Debate: Economía del Conocimiento y Teletrabajo

Debate: Economía del Conocimiento y Teletrabajo

Unión Informática convocó a un debate para abordar los ejes y oportunidades que presentan la Economía del Conocimiento y el teletrabajo para la Argentina. De este encuentro participaron Ignacio Lonzieme, secretario general de Unión Informática; el Diputado Nacional Pablo Carro; Verónica Tenaglia comunera de CABA y emprendedora tecnológica, y Javier Montalbetti presidente de CETIC.

Conectados a través de la plataforma Zoom, referentes vinculados a la mirada nacional de desarrollo sobre la Economía del Conocimiento y las oportunidades del teletrabajo, se dieron cita el pasado martes 21 de julio para debatir distintas perspectivas en torno a la gran oportunidad que representa la EdC para el país.

Aún en momento crítico para la Argentina, la salida es hacia adelante y para esto, la clave está en los acuerdos y la planificación.

En el debate convocado por el Secretario General de Unión Informática Ignacio Lonzieme, participaron Pablo Carro, Diputado Nacional FdT Córdoba, presidente de la Comisión de Comunicaciones e Informática de la Cámara de Diputados, Secretario General CTA Córdoba; Verónica Tenaglia Comunera del FdT en Comuna 4 CABA y Empresaria y Referente PyME; y Javier Montalbetti Empresario, CEO de Grafter – Presidente CETIC.

Debate: Economía del Conocimiento y Teletrabajo

Mirá el debate completo en nuestro canal de YouTube

Textuales

Pablo Carro

  • Los trabajadores en la Argentina están recontra bien formados. Lo saben las empresas y lo saben afuera, a diferencia de muchos otros países. Pero también está la ubicación en el globo, en un huso horario mucho más conveniente que otros países como India o el sudeste asiático. También hay factores culturales que nos asemejan más a los países centrales.
  • Hoy la Economía del Conocimiento es el tercer rubro en exportaciones. El principal es el complejo agro-industrial –soja y derivados principalmente–. En segundo lugar la industria automotriz, pero ésta depende mucho de importaciones de piezas, por lo tanto al final de la rueda casi que se van tantos dólares por importaciones como ingresan por exportaciones; si bien genera muchos puestos de trabajo. La Economía de Conocimiento es generación de dólares limpios que ingresan a la Argentina, prácticamente sin salida de divisas, en 2019 fueron US$ 6 mil millones que ingresaron a través de las exportaciones de la Economía del Conocimiento.
  • Con el nuevo proyecto de Economía del Conocimiento, estamos tratando de duplicar esos números y alcanzar los US$ 12 mil millones y el 15% del total de exportaciones en 10 años. Estamos pensando en alrededor de 1 millón de puestos de trabajo de calidad y bien pagos.
  • La Ley de EdC promueve una buena articulación entre el sector privado y el sistema científico-tecnológico argentino. Algo que ya se viene haciendo en incubadoras de empresas o con los clusters tecnológicos que existen y ya articulan con universidades, pero ahora se va a abrir hacia toda una nueva gama de sectores. Es todo un sector de la economía que demanda puestos de trabajo pero que termina arrancando a los jóvenes del sistema universitario, porque al poco tiempo ofrecen ganar ingresos y termina sucediendo que los jóvenes abandonan las carreras universitarias – que suelen ser largas y exigentes –. El sistema educativo termina compitiendo con las empresas, invirtiendo mucho en titulaciones que después no se logran.
  • El proyecto está pensado para hacer de la Economía del Conocimiento uno de los sectores que nos permita el despegue.
  • Los proyectos de teletrabajo y de EdC son proyectos que tienen aprobación por todos los sectores que participan y que logran también amplios consensos en la Cámara. Son proyectos que definen la Argentina a la que queremos ir, y que lo hacemos con consensos muy amplios, sabiendo que son condiciones que se pueden sostener en el tiempo.

