Lo que impulsa a los empleados de IBM a lo largo del globo a organizarse y reclamar por mejoras laborales son siempre los mismos reclamos. Bajos salarios, malas condiciones laborales, precarización, tercerización. ¿Casualidad? No. ¿Descuido? Tampoco. ¿Política premeditada? Una realidad.

    Una corporación con escala global

    Si nos tomamos el trabajo de relevar los sindicatos IT del mundo, no nos sorprenderá ver que los trabajadores de IBM de más de 20 países se han nucleado en organizaciones sindicales. Desde la casa matriz del monstruo informático en EE.UU., pasando por la filiales en Inglaterra, India, Brasil, Japón, Canadá, Suecia, Chile y tantos otros, incluyendo Argentina.[1]

    Ver.di - Sindicato IT alemán. En octubre bolquearon sedes en todo el país y movilizaron a más de 1.600 empleados.
    Ver.di – Sindicato IT alemán. En octubre bolquearon sedes en todo el país y movilizaron a más de 1.600 empleados.

    IBM, al igual que otras tantas empresa del sector, es una corporación transnacional. Esto significa que es una empresa cuyas operaciones económico-financieras se dan a escala global. IBM se posiciona entre las tres empresas globalizadas más grandes del mundo, junto con Coca-Cola y Apple, cuenta con 434.246 empleados a nivel mundial, una capitalización de U$S195,6 billones y un ingreso cuatrimestral promedio de $4,04 billones.[2]

    Cada sede de la empresa en otro país es un nodo más en una extensa red global de producción, comunicación y servicios. Sin importar las fronteras nacionales de los países donde se radica un nodo de su red. Trascendiendo incluso su propia casa matriz, estas corporaciones se comportan como si fuesen un ente que está por encima de las leyes de cada país. No las respetan, las omiten, negocian con funcionarios de turno las mejores condiciones que les permitan obtener siempre el mejor beneficio, incluso si esta búsqueda de una mayor rentabilidad transgrede leyes y derechos locales. Y quien paga esos «beneficios» es la sociedad..

    Sus derechos se flexibilizan, sus salarios se licúan, su relación de dependencia para con la empresa – relación en que el empleador se hace cargo de la seguridad social del empleado – es flexibilidada y precarizada en formas de contratos o quien antes era un empeado, ahora es un proveedor. La salud de quien trabaja, su jubilación y si ingreso mensual son ahora su responsabilidad y no del empleador. Y esto es mucho dinero que se ahorra la empresa.

    De esto los argentinos conocemos mucho. La vía de la flexibilización laboral, que favorece a los intereses de las grandes empresas foráneas en nuestro país, se impuso por medio de una modificación a la Ley de Contrato de Trabajo, en 1995, durante el gobierno de Carlos Menem.

    La situación global de los empleados de IBM

    En un informe reciente del sindicato IT argentino, la Unión Informática, se publicaron datos que demostraban que si bien en nuestro país IBM no deja de ganar dinero con sus negocios, tiene cada vez menos empleados. Y no sólo en Argentina, sino que también a nivel mundial.[3]

    El sindicato IT de EEUU, Alliance@IBM, muestra estadísticas de cuántos puestos de trabajo se perdieron en lo que va de 1996 hasta 2013. En estos años el headcount pasó de 125,6 mil a 66,2 mil empleados: en menos de 15 años el personal de IBM en EEUU se redujo en un 52%. Pero lejos de achicarse, IBM se globalizó, extendiendo sus inversiones hacia fuera del territorio estadounidense. Sólo la región Asia/Pacífico e India, hasta 2009 [4], se había generado más de 32 mil puestos de trabajo. Sin contar Sudamérica u otros lugares donde la corporación tiene actividad.[5] En lo que va del año, hasta junio, y sólo en EEUU, IBM despidió a más de 3.000 empleados, según informó Lee Conrad, Secretario General de Alliance@IBM, al sitio ComputerWorld.[6]

    Al otro lado del Atlántico, en el Reino Unido, Unite, la central que aglutina a más de 1,4 millones de trabajadores, discute las mismas problemáticas. Salarios injustos, reduccion de personal y nuevas formas de precarización son también temas presentes en quienes se desempeñan en el rubro IT y comunicaciones en una de las economías más fuertes del planeta.[7]

    SNTI - Sindicato IT de Chile, durante el paro general de julio de este año.
    SNTI – Sindicato IT de Chile, durante el paro general de julio de este año.

    Actualmente Unite se encuentra en una campaña llamada NO TO ZERO HOURS, en que la central llama a combatir la precarización laboral imperante. «Los empleadores usan contratos zero hours para cortar salarios, no pagar vacaciones, aportes jubilatorios, pensiones y otros beneficios del trabajo registrado. Tampoco pueden buscar otros trabajo (en las horas libres) porque tienen que estar a disposición del capricho de los empleadores. Y con estos niveles de inseguridad laboral llegan problemas como bullyng, acoso y stress. Es hora de terminar la explotación», comunicó el sindicato en su sitio.[8]

    El sindicato IT de Alemania el pasado 8 de octubre movilizó y bloqueó numerosas sedes de IBM, movilizando más de 1600 trabajadores. El reclamo era, ni más ni menos, la escasa participación de los empleados en las ganancias de la empresa.[9]

    En nuestro continente, por otro lado, los sindicatos IT de Chile – SNTI, Sindicato Nacional de Trabajadores de IBM – y Brasil – SINDPD, Sindicato dos Trabalhadores em Processamento de Datos e Tecnologia da Informação do Estado de São Paulo – también se encuentran presentes en IBM. Y más movilizados que nunca.

    Los trasandinos de SNTI, por otro lado, el pasado 11 de julio adhirieron a un paro nacional que convocó la Central Única de Trabajadores (CUT). Jorge Ojeda Alarcón, secretario general de SNTI, comunicó que los motivos de la adhesión al paro eran el congelamiento salarial – frizado por años – , y la pérdida de puestos de trabajo por transferencia de trabajo al extranjero (sudeste asiático, principalmente).

    Carta enviada a la Unión Informática por Jorge E. Ojeda Alarcón, Presidente Sindicato Nacional de Trabajadores de Empresa IBM Chile S.A.C..
    Carta enviada a la Unión Informática por Jorge E. Ojeda Alarcón, Presidente Sindicato Nacional de Trabajadores de Empresa IBM Chile S.A.C..

    El SINDPD ya cuenta con más de 28 años de trayectoria y cuenta con aproximadamente 28 mil afiliados, ya logró su convenio colectivo de trabajo y la rebaja de la jornada laboral a 40 horas semanales.[10] Profundizar en un los reclamos de ambos sindicatos en sus respectivos países sería ya redundante.

    Una solución justa

    Fragmento de una carta enviada por un ex gerente de la alta cúpula de IBM que ejerció durante tiempos mejores que hoy los empleados "de la vieja escuela" añoran.
    Fragmento de una carta enviada por un ex gerente de la alta cúpula de IBM que ejerció durante tiempos mejores que hoy los empleados «de la vieja escuela» añoran.

    Si miles y miles de empleados a lo largo del mundo de una misma firma se organizan y reclaman por condiciones de trabajo justas, el problema no es de los empleados. Claramente. Lo que se reclama no son cosas exorbitantes, es lo justo. Pedir por un salario que sirva al empleado para cubrir sus necesidades básicas, para una vida digna: alimento, vestimenta, salud, un hogar.

    En la Argentina, en el año 1945 se reglamentaron las 40 horas de trabajo semanales, las vacaciones pagas, los días de descanso y se aseguraró la libre actividad sindical. Los convenios colectivos de trabajo aseguraban que todos los empleados de una misma actividad tuviesen por igual tarea, igual salario, y que todos gozasen de los beneficios de la seguridad social, aportes jubilatorios, protección ante la enfermedad o discapacidad. Una política clara y firme por parte del Estado vigilaba que el empleador, del sector privado o público, no saltease ninguna de sus responsabilidades para con sus empleados. El Estado argentino entonces –y por muchísimos años más– velaba por el bienestar de los que trabajaban. Que eran entonces, y los son hoy, la mayoría de la población de cualquier país del mundo, frente a una minúscula minoría, que son los que exploan a las mayorías en pos del beneficio propio.

    Este estado de bienestar no era sólo en la Argentina del peronismo, lo era también en los EE.UU., Francia o España. Cuidar el bienestar de la mayoría era lo justo y ético para cualquier sociedad. Para cualquer República. Era lo más justo y democrático, porque era para la mayoría. Más allá de los caprichos de cualquier empresario o corporación.

     LaUnión Informática: sindicato IT argentino, originado en marzo de 2011 y con la reciente inscripción gremial firmada por el Ministro de Trabajo, Carlos Tomada.
    LaUnión Informática: sindicato IT argentino, originado en marzo de 2011 y con la reciente inscripción gremial firmada por el Ministro de Trabajo, Carlos Tomada.

    Pero evidentemente, muy lejos quedaron los años del estado de bienestar. Hoy, en el año 2013, las condiciones laborales se han precarizado y flexibilizado, y la dignidad del trabajador se ha vuelto en la principal variable de ajuste de cualquier empresa. Incluso una mercancía transable para cualquier aseguradora de riesgo de trabajo (A.R.T.). Y pareciese que mientras más grande es la empresa, más ambiciosos sus intereses, mayor la avaricia que tiñe su accionar en contra de los trabajadores.

    Adam Smith, filósofo y economista británico del siglo XVIII, uno de los principales ideólogos del liberalismo económico ortodoxo, afirmó en su célebre libro ‘La Riqueza de las Naciones’ que ‘cada individuo está siempre esforzándose por encontrar la inversión más beneficiosa para cualquier capital que tenga. Es evidente que lo mueve su propio beneficio y no el de la sociedad.’. Pareciese que está más vigente en nuestra sociedad Adam Smith que el bienestar de la mayoría. Y esto es así porque las grandes empresas, de las que IBM es sólo un caso, han impuesto sus reglas y su ideología. Las de su propio beneficio.

    La vía para lograr lo que es justo no es otra que la organización y la solidaridad. No hay justicia si no es para todos los pares. Nada de esto nos va a llegar de arriba. Si en Alemania o Chile, como así en todo el mundo, los empleados de IBM se organizan y reclaman por igual no es casualidad. Es lo logico y más humano. Al contrario de Adam Smith o IBM, es evidente que lo que los mueve el beneficio común.

    Quienes deseen ponerse en contacto con la Comisión Interna de la Unión Informática en IBM pueden hacerlo a través de vocalibm@unioninformatica.com.ar


    Fuentes

    [1] http://unioninformatica.com.ar/areas-de-interes/internacionales/sindicatos-del-mundo/

    [2] http://dealbook.on.nytimes.com/public/overview?symbol=IBM

    [3] http://unioninformatica.com.ar/ibm-ganancias-extraordinarias-salarios-en-caida-libre/

    [4] Según Alliance@IBM, desde 2009 la empresa no difundió más datos sobre el presonal.

    [5] http://www.endicottalliance.org/

    [6] http://www.computerworld.com/s/article/9240420/IBM_layoffs_pass_3_000_says_labor_group

    [7] http://www.unitetheunion.org/how-we-help/list-of-sectors/it-and-communications/itandcommunicationskeyissues/

    [8] http://www.unitetheunion.org/campaigning/saynotozerohourscontracts/

    [9] http://www.ich-bin-mehr-wert.de/companies/ibm/tarifrunde-2013/20131008-aktionstag/

    [10] http://www.sindpd.org.br/sindpd/interna.jsp?m=1&s=1

    Tags:

    También te puede interesar..

    Paro en IBM

    Entrevista a María Verónica Lamas en el programa Tontos Con Poder con motivo de ...

    BIENVENIDA YPF A LA UNIÓN INFORMÁTICA

    Los informáticos de la emblemática YPF, quienes se acercaron a nosotros desde su necesidad ...