• Sindicato de Trabajadores Informáticos de la República Argentina
    Sindicato de Trabajadores Informáticos de la República Argentina
  • Categorías

Los sindicatos argentinos nucleados en la Confederación General del Trabajo, se movilizan una vez más al centro de la ciudad de Buenos Aires con una agenda de reclamos al gobierno. La defensa del trabajo, el empleo y la producción e industria nacionales, figuran entre los ejes centrales del reclamo gremial. A las 16 se hará un acto central en las puertas del Ministerio de la Producción –Diagonal Sur y Moreno, CABA-.

Tras la masiva marcha de los sindicatos docentes en reclamo de apertura de paritarias nacionales y mejoras salariales para los trabajadores de la educación, el martes 7 de marzo, los sindicatos nucleados en la Confederación General del Trabajo (CGT) convocan a una multitudinaria movilización de protesta.

Según adelantaron los propios miembros del triunvirato que conduce la central obrera unificada, la marcha será la antesala de un paro nacional que se convocaría hoy mismo.

Las organizaciones gremiales comenzarán a concentrarse desde el mediodía en distintos accesos de la Ciudad de Buenos Aires para llegar a las 15 a la esquina de Diagonal Sur y Moreno, frente a a la sede del Ministerio de Producción. Allí se instalará el palco que aglutinará a los miembros del consejo directivo y en ese lugar hablarán a las 16 los triunviros Juan Carlos Schmid, Héctor Daer y Carlos Acuña.

“La marcha será una formidable demostración de descontento”, anunció Schmid este lunes y anticipó que durante esta jornada “habrá seguramente un anuncio de una medida de fuerza por 24 horas hacia fines de mes o principios de abril”.

Desde la Confederación General del Trabajo se convoca a una nueva movilización y protesta a las puertas del Ministerio de la Producción –Diagonal Sur y Moreno, CABA-. La agenda de reclamos de la central obrera, a la que han adherido desde cámaras PyMES, industriales, organizaciones sociales y estudiantiles, está centrada en la protección del trabajo, el empleo, la producción y la industria nacional.

En un documento publicado por la central obrera, se exponen una serie de ejes sobre los que sentar las bases de un diálogo con las autoridades del gobierno, tomando al trabajo, la producción y el consumo nacionales como pilares del bienestar de la sociedad.

Sobre esta agenda que se plantea desde el campo del trabajo, han adherido a la propuesta numerosas organizaciones de distintas extracciones sociales: desde pequeñas y medianas empresas, hasta organizaciones de trabajadores desocupados, partidos políticos y organizaciones estudiantiles y académicos.

Participarán de la movilización de hoy la cámara que nuclea a las pequeñas y medianas empresas -CAME-, las pymes industriales -CGE-, organizaciones y movimientos sociales, sindicatos estatales y docentes -CTA- y de trabajadores precarizados y cooperativistas -CTEP-. “Son sectores que están siendo agredidos como nosotros por la política económica de este gobierno”, interpretó Juan Carlos Schmid, dirigente gremial de la CGT.

Los motivos de la movilización

A más de un año del cambio de gestión en el gobierno, muchos de los reclamos gremiales que se arrastraban de años anteriores, no sólo que no han sido resueltos, sino que la situación para los empleados y trabajadores en la Argentina ha empeorado.

Evaluando los números fríos, según un informe del Centro de Estudios, Formación e Investigación en Política, Economía y Sociedad (CEFIPES), las políticas económicas vigentes demuestran un impacto notable sobre el campo del trabajo.

El informe, publicado el lunes 8 de marzo, menciona que “Durante 2016 hubo una caída estimada del PBI de 2,5%, una inflación del 41% promedio (pero que si se calcula para los sectores de menores ingresos es hasta diez puntos mayor) y una transferencia de ingresos hacia los sectores concentrados del capital y la gran propiedad de 25.000 millones de dólares”; a lo que agrega que “… el 10% de la población con mayores ingresos aumentó sus ingresos en un 50%, estableciéndose como el único sector que le ganó a la suba de precios.”.

El texto que lleva la firma del investigador de la Universidad Nacional de La Plata, Gabriel Merino, hace foco particuarmente en el impacto de estas políticas en el trabajo y empleo. “El aumento salarial promedio de las paritarias de los trabajadores formales fue del 32%, con lo cual existió un pérdida promedio de entre el 8% y el 10% de los ingresos reales y por ello cayó abruptamente el consumo. Según la cámara empresarial CAME el nivel de ventas minoristas exhibió una reducción de 8,5% en noviembre y de 5,4% en diciembre”.

Este estudio respalda las conclusiones a las que llega la CGT en su movilización y reclamos. “En el sector privado formal se destruyeron casi 128.000 puestos de trabajo y se estima que en total la destrucción alcanzó los 400.000 puestos de trabajo contabilizando los distintos sectores (…) todo esta situación se agrava en la industria, que cerró el año con una baja de 4,6% en 2016. Y si se observa en particular las industrias metálicas básicas la caída es del 14,6%. La apertura de importaciones, junto con la baja del consumo, está haciendo estragos al entramado industrial nacional, especialmente el mercado internista”.

En el documento último publicado por la CGT se hace una defensa de la producción y el empleo para retomar un ciclo virtuoso de la economía. “Para crecer económica y socialmente, es necesario reorientar la política económica privilegiando el desarrollo de un mercado interno fuerte y expansivo, el crecimiento real del poder de compra de los salarios, fomentar las inversiones productivas e impulsar un plan de infraestructura nacional que atienda a las economías regionales. (…) Reclamamos correcciones en la orientación de la política económica, industrial y comercial del país. Priorizando el sostenimiento del empleo, el crecimiento del mercado interno y el desarrollo industrial.”.

Tags: