En conmemoración del Día Internacional de la Mujer Trabajadora, este #8M desde el Sindicato de la Unión Informática abrimos el debate sobre los muchos desafíos y problemáticas presentes. Un debate necesario para generar aportes a procesos de dignidad y responsabilidad social de respeto y equidad.

    En 1975 la Organización de las Naciones Unidas (ONU) institucionaliza el 8 de marzo como el “Día Internacional de la Mujer”. Se cristalizaba entonces, en el más alto nivel de la política mundial, la lucha de las mujeres por su participación, en pie de igualdad con el hombre, en las sociedades, en la toma de decisiones y en su desarrollo íntegro como persona y sujeto social.

    En Argentina, la participación de las mujeres en el mundo laboral alcanzó un promedio de 41,5% en los últimos diez años, según datos del Ministerio de Trabajo de la Nación. Sin embargo, esto no se reflejó en el avance de sus derechos laborales. Los datos revelan una situación de injusticia no sólo en la dimensión laboral, sino particularmente económica y social.

    Desde la experiencia de representación y reconocimiento de la situación de trabajo de nuestros afiliados en la actividad informática, corresponde hacer visible los casos de discriminación, violencia, acoso, de obstáculos a la mejora de sus desempeños por el cual atraviesan y siguen atravesando las mujeres en la convivencia y actividad laboral.

    El mercado laboral

    Como cada 8 de marzo, también en las calles de Buenos Aires, se realizarán movilizaciones y demostraciones conmemorativas y reivindicatorias. Desde la Unión Informática se convoca a participar a las mujeres afiliadas con la organización gremial, para ello no dejen de contactar a la Secretaría Gremial de la Institución.

    En el mercado laboral las desigualdades comienzan desde las misma selección para las entrevistas. La elección de CVs puede marcar una preferencia por los hombres: toda una decisión política de las empresas. Lamentablemente, siguen abundando casos como los despidos efectuados durante el embarazo o licencias de maternidad, que generan una discriminación hacia las mujeres en edad fértil.

    Nuestro gremio promueve la construcción de respeto mutuo, considerando la singularidad del sector. Es en este contexto, ante la mayor participación en el campo laboral de las mujeres, donde se encuentra una contradicción abierta entre la feminización del trabajo y la escasa participación de las mujeres en los sindicatos y en sus órganos de decisión. Estas cuestiones deben considerarse desde la participación en tiempos de democracia que dejan ver la situación del empleo.

    Desde organizaciones como la Unión Informática aún se exige a organismos públicos y privados, instituciones y empresas que promueve pautas de convivencia, que no se naturalice la violencia de la limitación al progreso laboral y profesional (conocido como “techo de cristal”). Así como también que se detenga el abuso de poder por el cargo, que pone en situaciones de desigualdad a todos, pero particularmente a muchas de las integrantes de la Unión y quienes están en el área de informática.

    Por eso, desde la Unión Informática, buscamos como objetivos:

    • Promover la participación de mujeres y comunidades para que sean consideradas y respetadas en sus derechos.
    • Generar el empoderamiento de las mujeres abordando cuestiones que incluyen la igualdad salarial hasta la representación política de las mujeres.

    Más participación

    Tras la primera renovación de autoridades en la Institución, hoy tenemos compañeras haciendo oír su voz en el Equipo Directivo del Sindicato y proponiendo acciones concretas para su representación en el ambiente tecnológico e informático. Acompañadas de más del 30% de mujeres y personas LGBT que forman parte integral de toda la Unión.

    El cambio que debe propiciarse es, en parte, cultural por esto desde el sindicato aportaremos lo que implique la mayor participación y el reconocimiento de sus derechos laborales.

    Queremos hacer que se las valore, haciendo entender que deben ocuparse del trabajo invisibilizado que se realiza en el hogar, del cuidado de niños y mayores, las tareas domésticas, lo que las lleva a una doble o hasta triple ocupación.

    Muchas, lamentablemente, tienen esa tarea asignada de forma exclusiva y sin ningún tipo de reconocimiento.

    Sabemos que hay cada vez más mujeres se organizan y ponen en pie comisiones de mujeres en sus lugares de trabajo, buscando que sus derechos sean reconocidos y aspirando a conquistar una mayor participación en la vida política, social y laboral.

    En Argentina, tenemos varias de esas agrupaciones en el ámbito tecnológico que se esfuerzan en visibilizar estas situaciones de desigualdad de mujeres y comunidades de quienes pretendemos aunar esfuerzos y replantear propuestas.

    Hoy en este 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer de 2018, desde la Unión Informática reflexionamos cómo brindar la oportunidad de transformar el impulso en acción, de empoderar a las mujeres en todos los contextos y rendirles homenaje a las que trabajan sin descanso defendiendo los derechos de las mujeres y animándolas a que se desarrollen plenamente.

    por Sol Verniers.

    Vocal del Equipo Directivo de la Unión Informática.

    contacto

    Tags:

    También te puede interesar

    Microsoft sigue con la ola de despidos: ahora serán 3000 más fuera de EE.UU.

    Informado por los medios como una “reestructuración” debido a un “cambio de rumbo” hacia los ...

    La Unión relanza el Portal Afiliados y se abre sorteo por entradas para Jamiroquai

    Renovado y con nuevas secciones, vuelve el “Portal Afiliad@s” de la Unión Informática. Más ...