• Sindicato de Trabajadores Informáticos de la República Argentina
    Sindicato de Trabajadores Informáticos de la República Argentina
  • Categorías

En la provincia de San Luis estudiantes de 300 escuelas públicas tienen acceso a talleres y capacitación en el desarrollo de tecnologías de la información, automatización y robótica. Esto es parte de un programa impulsado desde la Universidad de La Punta (ULP) y el gobierno provincial, que empezó en 2011. En 2016, alumnos que participan en estos talleres viajaron la principal competencia de robótica del mundo, RoboCup, en Alemania, donde obtuvieron el 2do puesto en la Liga de Rescate. Este año, el equipo puntano viajará a Japón, nueva sede de la competencia. La Unión Informática entrevistó al jefe del Programa de Robótica de la ULP, quien destacó la importancia de estos contenidos desde la escuela primaria.

En la Universidad de La Punta (ULP), Provincia de San Luis, existen dos programas destinado a acercar a niños y jóvenes a las tecnologías de la Información. “Todos a la Robótica” apuntado al nivel escolar primario y educación especial y “Robótica de Alta Competencia” dirigido a los adolescentes del nivel escolar secundario.

Los talleres intensivos de robótica son financiados por el gobierno provincial y la ULP. Se trata de programas de capacitación para acercar a los niños y adolescentes a la tecnología. El curso, Todos a la robótica, está orientado al nivel primario y educación especial; en tanto que el taller Robótica de Alta Competencia es extracurricular y está dirigido a alumnos de entre 12 y 18 años.

En 2016 8 alumnos de los talleres de Alta Competencia participaron de una competencia internacional llamada “RoboCup”, organizada y financiada por las principales empresas mundiales de robótica y universidades. En aquella oportunidad, dos equipos puntanos compitieron en la ciudad alemana de Liepzig, obteniendo ambos el 2do lugar en la categoría Liga de Rescate. Fueron los únicos argentinos en participar del evento que convocó a más de 3.500 competidores de 40 países. Este año, el equipo subcampeón viajará a Nagoya (Japón) donde se realizará la edición 2017 de la RoboCup, donde participarán los días 30 y 31 de julio.

Estudiantes de escuelas secundarias en San Luis desarrollan, ensamblan y programan sus robots. El Programa de Robótica de la Universidad de la Punta y la Provincia fomentan este aprendizaje y capacidades con talleres en más de 300 escuelas de la provincia. A través del taller de Alta Competencia, los jóvenes se forman en robótica, automatización y software. Los puntanos, reconocidos a nivel internacional en competencias como Robocup, participarán este año del certamen de tecnología en Japón. 

Estudiantes argentinos entre los más destacados en competencias de robótica y programación

RobCup es un certamen internacional que, a través de la articulación de máquinas autónomas, busca promover la investigación y formación temprana en el campo de la inteligencia artificial. Y si bien el “fútbol de robots” es el plato fuerte, también hay otras competencias como el Rescue Line —línea de rescate— y Rescue Maze —laberinto de rescate—, donde destacaron los dos equipos puntanos.

En ambos desafíos, el objetivo es realizar operaciones de rescate en un escenario con diferentes niveles de dificultad que recrea una catástrofe urbana.

Sobre aquella una en desnivel, el robot autónomo debe tomar las decisiones correctas a medida que avanza. “No podemos intervenir en el recorrido ni ayudarlo. Tenemos que programar el software y colocar los sensores en posición para que sea capaz de saber qué hacer ante determinados obstáculos y como diferenciar un bloque de una víctima”, explica Federico Cravero, uno de los estudiantes, al diario Clarín.

El escenario simulaba para el robot ingresar a un hospital en emergencia a causa de una catástrofe, depositar “kits” de ayuda en lugares determinados, derribar paredes flojas en búsqueda de víctimas, trasmitir información a otros robots allí ubicados y, finalmente, rescatar personas y llevarlas a lugar seguro.

Trabajaron codo a codo con otra delegación del mundo para resolver una prueba determinada, anunciada una hora antes. En el sorteo, ULP Robotics (participaba en la categoría Rescate en Línea) quedó emparejado con un grupo de Alemania, mientras que Iron Fénix Team (Rescate Laberinto) hizo equipo con Austria.

“La idea que se persigue es que los chicos pasen de ser consumidores pasivos de tecnología a productores”, señala al mismo diario Pablo Miranda, jefe del programa robótica de la ULP de San Luis.

Desde los 12 años, muchos de estos talentos asisten a talleres intensivos de robótica. Allí combinan sus conocimientos de programación, mecánica y electrónica para armar máquinas que no necesitan del hombre. “El robot lo diseñamos y lo ensamblamos nosotros. Incluso aquellas piezas que necesitábamos y no se conseguían, proyectamos el molde en un tablero de dibujo técnico y lo imprimimos en 3D”, afirmó Orozco, otro de los alumnos participantes.

La liga de Rescate RoboCup aborda temas fundamentales de investigación y desarrollo al proporcionar entornos y puntos de referencia estandarizados para que los robots de rescate puedan intervenir en escenarios urbanos de catástrofes y aportar su ayuda.

En esta categoría, se desarrollan robots móviles e inteligentes que ayudan a en la búsqueda de víctimas potenciales y proporcionan cartografía automatizada del medio ambiente, se dirigen a los retos de socorro y allí realizan su tarea.

Bajo el lema “no importa cuánto ganes, sino cuánto aprendas”, los ocho adolescentes lograron destacar a la Argentina al frente de esta ciencia, trasladándola al podio internacional con “soluciones novedosas que supieron sortear las diferencias tecnológicas, resolviendo por otros caminos, donde la colaboración y el compañerismo fueron fundamentales”, definieron.

Los jóvenes destacaron el trabajo en equipo como una de las claves del éxito en la competencia ya que, si bien los dos grupos debieron trabajar por separado junto a los equipos asignados, “nos buscábamos permanentemente para ver si podíamos ayudarnos entre nosotros con los dos proyectos”.

Con respecto al choque tecnológico que protagonizaron los jóvenes científicos, David Rivero, uno de los profesores que acompañó a la delegación, subrayó que “la experiencia nos permite estar en contacto con las ligas mayores, donde los chicos pudieron ver lo más avanzado en robótica, prototipos con homologación y trabajos de investigación súper interesantes que fijan nuevos objetivos para nuestros talleres”.

La participación de los puntanos en la edición 2016 de la Robocup en Liepzig (Alemania). Los dos equipos argentinos compitieron en las dos categorías de Rescate: line y maze. Ambos obtuvieron los 2dos puestos: participaban más de 3500 jóvenes de 40 países.

“Poder estar en contacto con tanto potencial tecnológico nos da la pauta de que en San Luis vamos por el camino correcto y es un incentivo para seguir creciendo y trabajando con cada vez más chicos, porque lo que hacemos en los talleres de la ULP no se ve en el resto del país y el mundo”, aclaró.

El conocimiento técnico de los estudiantes, los lleva en la práctica a competir a la par de otros estudiantes en los países más desarrollados. Los estudiantes argentinos que participarán este año tienen edades de entre 17 y 19 años y siguen el trabajo y preparación en los talleres de Robótica de Alta Competencia de la ULP.

Robótica y programación, desde la escuela en San Luis

Pablo Miranda es el jefe del Programa de Robótica de la ULP. Es desde la universidad que se coordina el programa con el gobierno de la Provincia. Desde las escuelas primarias hasta los talleres de Alta Competencia, la coordinación de esta política tecnológica pasa por sus manos.

En conversación con la redacción de este portal, Miranda, confirmó y explicó en detalle todo lo relativo al programa. Su origen en 2011 y su futuro con la producción de drones.

“¿Conectar Igualdad? ¡Nos lo copiaron! ¡Nosotros lo hicimos antes!” El informático puntano —es analista de sistemas de la UNSL—, expuso con orgullo los pormenores de esta política en San Luis, que empezó hace más de una década cuando repartieron las primeras netbooks entre estudiantes de escuela primaria.

Es que desde 2011 en la provincia mediterránea se distribuyeron más de 2000 kits de robótica en más de 300 escuelas entre primarias, secundarias y especiales. En las escuelas se dictan talleres de armado y programación para los alumnos; los docentes a cargo de los mismos son profes de literatura, matemática, historia o cualquier otra materia, que reciben un curso especial orientado a estas tecnologías. Desde la Universidad se está trabajando en una diplomatura en esta disciplina para complementar los conocimientos de los docentes.

