bet365 UK

wordpress joomla template

Guillermo_Cascio_2008

¿Qué fue de Guillermo Cascio, el ex CEO de IBM Argentina?

Escrito por Unión Informática el . Posteado en Anuncios, Casos de Estudio, IBM

Sin duda, fue uno de los artífices del inicio de la debacle de la mayor tecnológica en el país. Su gestión se caracterizó por el comienzo de una drástica reducción de personal que a la fecha registra alrededor del 60%, obra que continuaron sus sucesores, Jorge Goulú y Roberto Alexander. A tres años de su salida como presidente de IBM Argentina, un vistazo sobre la trayectoria del iniciador del desastre ibmeísta que con entusiasmo continuaron sus dos sucesores y la estructura jerárquica actual.

Según reza el perfil de LinkedIn de Guillermo Cascio, entre su vasta experiencia laboral se destacan más de 30 años de servicio en IBM Argentina, concluyendo su trayectoria como Gerente General de la filial local. Habiendo ingresado a la compañía en 1981, fue nombrado gerente general de IBM Argentina en enero de 2008. Ocupó varias posiciones ejecutivas en la compañía, como director de la División de Banca y director de IBM Global Services, entre otras. Antes de asumir este cargo, se desempeñaba como director de IBM Global Technology Services para Spanish South America (SSA).
En lo que a su rol como tal concierne, fue la transición entre la IBM “de los buenos tiempos” famosa por los excelentes salarios y beneficios para el personal, y la actual del caos y el desconcierto materializada en la crisis salarial, los despidos y la inestabilidad laboral.

cascio_asuncionIBM

De la mano de Cascio, IBM experimentó una transición desde lo que muchos empleados de la vieja escuela consideran fue la panacea por la fama que IBM tenía de remunerar adecuadamente e incluso con creces a sus empleados, a la IBM de los servicios reimpulsada por las ventajas competitivas posteriores a la devaluación en 2002. Fue allí cuando la empresa registraba una plantilla de alrededor de 10.000 empleados, mayormente abocados a la provisión de servicios al extranjero, en un giro de timón que pegó la compañía, tradicionalmente líder en la producción de hardware. En este punto, es donde comienzan a tomar lugar prácticas desleales bajo su gestión que se tradujeron en la precarización laboral a través de la tercerización, los contratos basura y el inicio de una fase de congelamiento salarial, prácticas arraigadas en la permisividad heredada de la flexibilización laboral de los años 90. Podría decirse sin exagerar que fue el principio del fin de la IBM que todos conocían, y a la vez, el cambio de rumbo a una empresa devaluada cuyo pasar es uno de los tantos ejemplos de la realidad actual del mercado IT.

Mientras el relato gozaba de buena salud e IBM encabezaba el ranking como una de las mayores empleadoras del sector, Cascio aseguraba que ‘para mantener la competitividad, el tipo de cambio debe acompañar la evolución de los salarios’, explicando un sinfín de razones por las que ‘la Argentina era aún competitiva respecto de algunos mercados’ (ver video). Años después, la tendencia no sólo que no se pareció, sino que se puso en la vereda opuesta, tal y como se denuncia en la publicación titulada ‘Pese a la devaluación sigue el deterioro de la industria IT‘. Irónicamente, Cascio forma parte de IDEA (Instituto para el Desarrollo Empresarial de la Argentina) habiendo sido presidente durante el período 2011-2012 y ocupado actualmente el cargo de tesorero de dicha institución, que entre sus valores esgrime ser “la institución que contribuye al desarrollo productivo y competitivo de las empresas e instituciones para que la Argentina se integre al mundo moderno y desarrollado”. El destino actual no sólo de IBM sino de varias empresas socias de dicha institución parece estar también en la vereda opuesta al evidenciarse que en tiempos de zozobra, la variable de ajuste es siempre el trabajador. Aunque probablemente se lo recuerde más por su infortunada aparición televisiva allá por 2010 en plena excursión por Sudáfrica durante el mundial de fútbol que estaba desarrollándose en ese país, mientras en estas pampas la crisis salarial ya tomaba notable vigor.

Entrevista realizada por la periodista Florencia Donovan para el diario La Nación.

La gestión de Cascio languidecía pocos meses más allá de sus treinta años de compañía con más pena que gloria: como se destaca líneas arriba, en dicha gestión fue donde se consolidó el inicio de la actual crisis ibmeísta, e incluso vió nacer a la Unión Informática en cierta forma como consecuencia del status quo que había visto la luz en esos años. Con el silencio de radio a cuestas, la gestión Cascio culminó dando lugar a otra de las peores administraciones gerenciales en la historia de la mano de Jorge Goulú en marzo de 2011. Fue designado gerente general de IBM Argentina, en reemplazo de Guillermo Cascio. Goulú inició su carrera en IBM Argentina en 1987 y se desempeñó como director de SMB para SSA, director de canales para Sudamérica y América latina y gerente de Ventas para la Argentina, Paraguay y Uruguay. Su ascenso tuvo una buena recepción inicial de parte del público, y la Unión Informática vió con buenos ojos la iniciativa de Goulú sobre la puesta en marcha de lo que él llamó ‘un plan salarial para IBM Argentina’. Por aquellos días, el matutino Tiempo Argentino publicó un artículo titulado ‘IBM reconoce que existe un retraso en el salario de sus trabajadores‘, hecho que tomó notoria relevancia en la opinión pública al hacerse difusión del legado Cascio en la mayor empresa tecnológica. Sin embargo, su sucesor no hizo sino continuar la política de pauperización de los empleados y desmantelamiento de IBM Argentina. Es por ello que la optimista presentación entre la incipiente Unión Informática y la alta gerencia de la compañía quedó echada por tierra. Cuatro meses después se llevó a cabo la primer huelga informática en una multinacional en la Argentina.

Salida de IBM e ingreso al Banco Ciudad

Puertas adentro de IBM, existe la creencia en torno al papel que desempeñan los CEOs de IBM en calidad de “hacer el trabajo sucio” para lugar ocupar un puesto en el extranjero lejos de la tormenta, como es el caso de Jorge Goulú, quien ahora se desempeña como General Manager IBM SSA (Spanish South America); o bien, retirarse de la compañía a disfrutar de los beneficios económicos propios de un cargo gerencial de alto rango. Cascio pasó en forma inmediata a ser gerente general del Banco Ciudad en reemplazo del gerente General saliente, Emilio Juan Lanza, quien se alejó del Banco para jubilarse. Fue propuesto para el cargo por Mauricio Macri, actual Jefe de Gobierno Porteño.

Favorito y recomendado de Mauricio Macri, Guillermo Cascio accedió a la gerencia general del Banco Ciudad. Otra gestión polémica que finalizó con los mismos sinsabores que su paso por IBM Argentina.

Favorito y recomendado de Mauricio Macri, Guillermo Cascio accedió a la gerencia general del Banco Ciudad. Otra gestión polémica que finalizó con los mismos sinsabores que su paso por IBM Argentina.

La proximidad de Cascio al PRO, el partido político liderado por Macri, fue el factor que catapultó al ex IBM a la gerencia de uno de los bancos públicos más importantes, pese a no contar con experiencia en la gestión bancaria. Es por ello que el nombramiento se vió rodeado de emergentes polémicas en el mundillo bancario, tal como lo denunció el medio independiente ‘El Sindical’ en una publicación del 8 de marzo de 2012:

    ‘Entre las designaciones por “necesidad”, se encuentran durante estos días los cerebros del Banco Ciudad, realizando agitadas reuniones con autoridades del BCRA, para obtener el nombramiento de Guillermo Antonio Cascio, titular del DNI 10.828.755, como Gerente General, a pesar de no reunir los requisitos mínimos, falta de años en la carrera bancaria, idoneidad y conocimiento del mercado financiero. Todo esto conforme a lo que regla la Ley 1779, en su artículo 40, con la modificación del artículo Nº 3 de la Ley Nº 2.625, dispone que el postulante, deberá contar con 35 años de edad como mínimo, poseer probada idoneidad técnica en materia económico-financiera, reconocida experiencia bancaria y haber desempeñado función gerencial, a pesar de ello, el Directorio, en la Resolución 929, con fecha 28 de diciembre del 2011, acepta la renuncia de Emilio Juan Lanza y propone a Cascio. A tal fin, y ante la falta de cumplimiento de los requisitos, las fuentes aseguran que el presidente del banco, apelando a sus conocimientos adquiridos en Harvard, propuso, que los Subgerentes Generales sean los “garantes” de suplir las falencias del candidato, en esto están trabajando, Claudio Ramos, el secratario de directorio y Eduardo Eleta, Subgerente de Servicios.’

