• Sindicato de Trabajadores Informáticos de la República Argentina
    Sindicato de Trabajadores Informáticos de la República Argentina
  • Categorías

Según informó la Organización Internacional del Trabajo a través de su “Informe Mundial sobre Salarios 2016/2017”, el crecimiento de los salarios se ha desacelerado desde el año 2012 alrededor de todo el mundo, pasando de 2,5 por ciento a 1,7 por ciento en 2015, su nivel más bajo en cuatro años.

GINEBRA (OIT Noticias) – El crecimiento de los salarios se ha desacelerado desde el año 2012 alrededor de todo el mundo, pasando de 2,5 por ciento a 1,7 por ciento en 2015, su nivel más bajo en cuatro años. Si China, donde los salarios crecieron a un ritmo más acelerado que en ninguna otra parte del globo, no estuviese incluida, el crecimiento del salario mundial se reduciría, pasando de 1,6 por ciento a 0,9 por ciento, según el Informe Mundial sobre Salarios 2016-2017 de la OIT.

En gran parte del período posterior a la crisis financiera de 2008-09, el aumento del sueldo fue impulsado por el crecimiento relativamente robusto del salario en las regiones y países en desarrollo. Sin embargo, más recientemente, esta tendencia se ha ralentizado o revertido.

El informe analiza en qué medida la desigualdad de los salarios es resultado de la diferencia salarial entre y dentro de las empresas. Por primera vez, el informe analiza, de igual forma, la distribución de los salarios en el seno de las empresas.

Entre los países emergentes y en desarrollo que conforman el G20, el crecimiento del salario real pasó de 6,6 por ciento en 2012 a 2,5 por ciento en 2015. En cambio, el crecimiento de los salarios en los países desarrollados aumentó de 0,2 por ciento en 2012 a 1,7 por ciento en 2015, la tasa más alta de los últimos 10 años. En 2015, los salarios crecieron 2,2 por ciento en Estados Unidos, 1,5 por ciento en Europa Septentrional, Meridional y Occidental y 1,9 por ciento en los países de la Unión Europea.

“El crecimiento más acelerado de los salarios en Estados Unidos y Alemania explica gran parte de estas tendencias. Todavía no está claro si este avance será constante en el futuro, ya que los países desarrollados enfrentan una incertidumbre económica, social y política cada vez mayor,” declaró Deborah Greenfield, Directora General Adjunta de Políticas de la OIT. “En un contexto económico en el cual una menor demanda da lugar a precios más bajos (o deflación), la disminución de los salarios podría ser causa de gran preocupación, ya que podría aumentar la presión sobre la deflación.”

El informe, Desigualdades salariales en el lugar de trabajo, constata grandes diferencias entre las regiones con economías en desarrollo. Por ejemplo, en 2015, el crecimiento de los salarios se mantuvo relativamente robusto en 4,0 por ciento en el Sudeste Asiático y el Pacífico, mientras que disminuyó a 3,4 por ciento en Asia Central y Occidental, y se estima en aproximadamente en 2,1 por ciento en los Estados Árabes y en 2,0 por ciento en África. Pero en 2015, el salario real se redujo de 1,3 por ciento en América Latina y el Caribe y de 5,2 por ciento en Europa Oriental.

La desigualdad de los salarios se agudiza en la cima

El informe analiza también la distribución de los ingresos dentro de los países. En la mayoría de los países, los salarios suben gradualmente en la escala salarial e incrementan drásticamente para el 10 por ciento superior, y aún más para el uno por ciento de los empleados con los salarios más altos.

En Europa, el 10 por ciento de los empleados mejor remunerados recibe en promedio 25,5 por ciento del total de los salarios pagados a todos los empleados en sus respectivos países, lo cual es casi lo mismo que recibe el 50 por ciento de los peor remunerados (29,1 por ciento). La proporción del salario que recibe el 10 por ciento superior es aún más alta en algunas economías emergentes, por ejemplo Brasil (35,0 por ciento), India (42,7 por ciento) y Sudáfrica (49,2 por ciento).

La desigualdad de los ingresos es más pronunciada para las mujeres. Mientras que la diferencia salarial por hora entre hombres y mujeres en Europa es de alrededor de 20 %, para el 1% en la escala más alta de los salarios llega a 45%. Entre las mujeres y los hombres que ocupan cargos de alta dirección en el 1% superior de los asalariados, la diferencia salarial de género es de más de 50%.

El papel de la desigualdad salarial entre y dentro de las empresas

Por primera vez el informe examina la distribución de los ingresos dentro de las empresas. Analiza en qué medida la desigualdad salarial general es resultado de las desigualdades salariales entre las empresas y las desigualdades salariales dentro de las empresas.

La desigualdad salarial dentro de las empresas tiende a ser más grande en los países en desarrollo que en los países desarrollados. Mientras que en los países desarrollados los salarios medios del 10% superior de las empresas tienden a ser de dos a cinco veces más altos que los del 10% inferior, esta relación llega a 8 en Vietnam y hasta 12 en Sudáfrica.

“En promedio, en 22 países europeos, la desigualdad dentro de las empresas representa 42 por ciento del total de la desigualdad salarial, mientras que el resto se debe a la desigualdad entre las empresas,” señaló Rosalia Vazquez-Alvarez, economista de la OIT y una de las autoras del informe.

Al comparar los salarios de los trabajadores con el promedio salarial de las empresas en las cuales trabajan, el informe constata que, en Europa cerca de 80% de los trabajadores recibe una remuneración inferior al promedio de la empresa en la cual están empleados. En el uno por ciento de las empresas con los salarios promedio más altos, el uno por ciento inferior de los trabajadores recibe un salario promedio de 7,1 euros por hora, mientras que el 1% superior recibe 844 euros por hora.

“La extensión de la desigualdad de los ingresos en las empresas – y su contribución al total de la desigualdad de los ingresos – es considerable, lo cual indica la importancia de las políticas empresariales a fin de reducir la desigualdad general,” concluyó Deborah Greenfield.

El informe pone de manifiesto las políticas que pueden ser utilizadas y adaptadas a las circunstancias nacionales a fin de reducir la desigualdad salarial excesiva. El salario mínimo y la negociación colectiva desempeñan una función importante en este contexto. Otras medidas posibles incluyen reglamentar o autorregular los salarios de los ejecutivos, promover la productividad de las empresas sostenibles y hacer frente a los factores que conducen a la desigualdad salarial entre los trabajadores, tanto hombres como mujeres.

El informe completo

El Informe Mundial sobre Salarios 2016/2017 en breve

Rosalía Vázquez-Álvarez, economista de la OIT, expone los principales resultados del informe sobre tendencias salariales a nivel mundial, recomendaciones políticas y nuevas actividades de investigación en materia de disparidad salarial en las empresas.

Tags:

También te puede interesar

Argentina vuelve a La Haya tras la decisión de Mujica a favor de Botnia

Fuente: Tiempo Argentino (03/09/2013) El canciller Timerman y el gobernador de Entre Ríos Sergio ...