• Sindicato de Trabajadores Informáticos de la República Argentina
    Sindicato de Trabajadores Informáticos de la República Argentina
  • Categorías

Tras haber confirmado la firma del Convenio de Trabajo de la Unión Informática, a último momento la gerencia de Stefanini dió un giro de 180° y dió marcha atrás al acuerdo dando una clara muestra de mala fe e irrespetuosidad. De esta forma abrió la puerta al reinicio del conflicto gremial que semanas atrás ya había afectado fuertemente el funcionamiento de la empresa.


Con total predisposición desde la Unión Informática, y como es costumbre en este sindicato, el Secretario Adjunto, Lic. Christian García, iniciaba las conversaciones con la empresa en particular con la interlocutora y actual gerente de recursos humanos, Cristina Rubio, acompañada por el Dr. Pablo Fresia, luego del conflicto gremial desatado por la falta de atención de Stefanini frente al reclamo de sus trabajadores y por el despido injustificado de empleados afiliados a la Unión Informática en la ciudad de Rosario.

Las negociaciones llevadas adelante por el Secretario Adjunto giraron en torno a la aplicación del Convenio presentado a la empresa semanas antes, y que posibilitaría en forma directa recomponer las condiciones salariales y laborales de los trabajadores de Stefanini, tal como se ha hecho en muchas otras compañías del sector, con el fin último de organizar, regular y proponer reglas de juego claras y equitativas para el conjunto de la industria informática.

En un principio, la empresa se mostró receptiva respecto a los reclamos presentados por el Sindicato, sin embargo fue necesaria una primera medida de fuerza de sus trabajadores organizados en la Unión Informática para que la “buena voluntad” se haga eco en la realidad. A pocos días de comenzada la medida, los afiliados despedidos recuperaron su fuente de trabajo y se comenzó a hablar de aumentos inmediatamente, mientras se disponían a negociar con las autoridades sindicales debido a la presión ejercida en dicha acción gremial. Nada es casual y como en muchos otroas casos, Stefanini Argentina S.R.L. actuó tarde y de manera poco inteligente, llegando al límite y poniendo a prueba la dignidad de sus trabajadores calificados frente a las condiciones salariales desfavorables que viven actualmente.

Mala fe y falta de respeto

El conflicto logró llegar a buen puerto tras el compromiso de las autoridades de Stefanini de iniciar el camino hacia la firma del Convenio de Trabajo a lo que la Unión Informática respondió levantando la medida de fuerza.

Tras varias reuniones y un tiempo excesivo de paciencia, fue la propia gerente de recursos humanos Cristina Rubio quien confirmara el pasado martes 25 de agosto al Secretario Adjunto, que luego de haberse reunido con la cúpula directiva local de la empresa, finalmente habían tomado la decisión de firmar el Convenio propuesto por la Unión Informática, todo esto ocurrió en el contexto de una convocatoria a asamblea de los empleados por la falta de respuesta de Stefanini frente a las negociaciones del convenio.

Esta confirmación por parte de la empresa fue transmitida también a sus trabajadores en dicha reunión, y además, según la mismísima Cristina Rubio, el viernes 28 de agosto se llevaría a cabo un nuevo encuentro con el abogado y el Sindicato para ultimar detalles y fijar la fecha para la firma del citado Convenio.

Sorpresivamente la respuesta de la empresa en esta reunión con el Secretario Adjunto que, fue totalmente la opuesta a lo expresado horas antes por la sra. Rubio: Stefanini no firmaría el Convenio, desdiciéndose de las afirmaciones previas, actuando de mala fe y faltando a la verdad de una manera completamente insultante hacia la organización sindical, dejando de esta forma el camino librado hacia un inminente conflicto.

Por último y como si de algo sirviera, en un intento desesperado por “zafar” de la situación e ir en contra de la realidad, la responsable de RR.HH. Cristina Rubio, siguiendo el mandato de la empresa, comenzó a hacer llamados en forma intimidatoria a cada uno de los trabajadores, diciéndoles que debían afiliarse a otro sindicato, totalmente ajeno a la actividad informática que desempeñan todos los días los empleados de Stefanini. Esta “propuesta” además de ilegítima es ilegal desde todo punto de vista.

No es la plata, es el poder

Como hemos escuchado en gran parte de las empresas del sector IT, luego de evaluar y negociar el Convenio, las compañías están de acuerdo con las escalas salariales, los beneficios y demás cuestiones de fondo reguladas por el mismo, lo que evidencia a las claras que las exigencias de la Unión Informática, en tanto representantes de los trabajadores del sector, son reales y tienen fundamentos propios de la actividad, ya que tienen asidero en la misma. Por tanto, la conclusión a la que llegan todos es que, en términos de costos, los convenios que negocia la Unión Informática son completamente razonables y se pueden afrontar sin mayores contingencias que las de ponerse a trabajar con el sindicato, para poder implementarlos eficientemente y de forma ordenada.

Por otro lado, hay empresas que, entendiendo cómo funcionan las cosas, igualmente deciden afrontar los costos de extender un conflicto sin sentido, muchas veces asesorados por algún abogado en el cual depositan su confianza y que en el afán de demostrar sus conocimientos legales y experiencia, busca infundir un escenario de preocupación a la compañía que no existe, incluso a sabiendas de que sus decisiones perjudican económicamente a la empresa y generan malestar y frustración en sus trabajadores.

Siguiendo esta lógica, se puede replicar una frase utilizada por algunos empresarios del sector: “No es la plata, es el poder”. El obstáculo principal no es la demanda económica o las mejoras que exigen los trabajadores informáticos, sino la cuota misma de poder que creen perder algunas empresas de estilo conservador, al ponerse de acuerdo y avanzar por el camino correcto, el que más conviene a todos en tanto trabajadores y empresarios.

Al ser consultado, el Lic. García Secretario Adjunto de la Unión Informática sentenció: “Lamentamos que a esta altura de las circunstancias la empresa actúe con tanta mala fe. Desde ya que no vamos a tolerar que Stefanini le falte el respeto de esta forma a sus propios empleados.”


Tags:

  • Show Comments

Comments are closed.

You May Also Like

La alternativa de IBM al despido: formación obligatoria con rebaja del 10% del sueldo

El gigante informático no deja de sorprendernos. En esta oportunidad llegan noticias de una ...

Cisco: audiencia en el Ministerio de Trabajo de la Nación

El Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social de la Nación citó a la ...