• Sindicato de Trabajadores Informáticos de la República Argentina
    Sindicato de Trabajadores Informáticos de la República Argentina
  • Categorías

Chips implantados bajo la piel, hackeo y ciberseguridad, entre los temas de la conferencia Andsec. Un proyecto de ley busca establecer la desconexión digital fuera de la jornada laboral en Entre Ríos. Filtraron en Internet documentos robados al Ministerio de Seguridad. El hombre al que un tribunal multó por un “me gusta” en Facebook.

Chips implantados bajo la piel, hackeo y ciberseguridad, entre los temas de la conferencia Andsec

Talleres de estimulación cerebral o herramientas de seguridad para periodistas, construcción de antenas y charlas sobre ataques, y orígenes de la ciberguerra forman parte de la agenda de la conferencia de seguridad informática Andsec.

Talleres de estimulación cerebral o herramientas de seguridad para periodistas, construcción de antenas y charlas sobre ataques, y orígenes de la ciberguerra forman parte de la agenda de la conferencia de seguridad informática Andsec, que tiene en la implantación de chips electrónicos en el cuerpo de los asistentes una de sus principales atracciones.

La experiencia es presentada por la biohacker estadounidense Janine Medina quien, durante este fin de semana, colocará el implemento a 30 voluntarios que se acerquen a la jornada que se celebra en el Centro Cultural Recoleta.

El chip, con un costo aproximado de 30 dólares, tiene el tamaño de un grano de arroz y es colocado en el dorso de la mano con una jeringa especial descartable.

Utiliza tecnología NFC (del inglés Near Field Communication, Comunicación de Campo Cercano en español), que sirven para transportar información o autenticarse a dispositivos, y funcionan por proximidad, como la tarjeta SUBE.

Además de exposiciones, se realizan paralelamente workshops y talleres que incluyen temáticas diversas como robótica, estimulación cerebral, instalación de biochips y deep web (la Internet oculta que utilizan los hackers para su trabajo).

Un proyecto de ley busca establecer la desconexión digital fuera de la jornada laboral en Entre Ríos

Con el título “Desconexión digital fuera de la jornada laboral”, el senador del departamento Diamante, Omar Schild, propone prohibir “la conexión mediante dispositivos digitales de las empresas y los Estados provincial y municipales con los trabajadores fuera de la jornada laboral de éstos”.

Un proyecto de ley busca prohibir en la provincia de Entre Ríos que los empleadores -tanto privados como estatales- se comuniquen con los trabajadores, a través de dispositivos digitales, fuera del horario laboral.

La iniciativa establece que “las empresas y los estados provincial y municipales podrán en marcha una serie de mecanismos de regulación para la no utilización de los dispositivos digitales fuera del ámbito laboral, en el plazo de 90 días de aprobada esta ley”.

El texto del proyecto también indica que “el Poder Ejecutivo provincial deberá dictar normas reglamentarias necesarias para su constitución, organización y administración, disponiendo los ajustes presupuestarios que fueran necesarios”.

En sus fundamentos, el senador indica que “en los últimos años, la conectividad digital ha ganado terreno en el plano social de las personas, siendo un efecto más de la tan conocida idea de globalización. Es conocido que ha interferido en tantos ámbitos que la encontramos en las relaciones familiares, amistosas y también laborales”.

Para el senador, “en lo que atañe a la cuestión laboral, ha llegado a ser invasiva la conectividad digital de la privacidad de las personas en sus momentos fuera del trabajo”.

Filtraron en Internet documentos robados al Ministerio de Seguridad

Los publicó un usuario autodenominado “lagorraleaks”; son archivos obtenidos tras la intrusión a la cuenta de mail de Patricia Bullrich; contienen información sobre procedimientos de la Dirección General de Inteligencia Criminal

En una suerte de Wikileaks nacional, el sábado un usuario apodado lagorraleaks compartió en el sitio Reddit, en Github y en diversos grupos de mensajería instantánea de Telegram, documentos provenientes del Ministerio de Seguridad, que contienen información clasificada y confidencial de casos que supuestamente lleva adelante el Departamento de Inteligencia contra el Crimen Organizado de la Dirección General de Inteligencia Criminal de la Policía Federal.

