• Sindicato de Trabajadores Informáticos de la República Argentina
    Sindicato de Trabajadores Informáticos de la República Argentina
  • Categorías

Consultoras y empresas informáticas deben readucar salarios ante el reclamo, cada vez mayor, de sus trabajadores. Al histórico caso de IBM se le suma el de la multinacional Indra. La pelea por el salario en la era digital. Entrevista a Ignacio Lonzieme, secretario gremial de la Unión Informática.


Nota en “Prensa Del Tercer Milenio” por Diego Colinamún

Ignacio Gonzalez Lonzieme, Secretario Gremial de la Unión Informática.

Ignacio Gonzalez Lonzieme, Secretario Gremial de la Unión Informática.

Indra es una de las principales multinacionales de consultoría y tecnología en Europa y Latinoamérica. Opera en 149 países y cuenta con 39.000 profesionales. Indra compró en 2010 a Ceicom S.A que se dedica al clearing de pasajes aéreos en empresas como TAM, LAN, AZUL y otras. La multi paga salarios de miseria y el reclamo es tal que desde hace un par de semanas se iniciaron acciones de protesta. La mecha de Indra alertó a otros trabajadores de empresas de servicios informáticos para reclamar por sus derechos. El rubro, que hasta hace alguno años no tenía representación gremial, tiene en Argentina a la Unión Informática como representante.

Ignacio Lonzieme es el Secretario Gremial de la Unión Informática. “A mi me pasó cuando entré a IBM en el 2007… Pensé que había entrado a la NASA, después empecé a ver todas las irregularidades y las fallas que había en las condiciones de trabajo y fue lo hizo que empezara a cuestionarme estas situaciones”, recuerda.

En términos de costos, los convenios que negocia la Unión Informática son completamente razonables y se pueden afrontar sin mayores contingencias por una multi, pero el tema es otro. Se trata de poder. “Hay empresas que, entendiendo cómo funcionan las cosas, igualmente deciden afrontar los costos de extender un conflicto sin sentido, muchas veces asesorados por algún abogado en el cual depositan su confianza y que en el afán de demostrar sus conocimientos legales y experiencia, busca infundir un escenario de preocupación a la compañía que no existe, incluso a sabiendas de que sus decisiones perjudican económicamente a la empresa y generan malestar y frustración en sus trabajadores” expresaron hace un tiempo en un comunicado desde la Unión Informática.

“Siguiendo esta lógica, se puede replicar una frase utilizada por algunos empresarios del sector: “No es la plata, es el poder”. El obstáculo principal no es la demanda económica o las mejoras que exigen los trabajadores informáticos, sino la cuota misma de poder que creen perder algunas empresas de estilo conservador, al ponerse de acuerdo y avanzar por el camino correcto, el que más conviene a todos en tanto trabajadores y empresarios”. Entonces el mundo se pone sabroso.

¿Cuál es la situación en las consultoras multis como Indra?
– En Indra hay salarios de cinco mil y pico de pesos de bolsillo, en Stefanini IT estamos hablando de algo parecido. Nosotros tenemos aplicado un convenio colectivo aplicado a varias empresas y esa es la bandera de estos trabajadores actualmente. Hay que determinar reglas para el trabajo y esto implica que los trabajadores cobren lo que corresponde. En Indra el desfasaje salarial es atroz, asqueroso. Si hablamos del piso básico que estamos reclamando deberían aumentar el cien por ciento. El retraso salarial desató una especie de liberación en el trabajador por reclamar por sus derechos. No solo por su salario sino por reclamar un trato digno.

– ¿Qué dicen las empresas?
– Las empresas no son muy claras respecto de las reglas de juego y muchas veces amenazan con represalias. Los trabajadores en este tiempo entendieron que los derechos laborales se tienen que ejercer más que estar pidiendo permiso para obtenerlos, que se tienen que organizar a través de sus representantes y delegados… Es un proceso básico, que se está dando a pasos importantes en varias empresas.

– Se corre a los trabajadores con el mito de levantar todo e irse a la India, por ejemplo…
– Claramente, ese es un mito de los empresarios, es una amenaza para que la gente no se sindicalice. La realidad es que a través del transcurso de los años que venimos con el sindicato nos han amenazado con esto de que se van los servicios a otro país o que si se reclama van a cerrar todo, esto no es cierto. Es un mito que desterramos de cuajo, acá hay una capacidad técnica muy grande, una situación horaria que los beneficia … Hay que ejercer los derechos que corresponden, nosotros queremos que a las empresas les vaya bien, que hagan plata, pero que lo hagan con justicia para sus trabajadores.

– ¿Cómo se dio el proceso de sindicalización hasta llegar a la acción directa?
– El proceso se fue acelerado. Falta de actualización salarial y malestar por cómo se trata a los laburantes es palpable. En el caso en particular de Ceicom, los trabajadores querían parar desde hace mucho tiempo atrás, apenas entramos con el sindicato. Nosotros antes de las medidas de acción directa agotamos todas las instancias de diálogo y explicamos que el sindicato no está contra la empresa, sino que está por la defensa de los trabajadores, que se ejerce el légitimo derecho a la huelga y a la protesta después de infinidad de intentos de diálogo en donde de manera constante se vio la falta de respeto. A nosotros la responsable de Recursos Humanos de Indra nos dijo que tenía la agenda muy ocupada… Nos parecía un tema importante antes de llegar a esto, pero bueno, llegamos a esto.

– ¿El proceso de reclamos laborales es global?
– Es incipiente, acá arrancamos con esto hace años pero de manera simultánea se han dado procesos de sindicalización de trabajadores informáticos en Chile y en España que se contactaron con nosotros y que han replicado acciones que hemos tomado. El trabajador está esperando a ver que pasa y el tema no es ser espectador sino protagonista para cambiar las cosas.


Tags:

You May Also Like