• Sindicato de Trabajadores Informáticos de la República Argentina
    Sindicato de Trabajadores Informáticos de la República Argentina
  • Categorías

En el marco de la negociación paritaria entre los sindicatos docentes y los gobiernos provinciales —particularmente el de la Provincia de Buenos Aires—, las organizaciones gremiales decidieron montar una “escuela pública itinerante” frente al Congreso de la Nación. Tras haber anunciado que dejarían de hacer paros como medida gremial de protesta y con el fallo de la justicia que habilitaría una paritaria nacional docente, profesores y maestras quisieron armar una carpa donde, hace 20 años, habían armado la histórica “carpa blanca”, pero terminaron siendo repremidos por la Policía de la Ciudad.

Con la paritaria bonaerense y de numerosas provincias aún sin cerrar tras meses de negociaciones, paros y movilizaciones, las organizaciones gremiales docentes buscaron llevar la protesta a la plaza del Congreso.

En ese lugar hitórico donde, en 1997, se había erguido la primera “carpa blanca”, los docentes nucleados en CTERA (Central de Trabajadores de la Educación de la República Argentina, una federdación de sindicatos docentes) decidieron armar una “escuela itinerante” el domingo 9 de abril, por la noche.

En el marco de esta negociación salarial, el trasladar la visibilización del reclamo al Congreso, viene como la continuación de las tantas protestas pacíficas que han realizado los maestros y maestras —desde las movilizaciones multitudinarias al Ministerio de Educación hasta demostraciones esporádicas en los centros de distintas localidades—. Inclusive, la última semana, los gremios bonaerenses habían acordado el fin de los paros para seguir negociando a la espera de propuestas superadoras por parte del gobierno de la Provincia de Buenos Aires.

Es en este contexto que se da la feroz represión del domingo por la noche de la Policía de la Ciudad de Buenos Aires contra los maestros.

La crónica de los hechos

Todo comenzó a las 13 cuando un grupo de los sindicatos docentes empezaron a construir la carpa. De inmediato se acercó un patrullero y les pidió el permiso para hacer ese uso del espacio público.

Según publicó el portal La Política Online, fuentes del gobierno porteño consultados por este medio, los docentes no tenían el permiso —al menos en ese momento en ese lugar—, inspectores municipales labraron un acta de uso indebido del espacio público y la policía les ordenó detener la construcción.

Según declararon docentes, el acta que labraron los funcionarios públicos de la Ciudad incluía “el uso indebido del espacio público”, pero también otras infracciones que no habían sido perpretadas por los manifestantes.

“Los docentes respondieron el desafío. Se acercaron 150 maestros y rodearon los andamios, haciendo un muro humano mientras los operarios avanzaban con la construcción de la carpa. Y ahí se desmadró la situación”, informó el mismo portal.

Fuente: Che Cámara y La Política Onlne.

En el desalojo, los efectivos cargaron en un cuerpo a cuerpo contra los maestros. Ocho de cada diez eran mujeres. Para romper el cordón de profesores que custodiaban la estructura de la carpa, la policía les tiró gas pimienta a la cara. Hubo también manifestantes golpeados. Muchos debieron ser auxiliados por sus compañeros para poder alejarse del lugar, descompuestos por los efectos del gas; según informó Página/12.

Hubo cuatro detenidos. Anoche, dos permanecían arrestados en la comisaría 6 y otros dos en la comisaría que tiene la Policía Metropolitana en Parque Patricios. Diputados de la Nación y legisladores de la Ciudad reclamaban en esas dependencias por su liberación. Les iniciaron causas por resistencia a la autoridad y lesiones.

Los maestros querían instalar la “escuela” en el mismo lugar donde se instaló la “Carpa Blanca Docente”, la simbólica estructura que durante el gobierno de Carlos Menem fue escenario de la lucha de los maestros por mejores salarios.

La “escuela pública itinerante”, según explicaron los sindicalistas apunta a reclamar al gobierno que convoque a una paritaria nacional del sector, reclamo que incluso respaldó la justicia, pero el Gobierno se niega a conceder.

El día después

Desde el Unificado de Trabajadores de la Educación de Buenos Aires (SUTEBA), afirmaron que “tomaremos las decisiones que se tengan que tomar” en alusión las posibles medidas gremiales en el marco de la aún incoclusa negociación paritaria de la provincia.

“Pegarle a los guardapolvos, no puedo creer que en mi país pase una cosa así”, reflexionó María Laura Torre, de SUTEBA, en una entrevista en Radio 10 hoy lunes por la mañana. Tras afirmar que ayer “se iba a instalar una escuela pública que iba a poner en un espacio público el debate, que es que tenemos un gobierno que no llama a paritaria nacional”, en una nueva modalidad de protesta ante un Ejecutivo que, dijo, “nos pide que seamos creativos” y se abandonen los paros.

La represión de los docentes despertó críticas de amplios sectores. Desde organismos de derechos humanos hasta la propia CGT —ver comunicado a continuación— se pronunciaron al respecto y repudiaron la violencia ejercida sobre lo que era una protesta pacífica.

Según trascendidos de última hora, tras el desalojo, el Gobierno porteño anticipa que permitirá la instalación de la carpa docente. El vicejefe de Gobierno porteño, Diego Santilli, confirmó que la gestión de Horacio Rodríguez Larreta permitirá la instalación de una carpa por parte de los gremios docentes frente al Congreso. “Hoy nos presentarían los pedidos formales, no tenemos porque no darles permiso”, afirmó Santilli, al ser consultado sobre el planteo de los sindicatos docentes, que ayer denunciaron represión por parte de la Policía de la Ciudad.

Comunicado de la CGT

REPUDIO A LA REPRESION POLICIAL A LOS DOCENTES EN PLAZA DEL CONGRESO NACIONAL

La Confederación General del Trabajo se solidariza en forma unívoca con los docentes de CTERA ante la represión policial de la que fuera objeto en el día de hoy.

El ataque a la pacifica protesta social que se encarnaría con la instalación de una Escuela Publica Itinerante en la zona del Congreso Nacional deja en evidencia hacia donde dirige la política de control de la protesta social en la Argentina.

Repudiamos con el mayor énfasis posible este gesto de intolerancia hacia un sector importantisimo de los trabajadores en Argentina. Lo ocurrido no hace mas que demostrar cual sera el camino hacia quienes reclamen por sus derechos.

Un Gobierno Nacional que debiera enfocar sus energías en cumplir con el fallo de la Justicia Laboral que obliga al Ministro de Educación a llamar a Paritarias Nacional utiliza la coacción para tratar de sofocar el grito de los trabajadores de la educación.

Quieren demostrar con ello que sucedera lo mismo con quien se oponga a sus objetivos. HOY DOCENTES SOMOS TODOS.

Ciudad de Buenos Aires, 9 de abril de 2017.

Jorge Alberto Sola
Secretario de Prensa y Comunicacion
C.G.T. R.A.

Tags: