• Publicaciones por fecha
    Marzo 2017
    L M X J V S D
       Feb    
     12345
    6789101112
    13141516171819
    20212223242526
    2728293031  
  • Categorías

La histórica consigna de “igual remuneración por igual tarea” adquiere una nueva dimensión. La brecha entre mujeres y hombres en el mercado laboral no es sólo salarial. No sólo son limitadas las posibilidades de acceder a los altos mandos empresarios, sino que para las mujeres la precarización laboral, la informalidad y las horas de trabajo no-remunerado impactan mucho más que en el género masculino.


Dos economistas de la UBA publicaron recientemente un informe sobre la desigualdad salarial entre hombres y mujeres. Bajo un título acaso polémico, pero apuntado a llamar la atención al público en general, Mercedes D’Alessandro y Magalí Brosio, buscaron el fondo de la cuestión de la desigualdad de género en el mercado laboral. En el inicio de “Las mujeres ganamos menos que los hombres en todo el planeta (y tu mamá, también)”.

La nueva dimensión de la clásica consigna "igual remuneración por igual tarea". La diferencia salarial entre mujeres y hombres es real, y a nivel mundial. En nuestro país, las cifras también preocupan. Hay marcadas diferencias por regiones geográficas, capacitación, familia, tipo de trabajo y condiciones laborales.

La nueva dimensión de la clásica consigna “igual remuneración por igual tarea”. La diferencia salarial entre mujeres y hombres es real, y a nivel mundial. En nuestro país, las cifras también preocupan. Hay marcadas diferencias por regiones geográficas, capacitación, familia, tipo de trabajo y condiciones laborales.

Los resultados si bien arrojan cifras menos dispares que las que muestran otros países del mundo (no así de la región), la situación en Argentina sigue siendo preocupante. En promedio, y según la OIT, las mujeres ganan un 27,2% menos que los varones, no obstante no es todo homogéneo: en nuestro país hay marcadas diferencias por regiones geográficas, capacitación, familia, tipo de trabajo y condiciones laborales. Según el informe, hay casos de particular gravedad: “En provincias como Misiones, Salta y Chubut la situación se agrava dramáticamente: las mujeres ganan alrededor de un 65% menos que un varón”, esa misma brecha se amplía aún más en el sector no registrado del mercado laboral: no sólo que la diferencia salarial es mayor, sino que la cantidad de mujeres en situación de precariedad laboral es mayor que la de los hombres. En la cima de la pirámide, la desigualdad es aún superior, siendo que del total de los altos mandos de las grandes corporaciones, sólo el 7% es ocupado por mujeres, y si se comparan los ingresos entre CEOs, la brecha salarial alcanza el 40%.

Ya no sólo es un reclamo entre empleados que se desempeñan en el mismo rol en un mismo establecimiento, sino que hay casos que, cuando de mujeres se trata, la diferencia es ampliamente mayor. La consigna de “igual remuneración por igual tarea” adquiere entonces una nueva dimensión.

De acuerdo al informe de D’Alessandro y Brosio, uno de los principales argumentos de quienes no analizan la grieta salarial de género de forma crítica es que la diferencia de promedios entre lo que ganan mujeres y varones no se debe a que las primeras son discriminadas, sino simplemente a que estas trabajan menos horas y en sectores peor pagos. “Quienes mantienen esta postura parecen olvidar o desestimar que las mujeres partimos de una inequitativa distribución del trabajo doméstico no remunerado, que tiene un gran peso ya qué muchas veces terminamos dedicando menos horas al trabajo fuera del hogar” sostienen las autoras. Otro dato a tener en cuenta es que la participación de las mujeres en el mercado laboral disminuye -por ejemplo‐ a medida que aumenta la cantidad de hijos. Por ejemplo en nuestro país, y según datos del INDEC, las mujeres destinan casi el doble de tiempo que los varones a las tareas domésticas no remuneradas.

En otro artículo reciente, D’Alessandro explica que a medida que hay más niños en el hogar las mujeres dejan de trabajar: cuando no hay niños la participación en el mercado de trabajo es del 54% y cuando hay más de un menor baja a 39%. “Esto viene de la mano con un montón de mecanismos que dan espacio a que este sistema se reproduzca. Gran parte de las mujeres trabajadoras tienen empleos precarios y no cuentan siquiera con la licencia de maternidad de 3 meses vigente en la actualidad (que aún así es menor a la que se estipula como mínimo en la Organización Internacional del Trabajo)”, destacó la economista. Por tal caso, hoy día se vuelven fundamentales la discusión por la ampliación de la licencia por maternidad y paternidad, así como la inclusión de reintegros por guardería en los Convenios de trabajo, como es el caso del Convenio de la Unión Informática, siendo que muy pocos lugares de trabajo cuentan con guarderías gratuitas en donde dejar a los niños pequeños, lo que tampoco facilita que ambos padres puedan trabajar. El resultado es que si alguien tiene que dejar el trabajo debe ser la mujer.

A nivel teórico, la disparidad salarial tiene un costado “explicado”, es decir relacionado con características como el nivel de educación o la cantidad de horas trabajadas, y una parte “sin explicación”, que muestra la existencia de una discriminación en el mercado laboral. Según la OIT, si se suprimiese la desventaja salarial irracional, la brecha se invertiría en muchos países, situación muy clara en Argentina ya que sólo el 12,6% se puede explicar por elementos que corresponden al mercado de trabajo.


Fuentes:

  • http://www.ticbeat.com/cyborgcultura/la-brecha-salarial-por-genero-es-real-a-nivel-mundial/
  • http://www.eldestapeweb.com/niunamenos-el-mapa-la-brecha-salarial-hombres-y-mujeres-n6422
  • https://notas.org.ar/2015/03/18/brecha-salarial-mujeres-ganan-menos-hombres/
  • https://notas.org.ar/2015/03/18/brecha-salarial-mujeres-ganan-menos-hombres/
  • http://www.trabajo.gov.ar/downloads/cegiot/140703_brochure.pdf
  • http://www.ilo.org/americas/temas/igualdad-de-g%C3%A9nero/lang–es/index.htm

  • Tags: