Por: PABLO LUCIANO DORIN, SECRETARIO GENERAL DE UNIÓN INFORMÁTICA.

    Como es conocido por todos, empleados y no empleados de IBM, las condiciones laborales en la compañía continúan siendo imposibles. Los ya bajos salarios, las inequidades en el trato con el personal y los despidos arbitrarios son agravados por la inflación. Los paupérrimos aumentos otorgados en los últimos años evidencian una desatención manifiesta hacia sus 9000 empleados, que a pesar de ser considerados “profesionales” y “altamente calificados” por la empresa tiene un promedio salarial de sólo $3500.-. De más decir que lo que no paga IBM se lo queda IBM.

    La propia política de IBM (como -por ejemplo- pagarle mejor a una persona que ingresa que a alguien con antiguedad y experiencia, o pagar distintos salarios por la misma tarea y el fraude laboral que comete la empresa al contratar empleados a través de Adecco o Manpower) puede definirse como perversa. Basta ver su sistema de calificaciones, el llamado “PBC” para entender que la intención de la compañia es hacernos competir en una carrera absurda contra quienes son nuestro propio “team”; además de ser prácticamente subjetivo, ya que no mide objetivamente la capacidad de trabajo de nadie, sino la preferencia de quien califica.

    Ayer, nuestro gerente general Jorge Goulú nos envió un nuevo mail, donde continúa “predicando” que su gestión está concentrada en “Nuestra gente” (sic), “la expansión del negocio”, “la integración de IBM”. Curiosamente, a nuestra organización sindical le interesan principalmente los mismos puntos.

    Correo de Jorge Goulú sobre “compromiso de integridad”

    “Nuestra gente”, es decir, nosotros, somos quienes aún mas que a Jorge Goulú nos ocupamos de mejorar nuestro lugar en el seno de la empresa. Nada más quisiéramos desde la Unión Informática que ir a trabajar diariamente a la empresa con la dignidad de saber que trabajamos en el lugar correcto, con una clara carrera profesional y en una IBM que se preocupa realmente por nuestro bienestar. Y que lo demuestra, principalmente, a través de salarios dignos.

    La expansión del negocio sin dudas nos dará la posibilidad de aumentar las fuentes de trabajo para todos. Sin embargo, observamos con preocupación una caída notable en la calidad de los servicios que brindamos, como nos lo muestra el hecho de que clientes como Telefónica o American Express hayan preferido otros proveedores en lugar de IBM e incluso ciertos bancos hayan estado a punto de seguir la misma dirección. Claramente, no son los costos laborales los causantes, ya que la competencia sostiene salarios similares o aún mejores, sino la incapacidad de gestión eficiente por parte de la gerencia de los enormes recursos humanos y económicos que dispone.

    La integración de IBM nos es igualmente importante a los empleados sindicalizados. Queremos la integración, no sólo de IBM, sino de todos los empleados informáticos argentinos, para hacer precisamente lo que hacemos: proteger la industria informática nacional a través de su principal capital: la gente que trabaja en ella.

    Desde la Unión Informática hemos decidido darle solución a todos estos inconvenientes. Desde un principio, hemos convocado a la empresa al diálogo constructivo, que rechazaron aún en instancias promovidas por el Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social. A pesar de ello, continuamos (incluso hoy) sosteniendo que lo mejor para todos los IBMers es el encuentro entre sus empleados y su gerencia. Y sin embargo, la empresa continuó cerrando cualquier posibilidad de mejora.

    Finalmente, y a pesar de las amenazas de IBM Argentina S.R.L., no tuvimos mas opción que ejercer el derecho a huelga el pasado 28 de Julio.

    Todos conocemos los aumentos que se producen en otros sectores de la industria; todos conocemos la excelente performance económica de las empresas tecnológicas en Argentina. Incluso IBM continúa creciendo: baste ver su nuevo edificio en Olivos. Incluso obtiene importantes descuentos fiscales mediante leyes de promoción de la industria del software. Ahora, conformes con las palabras de Jorge Goulú, con nuestros salarios deprimidos, los IBMers deberemos esperar hasta mediados de 2012 para obtener cualquier mejora salarial, que -la experiencia indica- será igualmente pobre.

    El próximo 28 de Septiembre tendremos la oportunidad nuevamente de protestar ante la situación que vivimos.

    Tags:

    También te puede interesar

    IBM Argentina: empleados de la sede Martinez afectados por corte de agua

    Numerosos empleados están comunicándose con la Unión Informática denunciando problemas con el servicio de ...

    Gerente de IBM se suma como delegado de la Unión Informática

    La Unión Informática no detiene su crecimiento en IBM Argentina. Anunciamos el nombramiento de ...