Polémicas administrativas aparte, la propuesta macrista surtió efecto, siendo tomada en cuenta incluso por ABAPPRA (Asociación de Bancos Públicos y Privados de la República Argentina). La gestión tuvo matices similares a los de IBM, ensombrecidas por despidos y conflictos gremiales en un contexto hostil para el Banco Ciudad, sobre el que era vox populi la seguidilla de malos resultados en sus balances.

Cascio, bajo las órdenes de otro polémico funcionario del PRO, Federico Sturzenegger, presidente del Banco Ciudad también designado por Macri en febrero de 2008, fue el ejecutor de la política de Recursos Humanos puestas en marcha que incluyó despidos, supresión de beneficios como el plus por antigüedad y la jubilación anticipada. El reclamo gremial no tardó en alzar la voz contra Sturzenegger y Cascio, acusándolos incluso de precarización laboral por los empleados del banco que se desempeñaban bajo la modalidad de contratos sucesivos por tiempo determinado, los cuales fueron el blanco principal de los despidos durante 2013. Al reclamo, la respuesta de Cascio revistió promesas vacías: ‘el banco va a crecer, vamos a crecer’.

Empleados del banco reclaman a Cascio por los despidos y denuncian descapitalización del banco para financiar emprendimientos inmobiliarios.

En resumidas cuentas, los meses finales de la gestión en el Banco Ciudad tuvo similares características al final de su administración en IBM: despidos y conflictos gremiales en ascenso. Más de lo mismo.

Del Ciudad a River Plate

Candidato en la lista de Rodolfo D'Onofrio, Cascio (der.) ocupa el cargo de secretario en el Club Atlético River Plate. Al centro de la foto se encuentran D'Onofrio, actual presidente de River, y a su izquierda el ex jugador Enzo Francescoli.

Candidato en la lista de Rodolfo D’Onofrio, Cascio (der.) ocupa el cargo de secretario en el Club Atlético River Plate. Al centro de la foto se encuentran D’Onofrio, actual presidente de River, y a su izquierda el ex jugador Enzo Francescoli.

Cascio es también conocido por su fanatismo con el club de fútbol River Plate. Más allá de su calidad de hincha, tuvo una relación cercana a las esferas dirigentes de River, en los últimos tiempos apremiado por polémicas en relación a administraciones fraudulentas y el descenso del club a la categoría Primera B Nacional en 2011. Las elecciones presidenciales del club, que tendían a revertir el tablero político tras la repudiada gestión de Daniel Passarella, encontraron varias listas de postulantes. Cascio accedió como vocal a la lista de Rodolfo D´Onofrio, el favorito para la presidencia de River, pese al mote de “desconocido” que le arrojaba el sitio politicaenriver.com

Las elecciones llevadas a cabo en diciembre de 2013 determinó ganadora la fórmula encabezada por D’Onofrio, con lo cual Cascio accedió al cargo de secretario en el club reportando al nuevo presidente.

El legado Cascio en IBM

Como se ha antedicho, Cascio abrió la puerta al actual embate en que se encuentra la empresa y su amenazado personal. Su gestión se caracterizó por la inoperancia y el silencio a la hora de dar respuesta a los problemas que ya para 2010, momento auge de la industria informática como se la conoce actualmente, avizoraba la coyuntura actual. Podría decirse incluso que fue parte de una trilogía de presidentes de IBM responsables de la debacle, enaltecida por el tristemente célebre Goulú y el actual Alexander, otro entusiasta del silencio. Puede resumirse el legado Cascio de la siguiente manera, según lo resume la polémica publicación de la Unión Informática en motivo de la huelga de mayo de 2013: ‘Empleo y salarios en IBM Argentina: el informe‘.

grafico1

La gráfica muestra como para mayo de 2013, la cantidad de empleados pasó de 9.935 a 6.352; actualmente, la tendencia no sólo continuó, sino que ha reducido el número a menos de 4.000. Es aquí donde el razonamiento vuelve a las fuentes y emerge la idea de que los negocios de IBM mutan, se transforman, pero continúan sólidos. La sangría de empleados puede parar, pero la historia ha demostrado que no depende ya de la gestión o la habilidad de los máximos responsables en la cadena gerencial, porque a las claras, la única variable de ajuste con la que operan es la reducción de personal.

Contacto: vocalibm@unioninformatica.com.ar

Etiquetas:, , , ,

"Trackback" Enlace desde tu web.

Hacé click y conocenos…

The best bonus by bet365 Ελλάδα 100% for new user.

Full Joomla 3.0 Theme free theme.