• Sindicato de Trabajadores Informáticos de la República Argentina
    Sindicato de Trabajadores Informáticos de la República Argentina
  • Categorías

Lejos de sumar esfuerzos para arribar a una pronta solución del conflicto gremial que tiene en vilo a Softtek, la dirigencia empresaria mantiene de forma obstinada su actitud de no dialogar con la Unión Informática. Para peor, Constanza Samanta Suárez Villalba, responsable de recursos humanos de la firma, no escatima en enviar correos atacando directamente los derechos laborales de los empleados. Las contradicciones en el discurso y la práctica ilegal de la empresa.


mail-softtek-septiembre-explicativo-constanza-suarez-villalba-2-1

1. Softtek llama a sus empleados “colaboradores” y parte de un “ecosistema”

Los empleados de Softtek no colaboran con la empresa, trabajan para ella. Cobran un salario y mantienen una relación de dependencia con la empresa. Sofftek se dedica a hacer negocios que se realizan sólo gracias al trabajo de sus empleados. Softtek no se dedica a la caridad o causas humanitarias.

Las empresas modernas traen de sus casas matrices un diccionario lleno de nuevas categorías para nombrar cosas viejas. El término “colaborador”, es la categoría con que se pretende quitar toda carga de trabajo a los empleados y llevarlos al lugar de voluntariosos partícipes de alguna causa ajena al lucro y la actividad empresaria. Por su parte, “ecosistema”, refiere a la imbricada red de relaciones entre la empresa, sus empleados (¿colaboradores?), clientes y proveedores con que la empresa no sólo obtiene millonarias ganancias en dinero, sino con quienes tiene responsabilidades que cumplir.

2. Softtek, ¿reconoce a la Unión Informática?

Resulta contradictorio que la empresa dirigida por Mauro Mattioda, quien se niega a recibir a la Unión Informática, dedique un texto entero a referirse a la organización gremial que representa a los empleados de la actividad informática.

La Unión Informática es la única organización con representación gremial real en la empresa Softtek. Cuando Suarez Villalba se refiere a las organizaciones gremiales ahora sí utiliza la terminología apropiada —”trabajadores”— y no “colaboradores”.

Es un problema serio el no utilizar los términos apropiados a la hora de abordar un problema: claramente no hay una “unión de colaboradores de ONGs”, pero si de empleados del sector informático. Se llama Unión Informática y una importante cantidad de empleados de Softtek la reconocieron con su afiliación.

3. Según Softtek, las protestas no se realizan “dentro del marco de una manifestación pacífica”

Nadie protesta para divertirse o porque si. A lo largo de las protestas de la Unión Informática en Softtek, sea en su sede central en la Capital Federal, su site La Plata o los numerosos clientes, no se han registrado y/o denunciado hechos contrarios a la idea de una manifestación pacífica. En ningún momento se interrumpió la libre circulación en ningún espacio público.

La protesta puede ser una queja espontánea e informal de un individuo ante alguna situación determinada. En otros casos, las protestas se convierten en exhibiciones públicas organizadas por activistas de determinada causa —gremial, por caso—. La protesta, en este sentido, es un acto social que busca hacer visible una situación perjudicial y/o molesta para que un determinado colectivo logre obtener algo o modifique una determinada situación.

De esto se desprende que las protestas —particularmente las gremiales— no cumplen la función de ocupar lugares, accesos o “tomar el control” (sic) de determinado espacio, sino de hacer visible y tender hacia la modificación de una situación de injusticia evidente o irregular en un establecimiento laboral.

Las protestas arribaron a Softtek como corolario de un extenso proceso en que la empresa decidió no atender a la organización gremial, faltar a las instancias públicas — Subsecretaría de Trabajo de CABA y Ministerio de Trabajo de Nación— y negar toda posibilidad de diálogo y entendimiento con su contraparte.

En las fotos: izquierda: algunos de los manifestantes de la Unión Informática en la Sede de la calle Maipú de Softtek. Es a ellos a quienes la empresa llama “violentos” y que “toman el control del acceso a la empresa”. Todos empleados informáticos, de Softtek y de otras empresas IT. Derecha: “el plan de lucha” (según Softtek) en uno de los clientes. Las constantes protestas pacíficas (todas devenidas tras la ausencia sistemática de Softtek a las audiencias de diálogo convocadas por la autoridad laboral nacional de la cual ahora declara que pide “intervención”), determinan que los clientes presionen a Softtek para poner fin a la situación.

4. La Unión Informática cumple con las instancias de derecho

La Unión Informática siempre se atiene a derecho. Previo a las medidas gremiales, no sólo se intentó buscar el diálogo, sino que además se hicieron las denuncias pertinentes en el Ministerio de Trabajo de la Nación.

Llevar el eje de la discusión para el lado de la utilización de la fuerza por fuera del derecho, es otro intento de criminalizar la protesta o evadir el centro de la cuestión.

Los derechos inalienables de los trabajadores, como la libre asociación, libre organización gremial, las huelgas y protestas son contemplados por la Constitución Nacional y los tratados internacionales y organismos supranacionales a los que adhiere la Argentina. Leyes como la Ley 23.551 (de Asociaciones Sindicales), la Ley 20.744 (Ley de Contrato de Trabajo), la Constitución Nacional en su art. 14 bis, los Convenios 87 y 98 de la Organización Internacional del Trabajo son algunas de las normas e instituciones que resguardan los mencionados derechos.

Suarez Villalba omite que a esta situación se arriba después de meses de que la Unión Informática solicitase reuniones o instancias de diálogo con los directivos de la empresa. Cabe destacar las ocho instancias ante las autoridades laborales de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y la Nación que Mauro Mattioda y compañía eligieron desperdiciar.

5. y 6. Tras ausentarse a ocho audiencias, Softtek ahora pide intervención del Ministerio de Trabajo.

Desde la empresa afirman que están esperando que el Ministerio de Trabajo intervenga. No obstante, en los hechos, la empresa se ausentó a las audiencias citadas por dicha autoridad y su par de la Ciudad de Buenos Aires.

Softtek declara que busca una salida por la vía penal. Sin embargo, hasta el momento, la Unión Informática no ha recibido denuncias de ningún tipo en su contra.

Aún si la empresa recurriese a tal accionar, este tipo de casos suelen ser rápidamente desestimados por la justicia o los fiscales, para ser derivados al ámbito correspondiente, el laboral. Este es un recurso típico en el que caen las empresas para desviar el verdadero centro de discusión, criminalizar la protesta e inferir una amenaza a los empleados que intenten plegarse a las medidas.

7. La caída de contratos es responsabilidad de Softtek

Como indican los hechos, la caída de algún contrato —el caso Experta ART es el único público al momento— no depende de la intervención de algún agente externo a las empresas. Esto se debe, más bien, por el incumplimiento de Softtek como proveedora de servicios. Tal es así, que al darse por terminado de forma anticipada el contrato, ningún empleado perdió su fuente de trabajo.

Según trascendió, la empresa que contrataba los servicios de la consultora pagaba muchísimo más por cada empleado on site que lo que Softtek rendía en sueldo a cada uno mes a mes. Este tipo de relaciones de intermediación lindantes con el fraude, no tienen precisamente a los empleados como beneficiarios, siendo que su trabajo rinde frutos económicos a dos empresas. Corriendo del medio la consultora queda lo importante, la relación empleador-empleado, y fundamentalmente el trabajo. El problema del pasamanos que tanto mal le hace a la economía y la generación de empleo genuino en nuestro país, es una mala práctica habitual en la industria IT, donde los casos de tercerización se multiplican e incluso se encuentran empleados cuarterizados donde interviene más de una empresa “consultora” en la relación laboral con el cliente.

8., 9. y 10. Los clientes dialogan con la Unión Informática y presionan a Softtek

Los clientes se ven en medio de una tensión entre dos partes. No obstante, contrariamente a los argumentos que esgrimen desde Softtek, directivos de muchos de los clientes donde se han realizado protestas recibieron a los representantes de la Unión Informática para dialogar con ellos acerca de la situación.

En L’Oréal o Mercedes Benz, altos funcionarios de las empresas recibieron a los representantes gremiales para dialogar con ellos y, café de por medio, conocer sobre las problemáticas que aquejan a los empleados de Softtek que les brindan servicio.

En la marca de cosmética, representantes gremiales fueron recibidos por Pablo Sanchez Liste, Director de comunicación, asuntos públicos y sustentabilidad, y Matías Sorondo Formica, abogado, quienes de forma cordial tuvieron a bien escuchar e intercambiar a cerca de las problemáticas que desataron las protestas.

Por su parte, en las oficinas de la automotriz alemana, el Director de recursos humanos, Diego Tyburec, no disimuló su sorpresa ante los reclamos que habían traído hasta las instalaciones de Daimler en Buenos Aires a empleados de Softtek y sus representantes gremiales.

También en la empresa de seguros Zurich, María Julia Marra —quien se desempeña como General Council— tuvo a bien conversar con los representantes gremiales. En la sede de la prepaga Swiss Medical Group, los responsables del sector de sistemas y del área tecnológica Ary Baptista —Sub gerente de la Gerencia de sistemas— y Agustín Grunauer —Gerente de tecnología de la Gerencia corporativa de sistemas— también dialogaron para conocer más sobre la situación laboral y la opinión de los empleados del sector que ellos supervisan.

Resultó curioso que durante una protesta en las instalaciones de Experta, el gerente de Recursos Humanos de la aseguradora, Mariano Chaiman, se comunicó telefónicamente con Maximiliano Giannitti —responsable de de capital humano y subordinado de Suarez Villalba en Softtek—. Chaiman, dialogando con un representante de la Unión Informática allí presente, comprendió la situación y llamó de urgencia a Giannitti para que hablase con el representante gremial y cedieran en la protesta. Este último se negó rotundamente a atender el teléfono. Tenía instrucciones de sus superiores de no dialogar con “el sindicato”.

En las fotos: izquierda: el Vocal Damián Katz dialogando cordialmente con la gerenta de recursos humanos Eugenia Maciel y directores de YPF. Derecha: Katz reunido con Pablo Sanchez Liste, director de Comunicación y Asuntos públicos, y el gerente IT de L’Oréal. Ambas empresas clientas de Softtek Argentina recibieron abiertamente a los representantes gremiales. Los clientes afectados por las protestas se mostraron receptivos e interesados por la problemática de los informáticos que trabajan bajo su dependencia pero tercerizados en Softtek. Minutos después de iniciadas las manifestaciones, los distintos directivos se comunicaron con Softtek para informar la situación y pedir explicaciones.

11. Softtek pretende explicar

Los directivos de Softtek declararon que debieron dar explicaciones a cada cliente. Uno por uno. Presentar argumentos, documentación, largas charlas.

También dicen haber presentado el formulario 931 de la AFIP a las autoridades y gerentes de sus empresas clientes. Dicho formulario es una declaración jurada del empleador, en el cual se detallan los aportes y contribuciones a los distintos entes de la seguridad social (ANSES, por ejemplo) de empleados de la empresa.

Mercedez Benz, OSDE, Swiss Medical, L’Oréal, Ternium, Experta ART, Claro, YPF, Tenaris-Siderca, Toyota, IRSA, Monsanto y una extensa lista de importantes firmas de las más diversas actividades.

La gerencia de Softtek prefirió el camino más difícil: una larga gira de explicaciones a un canal institucional consensuado con la Unión Informática.

12. Softtek niega la sindicalización pero habla de “empleados afiliados”.

En otra clara muestra de contradicción, por un lado Softtek niega la sindicalización y/o organización gremial de sus empleados. Acto seguido la empresa declara tener trabajadores afiliados a la Unión Informática.

Softtek miente además al brindar números. La cantidad actual de empleados afiliados a la Unión Informática es un dato que no fue dado a la empresa.

13. La acción gremial protege los puestos de trabajo

Contrario a lo que opina Softtek, la actividad gremial tiene por objeto proteger los puestos de trabajo. Como se vio, a pesar incluso de la pérdida de cuentas por parte de la empresa, los puestos de trabajo fueron preservados.

La actividad gremial también protege la calidad del empleo. Si bien algunos servicios suelen ser tercerizados, la ingerencia de consultoras como Softtek intermediando la relación laboral y obteniendo una ganancia por el trabajo del empleado asignado no tiene razón de ser. Tal como el citado caso de Experta ART, rescindido el contrato entre la aseguradora y Softtek, el grueso de los empleados pasaron a formar parte del personal estable la ART trasparentando la verdadera relación laboral.

14. Sofftek ¿se atiene a derecho?

Softtek declara que se atiene “estrictamente a lo que determina la ley”. Sin embargo, los hechos en gran parte demuestran lo contrario. El pago de horas extras en negro así como hacer facturar a empleados por su trabajo utilizando la figura del monotributo, obstruir la libre agremiación son todas prácticas ilegales.

Además en este momento se está investigando la posible evasión fiscal y la triangulación de pagos a empleados a través de empresas cuyos titulares serían familiares directos y allegados de la gerencia de Softtek.

Atenerse “estrictamente a lo que determina la ley” es cumplir con la Ley de Contrato de Trabajo (20.744), la Ley de Asociaciones Sindicales y los derechos adquiridos, expresados en leyes, tratados y amparados por la Constitución Nacional. El pago de las horas extras en sobres con efectivo; interferir, obstruir e impedir la afiliación gremial; intermediar relaciones laborales fraudulentas por medio de empresas “familiarizadas”.

Las leyes argentinas vigentes, la Constitución Nacional, los acuerdos internacionales y organismos supranacionales a los que adhiere el país contemplan los derechos laborales. A continuación, las principales leyes, artículos y convenios internacionales vigentes.

Las contradicciones de Softtek

Todas las contradicciones de la empresa, Mattioda y su staff gerencial quedaron expuestos en este último comunicado que hizo circular Suárez Villalba el pasado miércoles 7 de septiembre.

Pasaron dos meses del inicio de las protestas, casi un año de que la Unión Informática pretendió entablar diálogo con la parte empresaria y poco más de dos años de iniciada la actividad gremial en la empresa. Si a todo esto, se suman los faltazos de la gerencia a las audiencias ante las autoridades laborales, lo que se encuentra es la historia de un extendido conflicto totalmente evitable.

No obstante el tiempo transcurrido y las oportunidades desperdiciadas, quienes conducen la filial local de la firma mexicana, optaron por profundizar las contradicciones: negarse a recibir a la Unión Informática cuando reconoce que hay personal afiliado y jactarse de una conducta rigurosamente ceñida al derecho cuando en los hechos se comportan de forma contraria: llevan adelante prácticas totalmente ilegales, impiden el libre ejercicio de la actividad gremial, niegan derechos laborales básicos.


Para acercarte a la Unión Informática en Softtek, escribinos a contacto@unioninformatica.com.ar


Tags: