Cuidar, la app del Estado Nacional para controlar el coronavirus, lo que necesitás saber

En la última extensión del aislamiento social, preventivo y obligatorio decretado por el Gobierno Nacional el 8 de mayo último, se anunció el lanzamiento de la aplicación móvil Cuidar. Pensada como una herramienta para controlar la propagación de la pandemia de coronavirus en la Argentina, la aplicación necesaria para que las personas que realizan trabajos esenciales tramiten el permiso para circular hacia sus puestos. Nuevo certificado para circular y autotesteos. También, alguna polémica.

Cuidar es la aplicación lanzada por el gobierno argentino como herramienta para seguir las medidas de contención del coronavirus y las medidas de aislamiento social y preventivo obligatorio (ASPO). Tomando como referencias los casos de aplicaciones móviles implementadas por la República de Corea, India o Francia entre otros, en Argentina se empezó a implementar la app Cuidar. La misma que está disponible para Android y iOs, tiene como función principal indagar sobre síntomas de los ciudadanos y rastrear pacientes con coronavirus a partir de la geolocalización.

Para quienes transiten hacia sus tareas laborales, la app servirá para tramitar el permiso habilitante obligatorio mientras dure la cuarentena de coronavirus covid-19. Esta será válida exclusivamente para aquellas personas cuyas tareas estén dentro de las exceptuadas de cuarentena de acuerdo con los últimos anuncios oficiales.

Según información oficial del gobierno, la herramienta mantiene como objetivo central permitir la autoevaluación de síntomas en pocos pasos y suma la posibilidad de añadir al nuevo Certificado Único Habilitante de Circulación (CUHC) -que ampliaremos más adelante-, un código que muestra que el ciudadano o la ciudadana está habilitado para movilizarse, siempre y cuando en el autoexamen no se detecten síntomas de Covid-19.

En cambio, si hay síntomas compatibles, la información llega a los comités de emergencia de salud de cada distrito para que se contacten con el usuario y reciba atención médica. En simultáneo, se informa al ciudadano cómo proceder y a qué números contactarse, según su jurisdicción. Una vez que la persona manifiesta síntomas, la app advierte que debe permanecer totalmente aislado y si posee un certificado de circulación, se inhabilita.

Importante. Respecto del CUHC, cabe destacar que el certificado en formato papel o digital -se lo puede llevar como PDF en el teléfono- caducará el 30 de mayo y, a partir de esa fecha, sólo tendrá validez el que sea emitido a través de la app Cuidar, siendo este certificado de caracter obligatorio. Según lo publicado en la Desición Administrativa 897/20 el 25 de mayo de 2020.

Micaela Sánchez Malcolm es la Secretaria de Innovación Pública del Ministerio del Interior de la Nación, área del gobierno a cargo del desarrollo e implementación del Sistema y aplicación Cuidar, aclaró que a partir del 29 de mayo del corriente no se podrá circular sin el CUHC. Desde la cartera de innovación se puso a disposición de los ciudadanos la información necesaria y las líneas de consultas. Todos los links de interés, en este hilo de Twitter o en el sitio oficial.

Respecto de la aplicación, su desarrollo e implementación surgieron discusiones y algunas polémicas en el ámbito informático. Veamos.

La aplicación Cuidar, lanzada por el Gobierno Nacional en el marco de la pandemia de Covid-19, como parte de las políticas sanitarias de prevención. Para todos los trabajadores que deban salir a trabajar de forma presencial, la tramitación del certificado y la habilitación de la aplicación serán obligatorios. La app cuenta con mecanismos de auto-diagnósticos y el trámite para el nuevo Certificado Único Habilitante de Circulación.

Los datos que pide la aplicación

Descargada la aplicación desde la tienda correspondiente al SO de cada teléfono y aceptados los términos y condiciones, ésta exige una serie de datos e información precisa del usuario, que dará valor de declaración jurada, por lo que será obligatorio para el usuario ingresar datos correctos y actualizados.

La aplicación requerirá entonces nombre, número de documento, número de trámite (serie numérica al frente de la tarjeta del DNI), género y escanear el código QR que aparece al frente del documento.
La app pregunta al usuario si permite acceder a la geolocalización. Cabe destacar que, tras aportes recibidos de la comunidad técnica, ya no es necesario darle acceso a la localización geográfica a la app, ésta sólo será registrada si es voluntad del usuario, según aclaró Sánchez Malcolm en una entrevista reciente. No obstante, uno de los objetos de la aplicación es rastrear el recorrido de casos sospechosos de coronavirus. Por último, aún en la fase de registración, la aplicación pide completar los datos de domicilio del usuario, para llegado el caso, sugerir los centros de salud más cercanos.

De manera periódica, la app exigirá datos sobre temperatura corporal y posibles síntomas de covid-19. Es el autodiagnóstico que deberá realizar el usuario. De la información proporcionada la misma aplicación renovará el CUHC o bien recomendará la aislación. Para descentralizar la atención médica y evitar la saturación del sistema sanitario, en casos de sospecha de Covid-19, la app registra la información para dar conocimiento a las autoridades de Salud de la jurisdicción que corresponda y recomienda no circular. Además, brinda al usuario los teléfonos de asistencia médica o psicológica según el área donde se encuentre.

En casos de autodiagnósticos que no tengan síntomas compatibles con Covid-19, la app recomienda realizar un nuevo testeo pasadas 48 horas e insiste en la necesidad de respetar el aislamiento social, preventivo y obligatorio. Si el usuario realiza una tarea esencial, el resultado del testeo se vincula automáticamente con el CUHC en la misma app a través de un código QR; o puede mostrarlo junto al certificado para circular emitido por el empleador.

¿Por qué los expertos alertan sobre la aplicación Cuidar?

La polémica se instala porque, de acuerdo a las estimaciones de los especialistas, esa app debería ser descargada por unas 7 millones de personas a partir del lunes 18 de mayo, en virtud de la flexibilización paulatina del aislamiento, según informó iProfesional.

Tomando debida cuenta de estas advertencias de técnicos informáticos y diversos actores políticos, desde la Secretaría de Innovación Pública que conduce Micaela Sánchez Malcolm, consensuaron que la descarga de la aplicación no será obligatoria, no obstante sí será mandatorio el CUHC. También se anunció que -siempre teniendo en cuenta el contexto de emergencia- la aplicación y su funcionamiento seguirán en constante revisión y mejoramiento. Desde la misma cartera pusieron a disposición de los usuarios un servicio de mesa de ayuda y soporte, al que se puede acceder online en este link.

Back end

La app Cuidar es producto de la articulación del Estado, institutos de investigación y empresas privadas. Bajo la dirección de la Secretaría de Innovación Pública, el desarrollo se hizo en conjunto entre diversos organismos del Estado siguiendo los requerimientos y necesidades del Ministerio de Salud, el asesoramiento del CONICET y la Fundación Sadosky (de CESSI), y recursos de empresas privadas, entre las que se destaca Globant. La participación del unicornio fue fuertemente criticada por la comunidad informática local, especialmente por el hecho que la empresa radicada en una guarida fiscal no publica el código con que funciona una aplicación pública y se desconoce en gran medida la tecnología implementada. Otro punto cuestionado es la participación de los servicios de hosting Amazon Web Services.

Consultadas la redacción por este portal fuentes dentro de la comunidad de especialistas y desarrolladores de apps cuestionaron algunos aspectos de la iniciativa, así como hicieron aportes y sugerencias. Tanto desde lo técnico como desde el aspecto práctico.

El abogado especialista en derecho informático Silvio Mesina publicó un extenso hilo en Twitter comentando y explicando desde el punto de vista práctico varios de los errores detectados en la app Cuidar. Según el abogado y programador, la aplicación «… No ofrece nada que el propio DNI del ciudadano que ya lleva consigo por default no ofrezca para acreditar el permiso de circulación. Cargarle a la gente responsabilidad técnica no es modernización». Y destaca problemas en la concepción de la herramienta, procedimientos redundantes y poco seguros a la hora de validar los certificados de circulación.

La abogada especializada en protección de datos, Johanna Faliero, con muchas publicaciones al respecto, también expone sus argumentos sobre este tema en Twitter. Al respecto, leemos: «Las iniciativas para la lucha contra el Covid-19 pueden tener impactos positivos; la tecnología sirve en esta lucha y no hay que desestimarla. Pero no existe ninguna aplicación ni actividad de tratamiento exenta de riesgos. Hay que evaluar siempre sus impactos». La especialista y fiscal informática hace hincapié en la privacidad de los datos que los ciudadanos ofrecen a la aplicación.

Por último, la ONG Asociación por los Derechos Civiles (ADC), que se dedica a la promoción de derechos civiles y sociales en Argentina, realizó -junto con ONGs en distintas latitudes- un monitoreo de distintas iniciativas similares en otros países.

En el informe mencionado, se destacan las continuidades en las distintas aplicaciones lanzadas en otros países. Geolocalización a través de GPS, cesión de datos a partir de autotests, el uso de bluetooth para medir distancias entre dispositivos (y usuarios), recolección y procesamiento de datos, son las tecnologías más frecuentes que utilizan estas apps. También coincide que en un principio el objetivo era monitorear los movimientos de las personas para identificar la red de contagio, luego continuó con la idea de monitorear a quienes violaban la cuarentena y por último para monitorear los movimientos en una relajación de la cuarentena.

ADC explica algunas cuestiones que hacen al marco legal, considerando la Ley de Protección de Datos Personales 23.326. En este sentido desde ADC explican que si bien la ley permite el uso de datos de salud para la realización de estudios e investigaciones epidemiológicas sin necesidad de requerir el consentimiento del titular, el mismo texto exige «… la preservación de la identidad de la persona mediante mecanismos de disociación adecuados». No obstante, desde la ONG llaman la atención sobre el siguiente punto: «La información relativa a la salud es un dato sensible, y está sujeta a protecciones especiales, como el secreto profesional y la preservación de la identidad. Por lo tanto, toda interferencia debe ser previamente consagrada por ley formal para cumplir con el principio de legalidad«, aclarando que con un decreto, la excusa de la emergencia o sólo con la confianza en las autoridades no alcanza para garantizar tanto la legalidad como la seguridad total de los datos. Puede leerse el informe completo en este link.

Tags:

Abrir chat
¡Hola! ¿Como estás? Hacenos tu consulta para afiliarte, salarios, y beneficios por Whatsapp de lunes a viernes de 9 a 18!