• Publicaciones por fecha
    Marzo 2017
    L M X J V S D
       Feb    
     12345
    6789101112
    13141516171819
    20212223242526
    2728293031  
  • Categorías

Las protestas y medidas gremiales que tuvieron en vilo a la multinacional española Indra y su ex subsidiaria Ceicom durante 2015, resultaron, tras el acuerdo alcanzado entre las partes, en un canal institucional entre la Unión Informática y la empresa. A pesar del acuerdo, y aún constatando mejoras, queda mucho por corregir. La actualidad gremial de la Unión Informática en Indra.


Cerrado el conflicto gremial que mantuvo en vilo a la multinacional española Indra en 2015, y tras el acuerdo alcanzado entre la empresa y la Unión Informática, los empleados comprobaron numerosas mejoras. Sin embargo, y ante la realidad de cada día, quedan numerosos puntos a mejorar en la empresa.

Cerrado el conflicto gremial que mantuvo en vilo a la multinacional española Indra en 2015, y tras el acuerdo alcanzado entre la empresa y la Unión Informática, los empleados comprobaron numerosas mejoras. Sin embargo, y ante la realidad de cada día, quedan numerosos puntos a mejorar en la empresa.

A un año del acuerdo que puso fin al conflicto gremial entre la Unión Informática e Indra-Ceicom, y atravesando un profundo proceso de reorganización a escala global, la situación del trabajo en la multinacional española Indra encuentra continuidades y tensiones.

Actualmente hay un difundido consenso entre los empleados que reconocen que, tras la organización gremial del personal con la Unión Informática, han comenzado las mejoras. No sólo para el personal de la ex-Ceicom, los que optaron por pasar a Indra, sino también para los empleados estables de Indra que venían de antes. Según fuentes consultadas, desde abril de 2015 —cuando comenzó la organización gremial en la empresa y la subsidiaria— hasta la fecha, los salarios mínimos, que se encontraban entonces en un piso de $6.000 (brutos) habrían aumentado casi un 100%, a los actuales $12.000 (bruto promedio).

Entre los “plus” salariales, aumentos y giftcards muchos empleados informáticos de Indra percibieron un incremento en sus haberes de casi un 100% en apenas un año. Si bien aún la empresa no reconoce los adicionales, categorías, niveles y escalas salariales de la Unión Informática, esto significa un importante avance en materia salarios para los empleados.

“La gente se dio cuenta de que la cuestión de los salarios mejoró para todos” confirmó un delegado de la Unión Informática en la empresa, así como destacó el interés de numerosos empleados que se acercaron al momento del cierre de las negociaciones paritarias, tras el notable acuerdo alcanzado por la Unión. No obstante, en la empresa siguen funcionando convenios de trabajo de otras actividades, así como empleados fuera de convenio.

Ya en la planta permanente de Indra —y una vez concluidas las medidas gremiales—, los ex empleados de Ceicom se ubicaron en la sede de la calle Tucumán y Av. Alem de la Ciudad de Buenos Aires. En un primer momento, estuvieron en una situación de aislamiento dentro de la propia sede, destinado por el personal jerárquico, situación que se modificó una vez mudados al site de la compañía sobre la calle Azopardo al 1487. Ubicados en este edificio, donde la empresa española ocupa tres pisos, los empleados se dedican a las cuentas de “Revenue accounting” de las aerolíneas brasileñas Gol Transportes Aéreos, JJ y Azul Linhas Aéreas.

Actualmente, los empleados se mostraron inconformes y exigentes en cuanto a la falta de cursos en que la empresa capacite a su personal en idioma —el portugués— o en cuestiones técnicas que hacen a la labor diaria de facturación, cobranza, bases de datos, carga de acuerdos y convenios, producción y soporte. El idioma se vuelve central —tiempo atrás supo haber en la empresa cursos durante el horario laboral— siendo que se trata de la lengua que hablan al otro lado de Puerto Iguazú, donde se encuentra el resto del equipo de Indra que se dedica a estos clientes e inclusive el mismo supervisor del equipo local. Los empleados en Buenos Aires “se las arreglan” chapoteando en portuñol.

Preocupación de la Unión y los empleados

Las protestas en las sedes de la empresa y sus clientes se sucedieron durante más de un mes Con una importante participación de empleados y empleadas que se sumaron a la Unión para mejorar su situación en la empresa. Un año más tarde, aún quedan numerosos puntos a mejorar.

Las protestas en las sedes de la empresa y sus clientes se sucedieron durante más de un mes Con una importante participación de empleados y empleadas que se sumaron a la Unión para mejorar su situación en la empresa. Un año más tarde, aún quedan numerosos puntos a mejorar.

Si bien el acuerdo alcanzado entre la empresa y la Unión Informática tras las protestas de 2015 había llevado hacia un canal de diálogo institucional entre las partes, éste medio parecería estar fallando en los últimos días.

Recientemente, y aduciendo “problemas de rendimiento” la empresa despidió a dos empleados afiliadas a la Unión Informática. Anoticiados de lo ocurrido, desde la Secretaría Gremial intentaron comunicarse con los responsables de Indra, para averiguar sobre lo ocurrido. Del otro lado, en la oficina de recursos humanos de la empresa, jamás atendieron el teléfono.

Si bien en los telegramas de despido figuraba “despido sin causa”, a lo que corresponden indemnizaciones, desde la Unión Informática, según aseveraron, se persigue siempre preservar los puestos laborales.

Actualmente, se sigue a la espera de poder volver a entablar un canal de negociación con la empresa. Quedan por resolver numerosas cuestiones en Indra, como la mejora en condiciones de trabajo, la conveniación del personal informático, las tan necesarias capacitaciones, la revisión de salarios y, recientemente, el despido “sin causa” de dos empleadas del sector.

la reorganización de la empresa

«Reestructuración», una palabra que causa pánico cuando empieza a circular por cualquier empresa. Indra se encuentra actualmente en un proceso de estas características, reordenando su estructura al cumplirse poco más de un año de asumido su nuevo CEO, el ex-Telefónica, Fernando Abril Martorell.

La filial local de Indra está aún cubierta por un manto de incertidumbre respecto del futuro inmediato de la compañía. Recientemente, se perdieron proyectos importantes para la empresa: la droguería Bayer, la automotriz PSA y la petrolera YPF. Estos contratos finalizados significaron la pérdida de puestos de trabajo altamente calificados para la empresa debido a la especificidad y técnica necesaria para las tareas. En este contexto, la línea aérea brasileña JJ se va a fin de año.

También se mantienen en una zona gris sin definiciones los abultados negocios que la empresa mantiene con el Estado Nacional argentino y con el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. No tanto por el cambio de signo político, sino porque estarían congelados hasta nuevo aviso licitaciones y pagos en muchas de las áreas donde Indra tiene radicada su tecnología, productos y servicios. La multinacional que cuenta con participación del Estado Español cuenta con una importante presencia en zonas muy sensibles y estratégicas en nuestro país: radarización y comunicaciones en aeropuertos, el sistema de tarjetas y molinetes en el transporte público, proveedora de tecnología para la defensa y las Fuerzas Armadas, servicios informáticos a entidades públicas de la Ciudad. No obstante, tras el avance en diputados de la reforma electoral que contempla la implementación del voto electrónico, aún cabría ver cuál será el lugar de Indra en las elecciones de 2017. Año en que la empresa cumpliría 20 años produciendo los padrones, controlando y fiscalizando de forma privada de los comicios en la Argentina.


Comunicate con la Unión Informática

Centro de atención al afiliado

    atencion@desa.unioninf.net

    0810-345-1073

Tags: