El reciente acuerdo entre cuatro multinacionales informáticas y el gremio mercantil trae graves consecuencias para los empleados. Firmas que históricamente negaron la sindicalización de sus empleados en cualquier parte del mundo, ahora, en Argentina y tras el fallo de la Justicia que obligó a IBM a reconocer a la Unión Informática, buscaron por fuera de la actividad, un “convenio colectivo a medida”. ¿Cómo influye este acuerdo en tu trabajo?.

    [ viene de artículo anterior ]
    IBM, Accenture, HP y Comercio: lo que tenés que saber sobre el “convenio de trabajo express” hecho a medida de las empresas

    Más allá de la cuestión política que implica el acuerdo entre IBM, Accenture, HP y su subsidiaria con la Federación Argentina de Empleados de Comercio y Servicios (FAECyS), hay un impacto directo en el trabajo de miles de informáticos en todo el país.

    Es tu trabajo el que se encuentra en medio de estos pactos. Firmados a tus espaldas, claro.

    En materia de salarios, así como beneficios o en todo lo que hace a las reglas claras de trabajo que propone la Unión Informática para las empresas del sector IT, este “convenio” está lejos de mejorar la situación de por si irregular y arbitraria que se vive en las multis. Aumentos y categorías a dedo, las reglas impuestas desde una jerarquía que se pierde entre diversos nodos de una extensa red global.

    Pero ahora la cosa cambió. En nuestro país, la organización gremial de los empleados IT anotó dos hitos históricos en lo que hace a la actividad IT argentina. Con un fallo favorable en mayo y su ratificación en segunda instancia en julio, la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo N° 2 sentenció a IBM a reconocer la afiliación de los empleados a la Unión Informática en los recibos de sueldo.

    Las otras empresas -Accenture, HPE y su subsidiaria DXC- vieron venir el mismo problema legal y, para cubrirse, reaccionaron en conjunto. Es ahí donde entra el sindicato y federación de Comercio que dirige Armando Cavalieri, con un Convenio de Trabajo express y a medida de las empresas.

    El reciente acuerdo entre cuatro multinacionales informáticas y el gremio mercantil trae graves consecuencias para los empleados. Firmas que históricamente negaron la sindicalización de sus empleados en cualquier parte del mundo, ahora, en Argentina y tras el fallo de la Justicia que obligó a IBM a reconocer a la Unión Informática, buscaron por fuera de la actividad, un “convenio colectivo a medida”. ¿Cómo influye este acuerdo en tu trabajo? En la imagen de izq. a der.: Armando Cavalieri, Jorge Cavedo (HP), Roberto Alexander (IBM Argentina) y Sergio Kaufman (Accenture)

    ¿Cómo impacta el acuerdo en tu trabajo?

    Entre los pasillos gerentes y managers lo venden como un aumento salarial. Ahora los ibmers cobrarán un adicional por presentismo del 8% sobre el básico.

    No obstante, se rompió otra “tradición” de los últimos años en la compañía. En la empresa se otorgaban dos rondas de aumentos al año, y esta vez los mismos managers que vendían la “buena nueva” también anunciaron que no habrá segunda tanda de aumentos.

    Según los documentos del acuerdo trascendidos, el “convenio” funcionará de la siguiente manera. Son dos áreas de categorías: Área infraestructura, desarrollo y operaciones y servicios (20 categorías, parte de software, desarrollo, mesa de ayuda) y Área Staff (9 categorías, administrativos, gerencia). Estas 29 categorías sólo definen vagamente los roles, pero no las escalas salariales que representa cada uno.

    Cruzando las categorías se encuentran los cuatro niveles en que se deben encuadrar a los empleados según su capacidad de trabajo, autonomía relativa o seniority. Estos son Nivel A, B, C y D y son los que, en definitiva, hacen al salario del empleado. Así lo especifica uno de los documentos firmados por Roberto Alexander (CEO IBM), Sergio Kaufman (Accenture) y Jorge Cavedo (HP / DXC): los cuatro niveles se equiparan a las escalas salariales de las categorías del Convenio Colectivo de Trabajo (CCT) 130/75 de FAECyS.

    FAECyS contempla distintas categorías y niveles, y aun distintos acuerdos para distintos sectores. Pero lo que toca a IBM -y las otras empresas- son los niveles de la categoría “Administrativo” del CCT 130/75.

    Esta categoría originalmente cuenta con seis niveles (A, B, C, D, E, F). No obstante, el “convenio informático” del gremio mercantil contempla sólo los cuatro niveles más bajos (A, B, C, D) para los empleados IT y, según lo firmado y que comienza a implementarse en las empresas, serán estos los que definan los salarios. En resumen, la escala salarial del “Nivel A” del acuerdo FAECyS-IBM (y las otras) equivale a la escala de “Administrativo A” del CCT 130/75, y así sucesivamente.

    Según el último acuerdo salarial de FAECyS, concretado a fines de 2016 y firmado a principios de 2017, las categorías Administrativo A, B, C y D deberían llegar a un salario básico entre $18.000 y $18.600 para octubre de 2017. Sólo después de dos aumentos de 10% -en abril y octubre- no remunerativos que arregló la “paritaria” mercantil; un acuerdo salarial que cerró claramente por debajo del porcentaje de la inflación, significando una importante pérdida de poder adquisitivo para los empleados afectados.

    “Las categorías nos las van a pasar las empresas”. Oscar Mario Tedesco es Secretario Gremial de FAECyS. Entrevistado en julio por un periodista especializado, entrevista a la que accedió la redacción de este portal- Tedesco afirmó no tener idea de lo que estaba pactando su entidad gremial con las empresas informáticas ni mucho menos saber a ciencia cierta a qué se dedican. A esta gente eligieron IBM, Accenture, DXC y HP como interlocutores de sus empleados.

    En proceso de adaptación

    Las empresas, por su parte, en período de adecuación al acuerdo, están adaptándose al cambio.

    En caso de IBM, donde se empezaron a operar estas modificaciones, recibos de sueldo se vieron ferozmente modificados, constituyendo un engaño a los empleados.

    Para que en los recibos se exprese lo que se firmó con FAECyS, se bajaron salarios básicos -para adaptarlo a los básicos de los niveles- y se completó “el resto” del sueldo con un ítem “adicional empresa”.

    Otra falta grave en este proceso de “adaptación” fue el pase automático de varios empleados obra social, sin su consentimiento. Después de la polémica suscitada por la intención de la empresa de forzar a los empleados a firmar el “formulario 5.3” de Anses, varios ibmers se anoticiaron al comprobar en sus recibos el pase forzado de empleados a la obra social OSECAC (Obra Social de Empleados de Comercio) sin su expresa voluntad.

    También comenzó la recaudación de Cavalieri. No sólo con los aportes de la empresa a Seguros La Estrella -la aseguradora del gremio mercantil-, sino con el doble aporte “solidario” que deben realizar los empleados al Sindicato de Empleados de Comercio (SEC) de la Ciudad de Buenos Aires, sino también la cuota compulsiva de la Federación. El primero, “aporte solidario SEC”, es de 0,5% del salario básico; el segundo, de 2%, es el aporte FAECyS.

    cavalieri-cavedo-alexander-kaufman

    Los “Danger Four”. Armando Cavalieri, del Sindicato de Empleados de Comercio, abrochó un acuerdo con los temerosos directivos de las empresas tecnológicas. Jorge Cavedo por HP, Roberto Alexander de IBM y Sergio Kaufman de Accenture.

    Las cosas como son

    El acuerdo firmado entre gallos y medianoche entre la federación de gremios mercantiles y Accenture, IBM, HP y DXC tuvo un solo objetivo: poner un nuevo palo en la rueda a la Unión Informática en la actividad sindical dentro de estas 3 empresas.

    El Convenio de Trabajo de la Unión Informática no sólo mejoró las condiciones de trabajo y calidad de vida a miles de empleados informáticos. De manera directa  para aquellos afiliados en empresas que cuentan con acuerdos firmados, sino también de manera indirecta, siendo que empresas aún fuera de convenio miran de reojo las pautas salariales de la Unión para definir la propia.

    El fallo judicial y su ratificación en segunda instancia en julio último puso en estado de alerta (¿y movilización?) a las empresas IT, que mantienen de manera férrea e incólumne una idea central en su política de negocios: no permitir sindicatos. Y qué mejor que inventarse un convenio y un sindicato adaptarse para calmar las aguas y seguir con las políticas arbitrairas en materia de salarios y condiciones laborales.

    Estos cambios están en proceso de implementación, lo que significa que no impactará de manera inmediata a todos los empleados, así como tampoco se sabe a ciencia cierta como se terminará de implementar. Es por esto que desde la Unión Informática se está siguiendo de cerca el tema.

    Empleado de IBM, HP, DXC y Accenture: este es el mejor momento para sumarte a la Unión. Recordá que tras el fallo judicial favorable, la afiliación es formalmente reconocida.Sumate vos también. Enterate como hacerlo acá

    Tags:

    También te puede interesar

    Los ingresos trimestrales de IBM superan las previsiones

    El negocio de software creció, con un incremento de los ingresos del 1 por ...

    Presentación en Hewlett-Packard Argentina

    En el día de hoy, presentamos oficialmente nuestra organización en Hewlett-Packard Argentina, una de ...