El antecedente inmediato de este hecho inédito en el país se remonta al 26 de enero de 2017, cuando alguien tomó control, durante unas horas, de la cuenta de Twitter de la Ministra de Seguridad Patricia Bullrich (@PatoBullrich). A diferencia de lo que se afirmó en un principio desde el gobierno, no sólo el usuario y contraseña de este servicio habían sido vulneradas; su cuenta de mail también había sido comprometida y con ella, otras pertenecientes al Ministerio de Seguridad. La información, en ese momento, se develó en forma de capturas de pantalla que circulaban por la red y mostraban la bandeja de entradas del correo denuncias@minseg.gob.ar, en donde se podían ver desplegadas diversas subcarpetas ordenadas por tema y año.

El contenido de lo que se podía suponer había en dichas carpetas de correo electrónico es lo que fue publicado en Internet. Sin clave -y sin necesidad de conocimientos informáticos-, cualquiera podía acceder hasta ayer a los documentos filtrados, que contenían 40,2 MB de información con 215 documentos que incluyen imágenes, archivos de texto, hojas de cálculo y PDFs, además de cuatro archivos de audio con llamadas del 911. La información, más que sensible, develaba sumarios, resúmenes semanales policiales, actas de allanamiento, cadenas de custodia, declaraciones de testigos, sumarios, expedientes, información de movimientos de drogas de diferentes puntos de la Provincia de Buenos Aires, diligencias policiales por posible trata de personas con fines de explotación sexual y una captura de pantalla de la carpeta de correo crimenorganizado@policiafederal.gov.ar con fecha del 2 de mayo de 2017.

Los archivos ya no están online, aunque queda un registro en Archive.org de lo publicado en Github. Consultados el lunes, en el Ministerio de Seguridad de la Nación afirmaron que se trataba de documentos “viejos” y que ya estaban resolviendo el problema. Hoy ya no están online.

El hombre al que un tribunal multó por un "me gusta" en Facebook

Dar un “me gusta” en Facebook puede traer problemas si el contenido es delictivo. Si alguien cree que los comentarios o acciones en las redes sociales no tienen repercusiones en la vida “real”, mejor pensarlo dos veces.

Un tribunal en Suiza ha condenado a un hombre a pagar una multa de US$4.100 por darle a me gusta en Facebook a comentarios considerados difamatorios.

Es el primer caso de este tipo en el país helvético y, aunque el veredicto se puede recurrir, expertos creen que puede tener un impacto importante.

El tribunal de la ciudad de Zúrich condenó al hombre por dar “me gusta” a varios comentarios que acusaban a un activista de los derechos de los animales de ser “racista”, “fascista” y “anti-semita”.

El condenado no tendrá que pagar si no vuelve a incurrir en el delito.

Los comentarios se hicieron en 2015 durante unas discusiones en Facebook sobre qué grupos de bienestar animal debían ser invitados a participar en un festival vegano, reportó el diario suizo Tages Anzeiger.

Erwin Kessler, activista y presidente de la Asociación contra las fábricas de animales, denunció entonces a una docena de individuos que participaron en esos intercambios por atentar contra su honor, explicó Le Temps.

“Con el me gusta, el acusado se apropia de un contenido difamatorio y lo hace suyo”, considera la sentencia.

Además, destacó el tribunal, al darle a “me gusta” el internauta está haciendo accesibles esos comentarios para un gran número de personas.

Varias personas fueron condenadas en el caso, pero parece que el hombre multado este lunes, cuya identidad no se conoce, es el único sancionado solo por dar a “me gusta” a comentarios hechos por otros.

El veredicto puede apelarse frente a un tribunal superior.

“Por analogía, el me gusta se asimila a la aprobación y la propagación de un propósito”, aseguró el abogado especialista en derecho de los medios y tecnologías de la información Nicolas Capt a Le Temps.

Tags: