Con la nueva industria de la Defensa, el Estado busca sustituir importaciones

Mientras algunos sectores acusan al gobierno de impulsar la «chavización» de las Fuerzas Armadas, el nuevo titular de la cartera pretende revertir el proceso de desmantelamiento iniciado en los ’90. Los intereses afectados.

Nota Diario Tiempo Argentino (21/07/2013)

ejercito_gobierno_538x472

La primera reacción fue acusar al nuevo ministro de Defensa, Agustín Rossi, de estar empujando a las Fuerzas Armadas hacia «una chavización». La definición, de tono apocalíptico, buscaba responder al primer discurso del designado jefe del Ejército, César Milani, pronunciado ante la presidenta en el Colegio Militar de la Nación. En aquel acto, Milani convocó a los miembros de las FF AA a «acompañar con renovadas ansias el proyecto nacional». Enseguida se prendieron las luces de alarma. Y comenzaron a repetirse las condenas de tono estigmatizador. El primero en salir a repudiar fue el radical Horacio Jaunarena, ex ministro de Defensa de Alfonsín, quien acaba de editar un libro financiado por el empresario Mario Montoto. «Quieren transformar una institución al servicio de la defensa en una institución al servicio del gobierno», cuestionó.

Las voces de alarma se superponen con la polémica que generó el ascenso de Milani a jefe del Ejército. Aunque su nombre no figura en causas por delitos de lesa humanidad, al menos hasta ahora, el ex preso de la dictadura Ramón Olivera lo denunció como el responsable de un allanamiento y la detención de su padre. Como Olivera ratificó la denuncia ante la justicia federal de La Rioja, la fiscalía de esa provincia abrirá una investigación sobre los hechos mencionados. Este es el contexto, agitado por cierto, en el cual se está profundizando un giro en la política de Defensa que ya había empezado Nilda Garré.

El giro en cuestión remite a una tradición histórica del peronismo, pero también del ala nacionalista del Ejército: su compromiso con la industrialización a través de la industria de la Defensa. Tras la designación de Rossi como ministro, una de sus primeras decisiones –acordada con la presidenta– fue la creación de la Secretaría de Ciencia, Tecnología y Producción para la Defensa. Otra novedad, que se conoció en la cena de camaradería de las FF AA, fue el traspaso de la empresa estatal Fabricaciones Militares a la órbita del ministerio conducido por Rossi. Esos cambios apuntan a reforzar el legado histórico de los generales Enrique Mosconi, Nicolás Savio y Juan Perón: que las FF AA contribuyan al desarrollo económico soberano a partir de su actuación como parte del Estado.

«Nuestro objetivo es potenciar la capacidad del Estado argentino. Acordémonos del aporte clave que tuvieron las FF AA en las industrias petrolera, siderúrgica y ferroviaria», aseguró el propio Rossi, en diálogo con Tiempo Argentino. «Lamentablemente, durante los ’90 se declararon sujetas a privatización 27 empresas estatales que dependían del Ministerio de Defensa. Desde 2003 venimos desandando ese camino: potenciamos Fabricaciones Militares, fortalecimos los astilleros Tandanor y Domecq García, recuperamos la Fábrica Argentina de Aviones (FADEA) y con el INVAP estamos desarrollando un plan de radarización que logrará cubrir todo el espacio aéreo», se explayó el ministro. Claro que el proyecto de recuperar la industria de la Defensa implica algunos riesgos: por lo pronto, sustituir importaciones de insumos y bienes de capital estratégicos provoca pérdidas económicas para las empresas privadas proveedoras de esos productos. La mayoría, además, son extranjeras: hay estadounidenses, israelíes, españolas, chinas.

En el corto plazo, la cartera de Defensa ya asignó prioridades a la hora de poner en marcha nuevos proyectos y fortalecer los que ya están en curso. La empresa Fabricaciones Militares (FM) tendrá un protagonismo estratégico: en la fábrica Fray Luis Beltrán de Rosario se producirán chalecos antibalas con nivel de protección RB2, de uso habitual entre los agentes de policía de todo el mundo. La misma empresa producirá explosivos para la minería –gelatinosos y derivados de nitrato de amonio– en la planta de la ciudad sanjuanina de Jáchal. Pero la apuesta más innovadora de todas, y que también implica un perjuicio para las empresas extranjeras del sector, como la estadounidense Trinity, es la fabricación de vagones de carga (tolva para cargar granos y contenedores) que serán utilizados por el reestatizado Ferrocarril Belgrano Cargas.

La política de sustitución de importaciones en materia de Defensa tiene un pilar que ya lleva varios años: la empresa INVAP, con sede en Bariloche, que a pesar del lobby a favor de intereses foráneos terminó ganándose el reconocimiento de todo el mundo para desarrollar reactores nucleares y satélites. En la Argentina, además, INVAP está fabricando seis radares primarios (de uso militar) 3D de largo alcance (cuya sigla es RP3DLA-S). No hay muchas empresas en el mundo que estén capacitadas para la fabricación de radares de control del espacio aéreo. Fabricar los radares en suelo argentino permite quedarse con la propiedad intelectual y tener el know-how para las reparaciones y «la extensión de media vida», como se llama al service que se les hace para que sigan en actividad unos años más.
En el mediano plazo, el Ministerio de Defensa pretende firmar un convenio con la Federación Rusa para fabricar, en conjunto, buques rompehielos o de navegación en zonas polares. La sustitución, como se sabe, implica sustituir algo por otra cosa. Y aquello que es sustituido –en este caso, aquellos empresarios que lo son– no suelen ver ese proceso con felicidad. «

defensa_538x272

  • Show Comments

  • noimporta

    Pense que este sitio tenia relación con todo el mundo de la informatica que tanto nos apasiona, y con toda la lucha por hacer respetar nuestro trabajo dentro de la empresas que se aprovechan de nuestra capacidad.
    No entiendo que tiene esta noticia de tinte político con todo lo anterior.

Comments are closed.

Abrir chat
¡Hola! ¿Como estás? Hacenos tu consulta para afiliarte, salarios, y beneficios por Whatsapp de lunes a viernes de 9 a 18!