bet365 UK

wordpress joomla template

ibm 150

¿Qué pasó con la huelga?

Escrito por Unión Informática el . Posteado en Anuncios, Córdoba, Delegación Mendoza, Delegación Rosario, IBM, Interior

El tenor de las huelgas en IBM ante la terrible crisis que atraviesan sus empleados respecto del atraso salarial acumulado tras años de ciclos inflacionarios y una reducción de la plantilla que roza el 60%, va in crescendo. En diciembre último tuvo lugar una huelga sostenida durante días que tuvo una adhesión histórica, reflejando el malhumor de los trabajadores de IBM para con la empresa. Tres meses después, cabe resaltar los pormenores de la huelga y lo que depara para los próximos meses en medio de la peor crisis de estabilidad que sufren los ibmeístas ante una atroz reducción del 60% del personal que viene tomando lugar desde 2010.

En consonancia con la crisis en la industria IT local, y con la constante denuncia que realiza tanto la Unión Informática como también sus análogos en el Exterior sobre el desmantelamiento de IBM y los consecuentes despidos a nivel global que demandará para 2014 un recorte de 15.000 puestos de trabajo, cabe preguntar qué sucedió con la última huelga que en vísperas de las fiestas, tomó lugar en diciembre último.

IBM: cuatro días en vilo

Roberto Alexander: actual CEO de IBM Argentina. Continúa con la política de su antecesor Jorge Goulú. A contramano de los falaces discursos prometiendo mejoras, sigue con la política de pauperización de los empleados de IBM, reducción de los puestos de trabajo, y precarización laboral. Durante la última huelga en diciembre de 2013, no dió la cara ante el conflicto.

Roberto Alexander: actual CEO de IBM Argentina. Continúa con la política de su antecesor Jorge Goulú. A contramano de los falaces discursos prometiendo mejoras, sigue con la política de pauperización de los empleados de IBM, reducción de los puestos de trabajo, y precarización laboral. Durante la última huelga en diciembre de 2013, no dió la cara ante el conflicto.

Sin duda alguna, la más reciente acción gremial, que a diferencia de las anteriores se extendió por varios días, fue un hito histórico dado que además de la enorme adhesión, su duración reflejó la indignación del ibmeísta ante una crisis salarial sin precedentes, los interminables despidos “por goteo” y la insoportable inestabilidad en las fuentes de trabajo. Y todo lleva a pensar que el modus operandi empleado no será algo excepcional ante la indiferencia y desidia de IBM Argentina.

A las claras, la declaración de la huelga por tiempo indeterminado de acuerdo a los requerimientos exigidos por la Ley y el pertinente anuncio en el Ministerio de Trabajo de la Nación, tiene que ver con un conflicto que lleva años desde que la empresa tomó el rumbo de reducir su personal en casi un 60%, entre varios motivos que se evidencian en el malestar general. Las anteriores huelgas tuvieron como corolario su duración de sólo una jornada, siempre con gran participación de los empleados, y que culminaban con una manifestación en la sede administrativa de IBM Argentina en la famosa Torre IBM en Catalinas. Esta vez, el epicentro del reclamo fue el site de Martínez. En resumidas líneas, en aras de que los anteriores reclamos y solicitudes de apertura del diálogo habían caído en saco roto, fue una que podría catalogarse de “a todo o nada”: no sólo se extendió el paro por cuatro días sino que éste tomó un tinte similar al conflicto sucedido apenas semanas antes en Tata Consultancy Services donde se realizó un campamento informático en el lugar.

Era esperable que ante la apuesta, la empresa adoptara la reclamada postura de diálogo tantas veces reclamada. Sin embargo, fiel al estilo vigente, la reacción distó de la originalidad e IBM emitió un comunicado cuestionando la legitimidad de la huelga amén del enorme acatamiento, destacándose además por la carencia de sustento legal. Es imperativo destacar el cuestionable criterio del CEO de IBM Argentina, Roberto Alexander, quien no asumió en ningún momento postura alguna a la hora de lidiar con el conflicto gremial que paralizaba a la empresa. Alexander, continuando el modus operandi de sus predecesor, el tristemente célebre Jorge Goulú, sigue con la política de desmantelamiento de IBM con la consecuente pérdida de miles de puestos de trabajo que, como se destaca líneas arriba, roza el 60% desde el inicio de los despidos en 2010.

Finalmente, en motivo de que el domicilio legal de IBM Argentina S.R.L. está radicado en Capital Federal, la Dirección General de Relaciones Laborales del GCBA llamó a una audiencia para el 23 de diciembre.

Audiencia en el GCBA

Tras el llamado al diálogo por parte de la Dirección General de Relaciones Laborales, tuvo lugar una de las más falaces exposiciones de la dirigencia de IBM: con una huelga histórica a cuestas y un reclamo más que legítimo, la abogada representante de la empresa, Susana Cármen Méndez, afirmó que “NO EXISTE CONFLICTO SALARIAL ALGUNO EN IBM”, repitiendo en forma automática el relato de Roberto Alexander, con lo cual cabe preguntarse si a estas instancias y con todas las pruebas a favor de la Unión Informática, IBM y sus funcionarios -no han terminado por creer sus propias mentiras-. Dentro de la misma discursiva ibmeísta, la empresa también niega las irregularidades englobadas en persecusión y discriminación sindical, congelamiento y precarización salarial, y aumentos discriminatorios.

El resultado de la audiencia puede traducirse lisa y llanamente en un rotundo fracaso dada la absoluta falta de voluntad de parte de IBM en al menos entablar una línea de diálogo. El único pronunciamiento de la empresa giró alrededor de su supuesta preocupación por la forma en que pudiese verse comprometidos los sistemas bancarios a los que IBM da soporte. En resumen, continuó la huelga.

Continúa la huelga

Con la negación al diálogo por parte de IBM y Roberto Alexander renunciando a su responsabilidad de hacerse cargo de la situación al desconocer el conflicto en la empresa, los empleados de IBM junto a la Unión Informática continuaron la huelga en el site de Martínez. Pero en estas instancias, el conflicto comenzó a tomar un tinte más oscuro cuando repentinamente apareció una orden de desalojo. Lo extraño no residía en la orden en sí, sino que ésta tenía como fecha de emisión dos meses antes, con lo cual se sobreentiende que IBM tenía este instrumento previamente como “as en la manga” para eventuales huelgas futuras con la total connivencia del funcionario judicial responsable de emitirla. Tal es así que la noche del 21 de diciembre la guardia de infantería de la policía bonaerense desalojó a los empleados que se encontraban realizando la huelga. El lunes 23, luego de que la asesoría legal de la Unión Informática se percató de la maniobra de mala fe de la empresa y ese mismo día se retomó la huelga. Se adhirieron a la media IBM Córdoba, IBM Rosario e IBM San Luis.

Sites desolados: el epicentro de la manifestación fue Martínez, donde no hubo ni un sólo empleado. La misma situación se replicó en el site de Olivos, y en las ciudades de Córdoba, Rosario y San Luis.

Sites desolados: el epicentro de la manifestación fue Martínez, donde no hubo ni un sólo empleado. La misma situación se replicó en el site de Olivos, y en las ciudades de Córdoba, Rosario y San Luis.

Finalización

Presión corporativa y “justicia express”: IBM “apuró los trámites”, según indicó la policía, para que se emita una orden de desalojo de los manifestantes meses antes para tener "un as en la manga" para futuras huelgas. Pese a lo drástico de la medida, no hubo desalojo y el 24 de diciembre los único que quedaron “manifestándose” fue la policía en la puerta de IBM Martínez.

Presión corporativa y “justicia express”: IBM “apuró los trámites”, según indicó la policía, para que se emita una orden de desalojo de los manifestantes meses antes para tener “un as en la manga” para futuras huelgas. Pese a lo drástico de la medida, no hubo desalojo y el 24 de diciembre los único que quedaron “manifestándose” fue la policía en la puerta de IBM Martínez.

La pregunta más resonante fue en qué términos se dió fin a la huelga. Esta huelga, única en la historia de la Unión Informática por la forma en que se dió, su duración, la tremenda adhesión por parte de los empleados de IBM, pero también por la “justicia express” en favor de IBM buscando reprimir la huelga, generó numerosos interrogantes por doquier. El primero podría ser cómo y por qué finalizó la medida de fuerza. El lunes 23 de diciembre continuó la medida tras el fallido judicial de la orden de desalojo “trucha”, y se cumplió con el paro por casi 24 horas, considerándose incluso llevar la medida hasta las 13 h. del martes 24 (ver sección ‘huelga en navidad’ en la nota ‘La Unión Informática suspende la huelga en IBM Argentina‘), sin embargo más allá del tenor de la huelga y la tensión acaecida por los hechos ocurridos durante esos cuatro días, y más aún a raíz de la soberbia actitud de IBM en ni siquiera admitir la existencia de un conflicto real, se decidió cesar con la huelga ya que ésta excedió el alcance que le otorga las votaciones en las asambleas celebradas en el mes de noviembre.

Lo que viene

Como se evidencia, la intensidad del reclamo informático en IBM fue tomando cada vez más fuerza desde la primera e histórica huelga informática en Argentina llevada a cabo el 28 de julio de 2011. El alcance y tamaño de la medida de fuerza acompaña la brutal crisis en la actividad, sobretodo en IBM que es un fiel reflejo de lo que está sucediendo en la industria IT. Como puede observarse a simple vista, la última huelga en IBM arroja numerosos matices, y de la misma manera que se anunció, habrá una profundización del conflicto en los meses venideros ante la total falta de respuesta por parte de la empresa (ver sección ‘lo que vendrá’ en la nota ‘La Unión Informática suspende la huelga en IBM Argentina‘).

Está claro quienes son los responsables, viéndose a las claras que más allá de IBM como empresa, el responsable máximo, Roberto Alexander, tiene la obligación tanto por su calidad de dirigente de la filial local como en carácter moral ante la profunda crisis que ya se ha cobrado más de 5.000 puestos de trabajo. En tanto, proseguirán las medidas incrementándose la intensidad de las mismas hasta que Roberto Alexander y los demás responsables al mando de IBM atiendan los reclamos y cesen su política de pauperización de los empleados y persecución de la actividad sindical, resumiéndose ésto en la finalización de una postura tiránica y violatoria de los derechos del trabajador.

Nueva asamblea

Por lo expuesto y en aras de continuar en 2014 lo iniciado en aquellos días de noviembre y diciembre de 2013 en las asambleas y la consecuente huelga, HOY JUEVES 6 DE MARZO A LAS 14:00 H. SE LLEVARÁ A CABO UNA NUEVA ASAMBLEA EN LA PUERTA DE OLIVOS III. Llamamos a todos los empleados de IBM a participar de la misma, en donde se darán a conocer demás aspectos de la huelga de diciembre y se delinearán próximas acciones gremiales.

Quienes deseen ponerse en contacto con la Comisión Interna de Delegados de la Unión Informática en IBM, pueden hacerlo a través de vocalibm@unioninformatica.com.ar


Opinión: hacia el paro nacional informático

Ignacio Hernán González Lonzieme

Ignacio Hernán González Lonzieme

El Secretario Gremial es el encargado de contactarse con los informáticos que desean iniciar actividades sindicales dentro de empresas donde aún no hay delegados de la Unión Informática. Debe supervisar la organización gremial interna, asistiendo y acompañando a los delegados y afiliados del sindicato, recopilando información de las condiciones de trabajo en cada empresa, y peticionando de acuerdo a las necesidades particulares y colectivas de los empleados.

Los relevamientos que se vienen realizando en las empresas con presencia de la Unión Informática y también en las que ésta no está aún presente a través de una comisión interna de delegados, arrojan datos alarmantes, salvo contadísimas excepciones, de una actividad muy precarizada en varias cuestiones. La necesidad de una apropiada regulación de la actividad se va haciendo cada vez más urgente. Así lo manifiestan los diarios testimonios de los trabajadores de el 100% de la actividad. La preocupación principal es el salario, que está grotescamente retrasado, ya que no se percibieron las correspondientes actualizaciones o ajustes salariales en base a la inflación durante años, y ahora encuentra un escollo peor tras la reciente devaluación. Esto ha generado una pérdida de poder adquisitivo en muchos casos de hasta el 100%. Además de lo salarial, hay cuestiones sobre las condiciones laborales: como se manejan los equipos de trabajo, la falta de herramientas apropiadas, de capacitaciones, y muchas veces de personal. Tal como le hemos manifestado oportunamente, la informática puede emplear miles de personas más, la capacidad técnica nacional es inmensa.

Con este breve panorama uno puede hacerse la idea de lo que se verá reflejado en la actividad gremial, y el acercamiento de los empleados a la organización que los nuclea. A grandes rasgos, podemos ir viendo como se van perdiendo los miedos: la huelga y el conflicto en Tata Consultancy Services, las asambleas y la huelga en IBM, las asambleas en Oracle, etc.. Los mismos trabajadores insisten en que el curso de acción es la toma de medidas de fuerza. Como nos han dicho en el MTESS, causamos pánico cuando nos acercamos a una empresa, en consecuencia como mínimo demandamos respeto y diálogo. Parece que esto es mucho pedir en la mayoría de los casos, con lo cual el camino se va marcando solo. Se agotan al máximo las vías previas del diálogo, antes de llegar a una medida de acción directa. Esto va evidenciando los casos en los que no hay voluntad para mejorar las condiciones, también vemos algunos signos positivos (Accenture, por ejemplo) pero aún falta llegar a más, y en el marco del trabajo conjunto entre las instituciones que corresponden.
Ya son varias las reuniones en las cuales se empieza a consultar por la actividad gremial de los empleados en otras empresas. El mayor anhelo es estar organizados como sindicato a nivel nacional, de la mejor manera, y en unidad Muchos van entendiendo que ESTO ES LO ÚNICO QUE VA A PERMITIR REGULAR Y MEJOR LAS CONDICIONES GENERALES DE LA ACTIVIDAD.

Las problemáticas, a pesar de lo que creían muchos en un principio, son muy similares, y las estamos reclamando de la misma forma. Este es un mensaje que deberían ir captando las compañías, para dar la respuestas que se necesitan.
Con este panorama, y dado que el nivel de organización sindical aumenta de manera notable, ya empieza a entenderse que se debe salir de la noción que el trabajador “pertenece” a tal empresa. De a poco la entidad e identificación de los informáticos va pasando a ser la de su actividad, y con su sindicato que es la Unión Informática.

Dado que estas grandes necesidades son compartidas por los trabajadores de las distintas empresas, el acercamiento entre ellos va produciendo también la idea de que la lucha también debe ser mutua. Con lo cual, el camino está marcado, y es cuestión de tiempo, de que cada vez haya mayor cultura sindical, y nociones de cómo se organiza y se debe llevar adelante los reclamos. Tal como hacen en todas las actividades, se reclama de la manera más unificada posible, porque de esa manera se obtiene mayor fuerza. En este sentido también se va entendiendo que, más allá del nivel de calificación requerido, a la hora de organizarse y determinar las condiciones laborales que nos competen a la gran mayoría, debemos hacerlo desde nuestra condición, que no es otra que la de un colectivo de trabajadores.

Esto conlleva a pensar inevitablemente en que las medidas de fuerza, más allá de los conflictos particulares que puedan surgir, van a empezar a llevarse adelante de manera conjunta. Y, por como describíamos anteriormente las posturas de la mayoría de las gerencias de la actividad, pareciera que, en definitiva, nos están empujando al paro nacional informático.

Presión corporativa y "justicia express": IBM "apuró los trámites", según indicó la policía, para que se emita una orden de desalojo de los manifestantes. Pese a lo drástico de la medida, no hubo desalojo y el 24 de diciembre los único que quedaron "manifestándose" fue la policía en la puerta de IBM Martínez.

Presión corporativa y “justicia express”: IBM “apuró los trámites”, según indicó la policía, para que se emita una orden de desalojo de los manifestantes. Pese a lo drástico de la medida, no hubo desalojo y el 24 de diciembre los único que quedaron “manifestándose” fue la policía en la puerta de IBM Martínez.

"Trackback" Enlace desde tu web.

  • Ricardo Bugallo

    Hola compañeros y compañeras de IBM, (nótese que no digo “ex”), el párrafo que dice “El único pronunciamiento de la empresa giró alrededor de su supuesta preocupación por la forma en que pudiese verse comprometidos los sistemas bancarios a los que IBM da soporte” es una lisa y llana extorsion como la que sufren los docentes y cualquier persona que quiera reclamar por sus derechos, incluso a algunos los han falazmente juzgado y condenado en el sur Argentino.

    • David Pedernera

      ¿Extorsión a IBM? Más bien diría que es el resultado de una huelga, campeón. Cuando los empleados paran, para la producción. Y para no hacerla larga, recordemos que la huelga es el resultado de los estragos que está haciendo IBM en el país desde hace años, sintetizándolo en el hecho de que además de que hubo un retroceso del poder adquisitivo promedio del 85%, viene dándose una reducción del personal que se estima llegue al 60%. Razones sobran para una y mil huelgas más. A no confundir a los -compañeros y compañeras de IBM-. Saludos.

Hacé click y conocenos…

The best bonus by bet365 Ελλάδα 100% for new user.

Full Joomla 3.0 Theme free theme.