• Sindicato de Trabajadores Informáticos de la República Argentina
    Sindicato de Trabajadores Informáticos de la República Argentina
  • Categorías

Para poder preservar su poder adquisitivo, un “ejecutivo” de una empresa, debe cobrar un salario de al menos US$ 8.000. Esta afirmación se desprende de la publicación de la Univerisdad del Centro de Estudios Macroeconómicos de la Argentina (UCEMA). La institución privada de estudios económicos se dedica, año a año, a medir el costo de la Canasta Básica Ejecutiva, es decir, cuánto cuesta cada mes el nivel de vida de un jerárquico empresario.

Cada año, así como se actualizan salarios e ingresos de los trabajadores y empleados registrados, los ejecutivos y altos mandos empresarios también tienen su propia “paritaria”. Con la notable diferencia que, en muchos casos, estos directivos son quienes tienen “la lapicera”, negociando a ambos lados del mostrador.

En la Argentina el Salario Mínimo Vital y Móvil (SMVM) se calcula según la Ley de Contrato de Trabajo, y contemplaría un mínimo de ingreso para un/a trabajador/a para cubrir una canasta básica de alimentos, vestimenta, servicios, vivienda y otros ítems. El Consejo del Salario, en el marco del Ministerio de Trabajo de la Nación es quien define el valor del SMVM. El Consejo está conformado por sindicalistas, empresarios y funcionarios del Gobierno. El monto es de pago mensual y correspondiente a la jornada legal máxima permitida de 48 horas semanales.

Actualmente, desde enero de 2017, el SMVM es de $8.060 —unos US$ 500—.

No obstante, según un informe del Centro de Estudios Macroeconímicos de la Argentina (CEMA), el “SMVM ejecutivo” rondaría los $ 96.000 —US$ 6.000—.

Para graficarlo, un “SMVM ejecutivo” es 12 veces más alto que un SMVM de cualquier otro trabajador, o 6 veces más que el mínimo estipulado por el Convenio Colectivo de Trabajo de la Unión Informática para la actividad SSI.

  • Canasta básica alimentaria - familia tipo
  • Canasta del Profesional Ejecutivo (CPE)

Según un estudio de la Universidad del Centro de Estudios Macroeconómicos de la Argentina (UCEMA), que mide cada año la Canasta del Profesional Ejecutivo (CPE), los directivos empresarios deben en su “paritaria” asegurarse un ingreso de, al menos, $ 96.000 para mantener su standard de vida. Los ingresos que un ejectutivo empresario debe tener mes a mes superan en siete veces los $13.000 que una familia tipo debe percibir para no caer bajo la línea de pobreza, y es 11 veces superior al salario mínimo vital y móvil.

Los salarios de "elite" los menos perjudicados por la inflación

Según informa el portal iProfesional, la inflación de febrero 2017 en la Canasta del Profesional Ejecutivo (CPE) que mide la Universidad del CEMA (UCEMA) incrementó los costos de vida corporate en 1,82% respecto del mes anterior. Sumando enero, la suba es del 4%. Anualizado el cálculo, la inflación da 31,4%.

Así, el costo de la CPE alcanzó un valor de $94.069 o u$s6.031 según determina el estudio de UCEMA.

“El aumento en la medicina prepaga impactó fuerte en el capítulo de atención médica y gastos para la salud, que registró la mayor suba con 4,60%”, evaluaron los investigadores del Centro de Economía Aplicada.

“Los incrementos en las tarifas eléctricas hicieron lo mismo pero en el capítulo de vivienda y servicios básicos, que mostró un alza de 4,48%”, aclararon.

El rubro de transporte y comunicaciones escaló un 2,12% mientras que el comportamiento del capítulo de alimentos y bebidas fue similar al promedio de la CPE, con un aumento de 1,80 por ciento.

Acorde con los datos aportados por los Chicago boys de la city porteña, la evolución de los ingresos ejecutivos en los últimos años fueron de US$ 4.605 —2015— y US$ 5.500 —2016–.

Si se mira los números en frío de los aumentos interanuales de manera desprevenida, se podría arrivar a concluciones erradas. Siendo que la inflación en los precios calculada para esta porción de la sociedad es del 31,4%. No obstante, para la economía en general, la inflación en 2016 fue del 41%.

La CPE de febrero quedó por debajo del cálculo que realizó para el mismo mes el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC), que mide la evolución de los precios al consumidor en la Capital Federal y Gran Buenos Aires. El último resultado mostró un avance del 2,5% en promedio. Esto quiere decir que el aumento sostenido de precios impacta más fuerte en los productos de consumo popular-masivo que en el consumo al que acceden los salarios más altos del país.

El decil más alto, los más beneficiados

Por otra parte, si observamos la parte inferior de la pirámide, la canasta básica alimentaria en la Ciudad de Buenos Aires, en enero último alcanzó los $13.800 (US$ 800). La canasta básica mide, según los productos de consumo masivo diario, un estimado de gastos de viáticos, servicios básicos, vestimenta y otros (salud, esparcimiento), un estimado del costo de vida. El estudio lo realiza periódicamente la Dirección de Estadísticas y Censos de la Ciudad de Buenos Aires.

Los últimos datos disponibles son de enero. Según el periodista Ismael Bermúdez del diario Clarín “Un matrimonio con dos hijos chicos, propietaria de su vivienda, necesitó en enero $ 13.821,47 para no caer en la pobreza, según los datos de la Dirección de Estadísticas y Censos de la Ciudad de Buenos Aires. Si la familia fuese inquilina, con un alquiler modesto, la canasta de pobreza superaría los $ 18.000″.

No obstante, utilizando la misma fuente, el portal Política Argentina realizó otro cálculo. Por caso, “si una familia tipo no tiene una prepaga, envía a sus hijos a escuela pública, no posee auto y alquila por menos de $4310 mensuales, necesita $21.746,03 mensuales para costear la canasta básica”. De modificarse estas variables, algo altamente probable, los gastos superan los $ 35.000 mensuales, afirma el mismo informe.

Lcanasta básica determina también la línea de indigencia para la Ciudad de Buenos Aires se incrementó en diciembre un 34,8% respecto de igual mes de 2015, en tanto que la Canasta Básica Total (CBT) que marca el umbral de pobreza creció un 33,2%, medida por la Fundación de Investigaciones Económicas Latinomericana. Informó la Agencia Télam

La cifra refleja una suba en la canasta básica de 38% en relación al mismo mes de 2015. La canasta básica “corporate” aumentó sólo un 31%. No obstante, los ingresos mínimos de una famila para no entrar en la pobreza ($13.800) apenas rozan el 14% de los ingresos mínimos que requiere un ejecutivo empresario para no perder su calidad de vida. Aquí la verdadera brecha.

En un artículo reciente publicado por el Centro de Estudios, Formación e Investigación en Política, Economía y Sociedad (CEFIPES), se destaca que “(…) el 10% de la población con mayores ingresos aumentó sus ingresos en un 50%, estableciéndose como el único sector que le ganó a la suba de precios. Dicho decil privilegiado pasó de concentrar un 29,7% a un 31,3% del ingreso, según datos del INDEC.”.

“Durante 2016 hubo una caída estimada del PBI de 2,5%, una inflación del 41% promedio (pero que si se calcula para los sectores de menores ingresos es hasta diez puntos mayor) y una transferencia de ingresos hacia los sectores concentrados del capital y la gran propiedad de 25.000 millones de dólares” según explica el mismo estudio, publicado en marzo de 2017.

Tags: