Muchas veces se ha puesto en debate la creencia del empresariado de pasar por encima los derechos de los trabajadores ante su desconocimiento de los mismos. Aquí, una importante aclaración sobre el derecho de afiliarse y su marco legal.

    En varias oportunidades, y a lo largo de numerosas publicaciones realizadas por la Unión Informática, se ha mencionado la condenable actitud de parte de cúpulas corporativas y gerencias respecto de violentar los derechos de los trabajadores, e incluso, acciones propagandísticas en busca de poner en duda la existencia de dichos derechos (ver nota ‘Sobre los Mitos Corporativos‘). El espectro de derechos que pueden verse afectados por tal obrar es muy amplio, y en lo que a representación sindical atañe, ésta no queda exenta. Un clásico e histórico ejemplo de esto son los comunicados emitidos por IBM en los días previos a todas las huelgas declaradas por la Unión Informática. En éstos, cataloga a las huelgas de sus empleados como «ilegal», intentando ignorar o pasar por encima de un derecho que posee raigambre constitucional (art. 14bis Const. Nac.).

    La libertad de afiliación está contenida tanto en el art. 14bis de la Const. Nac. como en el art. 4 de la Ley de Asoc. Sindicales (23.551). Por tanto, es un derecho exclusivo de los trabajadores y NO requiere autorización e intervención del empleador, no pudiendo éste obligar a afiliarse a uno u otro. Asimismo, también queda reservado al trabajador el derecho de desafiliarse de aquel gremio que considere no defienda sus intereses.
    La libertad de afiliación está contenida tanto en el art. 14bis de la Const. Nac. como en el art. 4 de la Ley de Asoc. Sindicales (23.551). Por tanto, es un derecho exclusivo de los trabajadores y NO requiere autorización e intervención del empleador, no pudiendo éste obligar a afiliarse a uno u otro. Asimismo, también queda reservado al trabajador el derecho de desafiliarse de aquel gremio que considere no defienda sus intereses.

    Según establece la Ley de Asociaciones Sindical (23.551) en los incisos contenidos en el artículo 4, que todo trabajador es libre de afiliarse al sindicato que considere adecuado para sí sin autorización previa, siempre y cuando los sindicatos estén adscriptos dentro del encuadre gremial. En la práctica, las empresas ejercen fuertes presiones sobre los empleados para evitar su sindicalización. Claro que eso no es noticia y cualquier sabe de la política totalmente ilegal que emplean muchas empresas como práctica cotidiana, no sólo en el mercado informático sino en cualquier rubro. De la mano de estas políticas, conductas de extorsión e incluso «patoterismo» son las que sobran. O bien, muchas veces acciones que no quiebran las leyes pero las doblan al máximo. Acciones cuya contrapartida queda supeditada a la labor de los sindicatos, los letrados laborales y la jurisprudencia respecto de casos donde se concluyó que determinada empresa actuó deliberadamente en contra el empleado y/o violentó sus derechos.

    En la historia de la Unión Informática, el retraso en su inscripción gremial se originó por el tándem conformado por el lobby corporativo y la connivencia gubernamental. En tanto se sucedió la puja por la firma de dicha inscripción, el pretexto empresarial para evitar la sindicalización de sus empleados se basó miserablemente en una supuesta «carencia de legalidad» de parte del sindicato. Lamentablemente, el pretexto tuvo sus más de dos años de vigencia mientras la Unión litigaba judicialmente con el Ministerio de Trabajo. Ahora bien, con la obtención de la simple inscripción, hecho que confiere a la Unión Informática un conjunto de potestades jurídicas y derechos, ¿qué cambia? El radio de alcance es ahora más amplio, las empresas ya no tienen excusa para seguir negando el malestar de sus empleados y postergar el cumplimiento de sus derechos. Y en lo que a cuestiones legales concierne, el camino hacia la personería gremial, próximo horizonte, está un paso más cerca. Ello pondrá en su lugar la pieza faltante del rompecabezas que no es ni más ni menos que la atribución legal de poder celebrar Convenios Colectivos de Trabajo, hecho que beneficiará al común de los trabajadores informáticos. Este es uno de los puntos que explica el Sec. de Asistencia Legal, en su publicación sobre los aspectos legales de la Inscripción Gremial.

    Inscripción Gremial y reacción de las empresas

    Con la simple inscripción, el panorama cambia totalmente, y las empresas ya no pueden fingir o hacer de cuenta de que el sindicato no existe. Sin embargo, ello no significa que muchas de ellas no intenten buscar un salvoconducto o formas de esquivar la organización de sus empleados peticionando por el cumplimiento de sus derechos, un salario digno y mejores condiciones de trabajo.

    Nuevamente, el empresariado no tiene argumento para invalidar a la Unión Informática. Sin embargo, a sabiendas de lo que significa el avance de la Unión y sus demandas arriba mencionadas, es ahora que «dan manotazos de ahogado». Esto es, tratar de involucrar otros sindicatos de dudosa o pésima reputación -que ni siquiera tienen algo que ver con la actividad informática-, y obligar a sus empleados a afiliarse a éstos. ¿Por qué? Veamos:

    • A los efectos de las demandas de la Unión Informática (salarios dignos, ajustes acordes a la inflación, horas extra, trato justo, contratación del personal suficiente, etc.), muchas empresas buscan una «alternativa más barata»que no es la solución a los problemas de sus empleados. Por ende, persiguen incorporar a sus empleados dentro de convenios cuyos pisos salariales están entre los peores de todo el mercado, o bien, negociar con sindicatos cooptados por las cámaras empresarias, bandas salariales lo más bajas posible.
    • Sobre las cámaras empresarias, éstas han proliferado como hongos en los últimos tiempos, y el grueso de las empresas se encuentran nucleadas dentro de ellas. Así como las cámaras otorgan beneficios a las empresas en materia impositivas y de negocios, también pactan subrepticiamente salarios, condiciones de trabajo, cantidad de personal a contratar, etc. con algunos sindicatos que no merecen ese nombre, ya que no actúan como legítimo defensor del trabajador, sino como una «empresa de servicios sindicales».
    • Estos sindicatos a los que las empresas buscan afiliar compulsivamente, no sólo negocian las peores paritarias de todo el mercado, sino que desprotege a los afiliados frente a sus problemáticas, e incluso los delata con las autoridades de las empresas cuando plantean o denuncian alguna situación irregular.
    • En lo que a representatividad concierne, los sindicatos ajenos a la actividad informática que las empresas buscan introducir a la fuerza, NO poseen representatividad: la prueba fiel de ello reside en la carencia de delegados dentro de las empresas. A la fecha, el único sindicato que posee delegados a quien los empleados pueden acudir ante algún problema, es la Unión Informática.
    • De la mano de lo expuesto en los ítems anteriores, se explica la ilegal y repudiable actitud persecutoria hacia los delegados. Ello, además de ser en vano dado que para cada represalia contra la organización de los empleados es castigada con todo el peso de la ley, sólo demuestra la clara intención empresarial de evitar que los empleados lleguen a las conquistas que realmente merecen. LA ORGANIZACIÓN GREMIAL DE LOS EMPLEADOS ES UN DERECHO CONSTITUCIONAL Y NO SE REQUIERE AUTORIZACIÓN PREVIA DE NADIE, MUCHO MENOS DE LA EMPRESA.
    • La empresa NO puede recomendar a qué sindicato afiliarse, dicha decisión es exclusiva de los empleados (art. 4 – Ley 23.551 Asoc. Sindicales)
    • Finalmente, en los casos en que la empresa haya actuado de mala fe promocionando, alentando u obligando a los empleados a afiliarse a algún sindicato no representativo o ajeno a la actividad informática, el trabajador está en todo su derecho de desafiliarse de dicho sindicato y afiliarse al que considere correcto (art. 4 – Ley 23.551 Asoc. Sindicales)

    Consultas

    Ante cualquier duda o consulta de índole legal o referida a la afiliación sindical, como así también para denunciar situaciones de irregularidad al respecto, por favor ponerse en contacto con la Secretaría de Asistencia Legal de la Unión Informática a través del Formulario de Contacto

    En caso de querer ponerse en contacto con la Unión Informática por otras consultas o información, hacerlo a través de contacto@unioninformatica.com.ar, o bien completar el formulario web.

    Tags:

    También te puede interesar..

    El Gobierno porteño llamó a IBM a una audiencia con la Unión Informática

    La huelga iniciada ayer en IBM Argentina había sido debidamente notificada a la Subsecretaría ...

    HP: la situación empeora y apunta a próximos conflictos gremiales

    Al igual que sucede con su competencia, IBM, las cosas puertas adentro en HP ...

    Hoy: asamblea en Oracle y manifestación

    Recursos Humanos anunció un aumento salarial por rendimiento. La respuesta de los empleados fue ...

    Abrir chat
    ¡Hola! ¿Como estás? Hacenos tu consulta para afiliarte, salarios, y beneficios por Whatsapp de lunes a viernes de 9 a 18!
    Powered by