bet365 UK

wordpress joomla template

global_services-150x150

Pronta gestión gremial impide despidos. Actualidad de la situación en Global Services

Escrito por Unión Informática el . Posteado en Anuncios, Global Service

En medio de un clima que enciende el alerta amarilla por un imprevisto giro en la postura gerencial respecto de la actividad gremial en Global Services, la gestión gremial de la vocalía a cargo impide despidos con claras intenciones antisindicales. Conjuntamente, sube el tono del reclamo por la negativa de Gustavo Canavesi en firmar acuerdo salarial.

Como ya se había anticipado en la reciente nota sobre la entrega del petitorio unificado de la Unión Informática a Global Services, se evidencia un rebrote de acciones antisindicales plasmadas en intentos de despido de activistas gremiales y dilaciones en las conversaciones salariales tendientes a recomponer el poder adquisitivo de los empleados de empresa.

Luego de la ya conocida historia del nombramiento del primer delegado, Leandro Menendez, la organización gremial tuvo en Global Services un efecto contagio.

Luego de la ya conocida historia del nombramiento del primer delegado, Leandro Menendez, la organización gremial tuvo en Global Services un efecto contagio.

La organización gremial tuvo en Global Services un efecto contagio: luego de la ya conocida historia del nombramiento del primer delegado, Leandro Menendez en la sede central, su arbitrario despido antisindical, la consecuente manifestación y reincorporación, son ahora los informáticos desempeñándose en los clientes quienes se organizan sindicalmente. Por supuesto que esta expansión sindical no pudo suceder sin conflictos de por medio, principalmente motivados por el destrato de supervisores e las irregularidades tantas veces mencionadas en las publicaciones-denuncia de la Unión Informática.

La “punta de lanza” de esta nueva expansión se dió de la mano de un emergente conflicto en uno de los clientes más importantes de Global Services: la renombrada cadena de venta de electrodomésticos Garbarino, cuyos detalles fueron plasmados conjuntamente entre la Comisión Interna y los empleados de GBS en el cliente, en la misiva ‘Informe del Centro de Soporte Garbarino’.

Foja cero: de la persecusión y el destrato a la organización gremial

Haciendo un poco de historia sobre el rebrote de actitudes persecutorias de la organización gremial, los hechos se remontan al 10 de marzo, fecha en que estaba pautada una reunión del delegado Leandro Menéndez con los empleados de Global Services en Garbarino. En la misma, los empleados dieron a conocer las problemáticas que los aquejaban puertas adentro del cliente. La reunión, que estaba siendo llevada a cabo fuera de horario laboral, fue abruptamente interrumpida por Sebastián Ibarra, supersivor en la cuenta, amenazando con represalias. Luego del lamentable episodio, desde el sindicato se conversa telefónicamente con Roxana Fernández, gerente de Recursos Humanos de GBS, sobre el grave accionar plausible de denuncia arremetido por Ibarra. La funcionaria asegura “tomar cartas en el asunto garantizando el libre ejercicio de la actividad sindical”.

Intento de despidos antisindicales, falta de respuestas y negación de Canavesi a firmar el acuerdo luego del petitorio. La empresa anunció aumentos y mejoras, pero no hay nada seguro. Del diálogo nulo al impasse que enciende la alarma de próximos conflictos gremiales.

Intento de despidos antisindicales, falta de respuestas y negación de Canavesi a firmar el acuerdo luego del petitorio. La empresa anunció aumentos y mejoras, pero no hay nada seguro. Del diálogo nulo al impasse que enciende la alarma de próximos conflictos gremiales.

Lejos de parecer que las desavenencias cesaran, diez días más tarde la jefe de cuentas, María Durat, y la account manager, Romina Canavesi, se hacen presentes en la sede de Garbarino para una reunión con los empleados de GBS acordada con anterioridad. Ésta iría a realizarse a las 11 h. de ese día en las instalaciones del cliente, pero ambas deciden posponerla para las 14 h.. Llegada la hora, se hace presente el delegado Leandro Menéndez, quien aguardaba para ingresar a las instalaciones para asistir a la reunión con sus compañeros, hecho que María Durat pretendía infantilmente impedir como si los derechos de representación gremial dependieran de ella y no de la Ley. Por ese hecho, se conversa telefónicamente otra vez con Roxana Fernández, y es por ello que la reunión se pospone nuevamente para las 18 h. del mismo día, comprometiéndose a garantizar la presencia del delegado. Mientras tanto, en su ofuscación, María Durat se comunica con Roberto Malnis, jefe de microinformática de Garbarino, para que indique a su subalterno Alejandro Yemi, coordinador del centro de soporte de Garbarino, que impida la presencia de Leandro Menéndez en esas oficinas.

Para el horario ya dos veces demorado, y reuniéndose en un bar de las cercanías a excepción de la gerente de Recursos Humanos, intenta comenzarse con el encuentro, pero nuevamente irrumpen las “chiquilinadas” de María Durat: ya fuera de discusión sobre quién es el delegado y cual es el sindicato detrás, Durat se niega a dirigir la palabra al delegado y deja en claro que a su curioso criterio “abandone la reunión” pese al pedido de parte de sus compañeros de que esté presente en la misma. La inmadurez en el comportamiento de la jefe de cuentas prolongó la reunión por más de una hora, hasta la llegada de Roxana Fernández, pudiéndose llevar a cabo con normalidad. En la misma se plantearon problemas imperantes en la cuenta, ya comunes a lo tantas veces denunciado: bajos salarios, irregularidades en las condiciones de trabajo, hostigamiento de supervisores y demás cuestiones (ver sección ‘El informe Garbarino’). Tras el debate, Durat afirmó “comprometerse a ver los temas” en función de una exígua minuta que, no casualmente, estaba apuntando Sebastián Ibarra, que según afirman los empleados “no contenía ni la tercera parte”de los puntos plasmados en el posterior informe redactado por los empleados.

Posterior a la reunión, los empleados de la cuenta Garbarino comentan que Sebastián Ibarra depuso su arrogante actitud hacia los empleados.

Intento de despidos antisindicales

Los hechos siguieron su curso, nada quedó estacado en la accidentada reunión del 20 de marzo. Días después, el 2 de abril, se realiza un nuevo encuentro entre los empleados de la cuenta a la que asisten el vocal Fabián González y el delegado Leandro Menéndez. En la misma emerge como referente del grupo, Matías Sonnante, quien días después es designado por sus colegas como su representante gremial. Días después, el lunes 7 de abril, Sonnante descubre que ya no figuraba en el sistema de Garbarino a raíz de un -recorte de personal efectuado por GBS a raíz de un supuesto pedido de Garbarino consistente en la “remoción de tres recursos”-. En forma inmediata, el vocal Fabián González se pone en contacto con Gustavo Canavesi, titular de GBS, y Roxana Fernández. Éstos le informan que “el despido de Sonnante se asentaba en dichas razones”, y que en conjunto sería desvinculada otra persona más cuya identidad se niegan a revelar. Llamativamente, los empleados que se pretendía despedir eran aquellos que, habiendo elevado los reclamos sobre las irregularidades en Garbarino, se habían convertido en referentes de sus compañeros.

Fabián González, vocal a cargo de la comisión interna de delegados en Global Services. Responsable de llevar adelante las gestiones, se evitó el despido de empleados de GBS en Garbarino, quienes ahora ejercen el rol de delegados. La empresa parece no haber aprendido de las lecciones del pasado, de no ser por la pronta acción gremial, la situación hubiese dirimido en un conflicto como el que tomó lugar en 2013.

Fabián González, vocal a cargo de la comisión interna de delegados en Global Services. Responsable de llevar adelante las gestiones, se evitó el despido de empleados de GBS en Garbarino, quienes ahora ejercen el rol de delegados. La empresa parece no haber aprendido de las lecciones del pasado, de no ser por la pronta acción gremial, la situación hubiese dirimido en un conflicto como el que tomó lugar en 2013.

La postura del vocal consistió inamoviblemente en la continuidad laboral de los empleados en cuestión, debiendo la empresa revertir la medida. Se da una fuerte discusión a raíz de la negativa de Canavesi y su postura de ‘despedir a quien se le de la gana por ser el dueño de la empresa’, a lo que el vocal advierte sobre las consecuencias de la movilización y los conflictos gremiales. Horas más tarde, es Canavesi quien se pone en contacto para, en un tono más conciliador, justificar lo sucedido y desligar la responsabilidad sobre el cliente argumentando que éste “no quiere al sindicato adentro” (sic), deschavando la verdadera razón antisindical de los despidos.
En la misma línea de impedir los despidos antisindicales, Fabián González deja en claro que la continuidad laboral de los otros dos empleados además de Matías Sonnante está fuera de discusión, y que dicho empleados sería nombrado delegado en el cliente, cosa que enfurece a Canavesi e insiste con los despidos. Se acuerda una reunión para el día siguiente.

Despidos frenados y continuidad laboral

En un encuentro que duró escasos minutos llevado a cabo en las oficinas de GBS en Parque Patricios, Fabián González y el nuevo delegado Matías Sonnante se reúnen con Gustavo Canavesi y Roxana Fernández. Canavesi niega enfáticamente haber despedido a Sonnante, pero en el transcurso de la reunión, la gerente deja entrever que ‘se intentó despedir a Sonnante porque el cliente redujo el abono, quitando dos recursos del contrato’ y “Matías (Sonnante) era el más barato” (sic). El vocal insiste en la reubicación incondicional de los empleados afectados.

Contiguamente, se le recuerda a Canavesi la situación en torno a la petulante y persecutoria actitud de Sebastián Ibarra, a lo cual responde que no puede removerse de su puesto al supervisor por “el simple hecho de que él (Fabián González) se lo pida”. El vocal le recuerda que no se trata de un aleatorio capricho, sino un reclamo basada en una actitud ilegal y proclive de reprimenda según lo estipulado por la Ley. Nuevas contradicciones mediante entre Canavesi y Roxana Fernández, y una evidente falta de voluntad en abordar el asunto con Ibarra arriman el final de la reunión, dejando en claro que la falta de resolución del tema suma un peso más a demás cuestiones pendientes cuya falta de solución podrían dirimir en futuros conflictos gremiales tras la reciente impostura en la que viene incurriendo GBS como si lo sucedido en 2013 no haya sido suficiente lección.

A horas de la tarde del mismo día, Pablo Vilas, analista informático, es removido de la cuenta Garbarino, en la cual llevaba dos años de servicio con un historial impecable (con una calificación de 9,5 en el ranking interno LSA). En una reunión entre él, el delegado Leandro Menéndez y la gerente de Recursos Humanos se le informa su reubicación y la conservación de su horario de trabajo. Al día siguiente, tanto Vilas como Sonnante se hacen presentes en las oficinas de GBS donde comparten un encuentro con la gerente y Gustavo Banchero, supersivor de AySA, la empresa estatal de aguas y saneamientos, informándoseles la finalidad de contribuir a mejorar el servicio que se presta a ese cliente al existir la posibilidad de perderlo por el hasta ahora mal desempeño en esa cuenta, pero dejando en claro que no es motivo de baja evaluación de rendimiento por parte de los analistas ya que son refuerzos y no personal permanente en dicha cuenta.

El informe Garbarino

La seguidilla de tantos hechos en tan poco tiempo tuvieron como disparados la situación interna en el cliente Garbarino. El punto de inflexión se dió en la tensa reunión del 20 de marzo, pese a los inútiles intentos de María Durat de disgregar la organización de los empleados. A partir de aquí, la historia toma dos causes paralelos donde, por un lado se evidencia el ascenso de nuevos delegados como parte de la Comisión Interna junto a Leandro Menéndez, y por el otro, la asignatura pendiente de solucionar la cuestión Garbarino. En paralelo a la insistencia del reclamo del vocal Fabián González a Canavesi en la reunión del 8 de abril sobre la inconducta de Sebastián Ibarra y otros temas, tanto empleados como Comisión Interna elaboraron un detallado informe donde se pone al desnudo los temas que conforman la problemática. Es por ello que damos a conocer el documento entregado a las autoridades de GBS, de la mano del petitorio unificado de la Unión Informática:

En conjunto al petitorio de la Unión Informática, este documento refuerza el reclamo de los empleados que, organizados gremialmente y con una reimpulsada comisión interna de delegados, no se dejará pasar inadvertida los problemas pendientes.

La respuesta al petitorio de la Unión Informática

Mientras tomaba fuerza la tensión gremial sobre la situación interna en la cuenta Garbarino y el intento de despido de los nuevos delegados, sigue en cuestión el petitorio presentado recientemente. La empresa respondió a la comisión interna y al vocal Fabián González a través de la gerente de Recursos Humanos, quien el 29 de abril informó el cumplimiento de la mayoría de los puntos exigidos en el petitorio:

  • Se elevaría el mínimo salarial a $8.000.
  • Se realizaría un ajuste salarial del 35% aunque en dos tramos: 17% en mayo, y el 18% restante el próximo trimestre.
  • Se categorizaría a los empleados según sus funciones y de acuerdo a ello las escalas salariales.
  • La empresa se haría cargo del 50% del costo de las guarderías.
  • Se realizaría la entrega de ropa de trabajo a todos los empleados.

Sin embargo, pese al anuncio de la empresa que a la fecha sólo es eso y no está especificado, Gustavo Canavesi se niega a firmar el acuerdo presentado por el Secretario Adjunto de la Unión Informática, Christian García, donde se ratifican los puntos del petitorio. Se desprende entonces el interrogante sobre cómo presuponerse que lo anunciado por Global Services será cumplido si ni siquiera acceden a dejar algo por escrito. Ya de por sí existe una distancia entre lo dicho y lo escrito, ¿puede esperarse que sea fehacientemente cumplido en la realidad? Dicho sea de paso, se niegan a brindar veintiún días de vacaciones para todos los empleados.

Mucho ruido, pocas nueces

Conflicto gremial desatado en 2013 tras el arbitrario y antisindical despido de Leandro Menéndez, delegado normalizador de la Unión Informática. 2014 presenta sesgos parecidos, y en paralelo un conjunto de situaciones que podrían repetir el escenario.

Conflicto gremial desatado en 2013 tras el arbitrario y antisindical despido de Leandro Menéndez, delegado normalizador de la Unión Informática. 2014 presenta sesgos parecidos, y en paralelo un conjunto de situaciones que podrían repetir el escenario.

Han emergido contradicciones en forma constante acerca de lo que se dice y lo que se hace, hecho que quedó plasmado en la reunión entre la vocalía, Gustavo Canavesi y Roxana Fernández el pasado 8 de abril. Nuevamente, pese al anuncio del parcial cumplimiento de los puntos del petitorio, no hay sentencia firme. La Unión Informática persigue lograr los mismos avances en todas las empresas donde tiene presencia, y en tren de ello, sigue la cohesión de pasos necesarios para torcer el brazo a la actual realidad informática. Es evidente que los intentos de diálogo fructífero y carente de rodeos están llegando a su fin, y a poco de llegar a mitad de año, es preciso dar respuesta. Pareciera que los pretéritos conflictos gremiales en el historial del sindicato pareciera no ser suficiente, incluso para una compañía que tuvo como debut una paralización de sus actividades tras el despido de un delegado.

Es innegable que hay avance, y se reconoce la colaboración de la empresa en sanjar algunos problemas, pero si las cuestiones troncales no son abordadas o pretende hacerlas pasar inadvertidas, el diálogo ya es inútil. Se reitera que en lo reciente, el Secretario Adjunto buscó concretar la firma del acuerdo, al que Gustavo Canavesi niega firmar. Cuando el río suena, agua trae.


Quienes deseen ponerse en contacto con la Comisión Interna de delegados de la Unión Informática en Global Services, pueden hacerlo a través de globalservices@unioninformatica.com.ar

Etiquetas:, , ,

"Trackback" Enlace desde tu web.

Hacé click y conocenos…

The best bonus by bet365 Ελλάδα 100% for new user.

Full Joomla 3.0 Theme free theme.