Cada uno de los kit de robótica incluyen una placa Arduino, leds infrarrojos, un control remoto, sensores de tacto, luz y sonido, entre otros ítems necesarios para trabajar. Con cada kit trabajan aproximadamente cuatro estudiantes.

Alumnos en edad escolar desde temprana edad tienen la oportunidad de aprender robótica y programación en las escuelas públicas. Pablo Miranda, quien desde la ULP coordina todo el Programa de Robótica de la Provincia de San Luis, contó con orgullo lo que representa para los puntanos y el resto del país apostar a educación e innovación desde la escuela. 300 escuelas ya cuentan con talleres y planean desarrollar drones. Los alumnos puntanos destacados en Alemania viajarán a Japón.

Además de los talleres escolares que se dan como política de estado en escuelas de toda la provincia —urbanas y rurales— también se generó una instancia superior, los talleres de Alta Competencia. Los hay cuatro en toda la Provincia (San Luis, Villa Mercedes, Ciudad de La Punta y Merlo), donde estudian y se entrenan cerca de 200 alumnos entre 12 y 18.

En los años superiores del nivel primario y del nivel secundario, los alumnos ingresan en el campo de la programación. Trabajan con Minibloq, un entorno gráfico de programación de Arduino para programar las instrucciones en el “cerebro” del robot.

En los Talleres de Alta Competencia, los estudiantes se preparan para competencias como RoboCup, u otro tipo de proyectos como el desarrollo de robótica y automatización para autos autónomos o granjas hidropónicas. “Son todos proyectos de desarrollo provincial, sin intervención del sector privado, con pibes de cualquier extracción social” confirmó Miranda.

Antes de que termine el mes, unos 10 estudiantes partirán a Japón a participar de la edición 2017 de Robocup. El Programa de Robótica de la provincia cubre todos los gastos. “Uno de los pilares del programa es el intercambio entre los chicos, compartir y fundamentalmente trabajar en equipo. Esto se ve en como interactúan entre ellos y, en las competencias internacionales, con los jóvenes de otros países. Se comunican por las redes sociales y comparten información entre todos” destacó el jefe del programa.

Hacia el futuro inmediato, la Provincia de San Luis tienen proyectado desarrollar drones en escuelas rurales. Las problemáticas del clima, controlar los recursos del suelo y el terreno sembrado son variables necesarias de medir en las regiones de producción rural. Estudiantes en las escuelas, entre 1er y 6to, grado desarrollarán drones para estos fines.

RoboCup

Ya desde principios de la década de 1990, grupos de académicos japoneses organizaron un Taller sobre Grandes Retos en Inteligencia Artificial. De este taller derivaron discusiones acerca de los desafíos y problemas que traerían aparejados los desarrollos tecnológicos que se empezaban a vislumbrar en la época.

En junio de 1993, un grupo de investigadores entre los que se encontraba Hiroaki Kitano —actual Presidente y CEO de Sony Computer Science Laboratories—, lanzaron la iniciativa de la “Robot J-League” (J-League era entonces el nombre la liga japonesa de fútbol profesional). Pocos meses después, al difundirse la notica, recibieron la adhesión de numerosas universidades e investigadores del ámbito de la robótica e inteligencia artificial en todo el mundo. Acordaron entonces renombrar el proyecto como “Robot World Cup Initiative” (Iniciativa por la Copa Mundial de Robots), conocida como “RoboCup”, orientada originalmente hacia el fútbol de robots.

Tras los terremotos de 2001 en Japón, se añadió la categoría “Rescate” —donde actualmente participa el equipo argentino de la Universidad de la Punta—, que consiste en robots hechos a escala para actuar en casos de emergencias y catástrofes.

Más información en robocup.org

Fuentes:

Tags:

También te puede interesar

Un sitio con ejemplos reales para aprender a programar

Compartimos información útil para todo aquel empleado que se desempeña día a día como ...

Denuncia ciudadana: 10 aplicaciones para defender tus derechos en la Argentina

Distintos organismos, nacionales y provinciales, como así también organizaciones de distinta índole, ofrecen posibilidades ...