: el ejemplo de una típica y pésima dirigencia empresaria argentina

Opinión – por Pablo Luciano Dorín, Secretario General de la Unión Informática.