En un sector librado a la voluntad del mercado y la decisión exclusiva de las empresas, el establecimiento de un sueldo mínimo y de escalas salariales por categoría era una necesidad insoslayable. Bajo este panorama de total desorden y desidia respecto a la temática salarial es que nació el Convenio Colectivo de Trabajo de la Unión Informática. Una herramienta fundamental para el beneficio de todos los empleados de la industria pero que también ordena y define pautas claras para las empresas. En esta nota, respuestas a dudas frecuentes de los empleados sobre el como, el porqué y el para qué de las escalas salariales.

Uno de los parámetros para medir lo que significa el Convenio Colectivo de Trabajo de la Unión Informática son sus escalas salariales. La falta de ellas era un grave problema para los empleados del sector, y lo es aún para todos aquellos que trabajan en empresas fuera de convenio.

No contar con pautas y reglas claras de trabajo era una situación que asfixiaba al empleado, que al no tener un sueldo mínimo se veía en la encrucijada de tolerar un salario injusto – con todas las privaciones que ello implica -, o bien buscar un nuevo lugar de trabajo – renunciando a su antigüedad, experiencia y otros beneficios -. A partir de la fundación de la Unión Informática, el sindicato de los empleados del sector IT, el objetivo de las escalas salariales y un Convenio de la actividad era un anhelo. Hoy… es una realidad.

En 2015, con el anuncio del lanzamiento y aplicación del Convenio informático en numerosas empresas, las categorías y niveles y escalas salariales se comenzó a transformar la situación salarial de miles de empleados. Estas mejoras fueron ratificadas en 2016, con un nuevo acuerdo, que contempla un aumento del 30% a seis meses y un sueldo bruto mínimo garantizado para la categoría y senioriti más bajas de $13.000.

Asegurar un salario mínimo para los empleados del sector fue una de las principales preocupaciones y objetivos del Secretario General Pablo Dorin al empezar el proyecto del Convenio de la Unión Informática.

Las « escalas salariales » establecen los pisos mínimos salariales que pueden cobrar los empleados, según las categorías y niveles que establece el Convenio Colectivo de Trabajo de la Unión Informática. Este salario mínimo garantizado por Convenio no significa nunca un “techo” para los ingresos, sino una garantía de mejora para los salarios más atrasados. Cumpliendo la exigencia de Pablo Dorín, el salario mínimo para la categoría y senioriti más bajo del Convenio se elevó a $13000 para el mes de mayo.

Uno de los parámetros para medir lo que significa el Convenio Colectivo de Trabajo de la Unión Informática son sus escalas salariales. La falta de ellas era un grave problema para los empleados del sector, y lo es aún para todos aquellos que trabajan en empresas fuera de convenio.

No contar con pautas y reglas claras de trabajo era una situación que asfixiaba al empleado, que al no tener un sueldo mínimo se veía en la encrucijada de tolerar un salario injusto – con todas las privaciones que ello implica -, o bien buscar un nuevo lugar de trabajo – renunciando a su antigüedad, experiencia y otros beneficios -. A partir de la fundación de la Unión Informática, el sindicato de los empleados del sector IT, el objetivo de las escalas salariales y un Convenio de la actividad era un anhelo. Hoy… es una realidad.

En 2015, con el anuncio del lanzamiento y aplicación del Convenio informático en numerosas empresas, las categorías y niveles y escalas salariales se comenzó a transformar la situación salarial de miles de empleados. Estas mejoras fueron ratificadas en 2016, con un nuevo acuerdo, que contempla un aumento del 30% a seis meses y un sueldo bruto mínimo garantizado para la categoría y senioriti más bajas de $13.000.

Asegurar un salario mínimo para los empleados del sector fue una de las principales preocupaciones y objetivos del Secretario General Pablo Dorin al empezar el proyecto del Convenio de la Unión Informática.

Ya desde 2013, con los primeros acuerdos con empresas, pasando por la posterior creación y aplicación del Convenio, hasta este 2016 en que, producto de la primer negociación paritaria de la industria con la parte empresaria, se actualizaron los salarios acorde con la realidad económica local.

El establecimiento de un piso salarial básico significa un importante avance en la recomposición por años atrasada de los haberes de los empleados informáticos, especialmente para aquellos que aún siguen muy postergados: muchos empleados aún fuera de convenio siguen sujetos a la voluntad de las empresas, a precios de mercado o sometidos a la arbitrariedad de evaluaciones de desempeño. A pedido de Dorin, las empresas se comprometieron a alcanzar los $13.000 mínimos con el salario de mayo, adelantándose a los aumentos pautados para paliar los efectos de la inflación sobre los sueldos más bajos.

El Convenio Colectivo de Trabajo de la Unión Informática se transformó en punto de referencia para la inmensa mayoría de las empresas del sector, ejerciendo presión y empujando hacia arriba los salarios en aquellas compañías que aun siguen sin aplicarlo.

El establecimiento de estas escalas actúa como un piso de salarios básicos (sin los adicionales), determinando que ningún informático bajo convenio cobre un sueldo menor al establecido. Esto, por el contrario, no quiere decir que dicho valor sea el “techo” o actúe como límite o que en los casos en que el empleado perciba un sueldo mayor, este deba ser disminuido. La escala salarial actúa como barrera de contención presionando los sueldos siempre a la suba además de incrementarlos al aplicarles los adicionales varios que contempla el Convenio Colectivo.

Preguntas frecuentes y respuestas sobre las escalas salariales

En entrevista con el Licenciado Christian García, Secretario Adjunto de la Unión Informática y protagonista junto a Pablo Dorin de la creación e instrumentación del Convenio informático, aclara algunos conceptos centrales y dudas frecuentes de los empleados respecto de su aplicación. Una de las consultas más habituales por parte de los afiliados se refiere a las escalas salariales. En esta ocasión, García responde las inquietudes de los empleados afiliados.

Con el objeto de proteger a los salarios más atrasados de la actividad, Pablo Dorin, Secretario General de la Unión Informática, propuso un “salario mínimo informático” dentro del Convenio Colectivo de Trabajo. De esta forma, la Unión busca que ningún empleado “bajo convenio” perciba una remuneración inferior a $13.000 de salario bruto garantizado.

1)¿Cuál era el panorama en materia de sueldos en la industria IT previo a la aplicación del Convenio Colectivo de Trabajo?

Christian García (C.G.) — Cuando comenzamos esta difícil tarea, el panorama era de una desidia total. En general nos encontrábamos con que el piso salarial mínimo era el valor del salario mínimo vital y móvil (SMVM). Los empresarios respaldaban sus decisiones todo el tiempo con excusas como “son las reglas del mercado”, la oferta y demanda, etc. Las compañías abusaban de los trabajos técnicos o help-desk junior, que requieren un menor nivel de capacitación y que son los peores pagos. Estos contaban siempre con salarios apenas por encima del SMVM. En términos concretos, con un SMVM no se vive dignamente, sólo asegura un consumo mínimo de subsistencia. No se puede alquilar un departamento, mantener una familia, hijos, etc. El empresario se paraba en eso para escatimar en salarios, y solían pagar apenas por encima del mismo en algunos casos. Esto se terminó.

En un primer momento, para establecer reglas claras con que ordenar el trabajo y mejorar los salarios, se hicieron relevamientos exhaustivos en muchas empresas con recibos de sueldo y encuestas. A medida que la Unión iniciaba su actividad gremial en diversas compañías, su fue accediendo a más información y teniendo cada vez mayores precisiones de lo que pasaba. En base a esto, se armaron escalas propias de la actividad a partir de los roles que asignaban las empresas y la aplicación de los mismos en forma real y no solo por el nombre del rol, que no siempre coincidía con la tarea que desempeñaba el trabajador.

2)¿Por qué es tan importante la aplicación del Convenio Colectivo?

C.G. — En primer lugar, porque el Convenio trae un ordenamiento de la actividad hasta ahora inexistente. Para el trabajador, da una garantía respecto de un piso salarial, así como asegura e impone reglas de juego en el mercado. Transformar la “mano invisble” que regía las condiciones a conveniencia de algunas empresas, en reglas claras, pero para todos.

Lic. Christian García, Secretario Adjunto de la Unión Informática, hizo referencia también a los empleados mejor posicionados en la industria. “Muchos informáticos cobran salarios superiores a los mínimos de Convenio. Nuestro objetivo está puesto no solo en levantar a aquellos más relegados, sino también a mejorar la situación de los que están por encima. Para esto era imperativo realizar un ordenamiento y plantear reglas claras.”

Las reglas claras de juego fueron también un reclamo de las empresas en la negociación colectiva. Al aplicar el Convenio en las mismas, el resto mira a ver que pasa, se fijan en los salarios, tratan de adecuarse. Hasta ahora nadie tenía una referencia de cuanto se estaba pagando por determinada tarea. Hay empresas que trataban de hacer las cosas bien, pero no había información disponible, y ahora la tienen. Y también tienen información los empleados para saber donde están parados.

Muchas veces, las propias empresas aportan dinero a las Cámaras para que estas realicen estudios estadísticos y brinden información sobre los salarios de la industria, sin embargo esto nunca estuvo disponible. Al dejar al mercado que se regule solo, las empresas más grandes se manejan solas y hacen su propia política de salarios, imponen sus reglas, como HP o IBM. La falta de escalas hizo que muchas empresas salgan beneficiadas respecto del resto, particularmente un grupo reducido de empresas más grandes. A río revuelto …

El beneficio para el trabajador está claro. Pero para las empresas,generar reglas claras de juego, también es beneficioso porque promueve la competencia leal, y que estas no compitan a la baja. Particularmente a las PyMEs, que conforman más del 80% del mercado. El beneficio es doble: hacia afuera y dentro de la empresa. Hacia dentro, dejan de discutir con los empleados qué es lo que corresponde, sino que se regula desde el Sindicato y el acuerdo con los trabajadores. Son los principales beneficiarios, y en el área de RRHH los cuales, si se hacen las cosas bien, ven disminuida su carga de trabajo dado que el 50% de los problemas ya los resolvió el sindicato antes de que lleguen a sus oficinas. El Convenio Colectivo de Trabajo habilita a resolver en reuniones oficiales las cuestiones del día a día o reclamos entre los empleados de la empresa y mejora notablemente el clima de trabajo.

3)¿De dónde surgen las escalas salariales? ¿Cómo se llegó a ellas?

C.G. — Es una realidad que hay gente que gana más, que está por encima de los mínimos de nuestras escalas, pero nosotros tenemos la responsabilidad de fijar un mínimo de salario en la industria por categoría, no un techo. También hay muchos informáticos que ganan menos del mínimo hoy en día, cuyos salarios están muy atrasados, esto también es una realidad y es ahí donde encontramos una de nuestras principales preocupaciones con Pablo [Dorin, el Secretario General], y ahora estamos nivelando para arriba. La idea del mínimo garantizado de $13.000 bruto fue como imponer un SMVM de la actividad, decíamos que “menos de esto no puede ganar nadie”. Una cifra razonable en términos de responsabilidad y exigencias que quedará emparejada al salario básico mínimo de un “data entry u operador junior” en el mes de Noviembre.

El número surgió de salarios mínimos “desde cuando estabamos masomenos bien” y aplicar el porcentaje de inflación que no se compensó. Hicimos una “paritaria imaginaria”: trasladar el poder adquisitivo de antes a hoy. Hacia fines de 2013 fue de $8.000, hoy es de $13.000, y sabemos que aún falta mucho por hacer para alcanzar los valores que pretendemos, pero esto depende del esfuerzo de todos.

Algunas empresas tenían sus indices de precios propios, u otros encuadres. Las escalas, categorías y niveles del Convenio Colectivo de Trabajo de la Unión Informática surgieron de relevamientos propios o bases de datos de encuestas salariales, más información de algunas empresas, y por supuesto el conocimiento propio de la actividad.

El mínimo de la Unión estuvo más cerca en las empresas que actualizaron salarios en los últimos años según la inflación. A las que venían especulando con los salarios desactualizados, les costó mucho más, pero ya se está implementando.

4)¿Qué pasa si mi sueldo es mayor al que indica la escala?

C.G. — Cuando el sueldo es mayor, se habla de una recomposición salarial por inflación. La aplicación del Convenio Colectivo de Trabajo no tiene que ver con trasladar el valor de los mínimos al recibo de sueldo. El Convenio está pensado para subir los salarios, y la negociación paritaria, está para establecer a la actualización de los salarios nominales por la inflación. Para que no se pierda poder adquisitivo, uno de los principales puntos de negociación del Sindicato.

5)¿Cómo se determinan las seniorities?

C.G. — Se establecieron tres niveles porque, así se maneja la actividad. Se tomó de como se organizan las empresas, dentro de este esquema. Una jerarquía de responsabilidades y experiencia principalmente:: junior, semi-senior y senior.

Lo que se impuso desde la Unión Informática fue la eliminación de la categoría “trainee”. Entendíamos esto, luego de muchas discusiones, como una estafa al trabajador. Estaba impuesto por la propia actividad que cuando un empleado ingresa a una empresa, sin experiencia, tiene que pagar un “derecho de piso”. El trainee estaba como pagando previamente los conocimientos que iba a adquirir de la propia empresa, para hacer el trabajo por el que lo contrataron. Esta figura trajo aparejados muchos abusos por parte de algunas compañías que aún hoy lo siguen haciendo en menor medida, por eso se sacó. Hubo resistencia de las empresas pero nos parecía muy injusto. La persona que entra a trabajar tiene que cobrar el salario que le corresponde, y es una inversión para la empresa, porque lo que invierte en capacitación, después lo recupera con intereses en el trabajo que desarrolla el empleado.

Tags:

You May Also Like

Bienvenida Neoris a La Unión Informática

La Unión Informática sigue expandiéndose no sólo en el mercado informático sino también a ...

Se realizó el taller de WordPress abierto

Tal como se anunciara, el pasado jueves 7 de julio en la Sede Central ...