Javier Montalbetti

  • Nosotros – CETIC – somos una entidad provincial, incipiente. Armamos la cámara porque no vimos nuestros intereses y necesidades representadas en otras entidades. Estamos conformados por PyMEs. Personas con CUIT, que desarrollan trabajos y actividades genuinas, que agregan valor en origen, que tratan de exportar sus productos y trabajan en el ámbito local.
  • La versión anterior de la Ley de Economía del Conocimiento no comprendía el mundo PyME, de microempresas o monotributistas. Era un sesgo hacia sectores muy determinados que vimos con mucha preocupación. Vimos la oportunidad de empresar a plantear éste tipo de omisiones que había en el proyecto. En la Comisión de la Cámra de Diputados donde se estaba tratando el proyecto y lo que vimos era que ya estaba prácticamente cerrado todo. Vimos una parte empresaria muy constituída. Fuimos con propuestas concretas, pero después no se plasmaron en el texto.
  • Cuando encaramos a los diputados de la comisión, para pedirles entrevistas, lo hicimos en conjunto Unión Informática y CETIC. Los diputados no entendían por qué íbamos juntos. Pero a nosotros nos parece que es el camino.
  • El nuevo gobierno tomó la Ley de EdC y realizó algunas reformulaciones con bastante detalle, donde empezamos a ver lo que nosotros habíamos planteado. Que comprenda las necesidades de las PyMEs y los emprendedores que realizan desarrollos tecnológicos.
  • Para nosotros fue importante discutir el derecho de formación. Lo tomamos de la teoría del fútbol: que las PyMEs más chicas que tienen sus primeros colaboradores en relación de dependencia tienen un grado muy alto de formación. Ésta formación es absorbida por la empresa, y lo que sucede es que éstas personas que se empiezan a capacitar, en el corto plazo, suelen migrar a otras empresas o a clientes. Esta migración nos genera un vacío en los recursos humanos que generamos, porque ante una oferta mejor, las personas son libres de poder disponer de irse a otro trabajo. Nosotros propusimos que el derecho de formación consiste en que las personas que se están formando, certificadas como corresponde, con todo lo que ello significa, interactuando con los Sindicatos, el Estado o empresas, considere a la empresa con un bono fiscal o un porcentaje de descuento en las obligaciones en los próximos empleados a contratar.
  • La Ley comprende un universo muy grande, pero nosotros vemos que todo lo que sea beneficios fiscales en pos de generar trabajo genuino y agregado de valor, para nosotros es clave porque la carga tributaria impositiva que tienen las PyMEs es afixiante. Sobre todo para ser competitivos a nivel internacional.
  • La presencia del Estado no es para nosotros tener solamente un Ministro, Presidente o Gobernador, significa que quienes realizan la gestión real, están transformando la realidad de nuestra porvincia de nuestro país, desarrollando las políticas públicas en conjunto. Y dando las novedades que tienen que ver con ciencia, tecnología, producción, innovación y agregado de valor.

Verónica Tenaglia

  • Durante muchos años tuvimos una ley de promoción de software, pero era sólo para intangibles. Luego hubo otra de promoción audiovisual, pero no se continuó. Finalmente llegó la Ley de EdC, que trató de abarcar a distintos sectores. La nueva ley trata no sólo lo intangible – en generación de bienes y servicios – sino también lo tangible. Ésto abre el juego para los que hacemos software embebido, que hacemos producto. Pero también ingresan empresas que fabrican respiradores o tomógrafos. Es alta tecnología y tenemos empresas que hacen ese trabajo. Pero sin el Estado que las impulse es muy difícil que esos sectores de la EdC puedan dar un salto.
  • No se ha dado un impulso muy importante a intangibles, software y SBC. Pero no así a la generación de productos con software embebido. El valor agregado y el umbral de soberanía que nos da competir en el mundo con alta tecnología argentina nos permite estar en un lugar muy superior.
  • Éste gobierno definió que exista una subsecretaría de EdC. Recién ahora hay voluntad política de considerar éste sector y de evaluar su cadena de valor. En los 90s perdimos la matricería: para hacer productos nuevos, hay que pensar en gabinetes nuevos, pero hoy podemos recuperarla con creces a través de la impresión 3D. No obstante, no resuelve el montaje industrial. Hoy el eslabón más débil es el montaje industrial para nanotecnología, es lo que sí o sí hay que cuidar. Es un proceso que afortunadamente hoy estamos viviendo.
  • Un punto débil que tenemos es el proceso de formación para el empleo. Nosotros tenemos que ver de qué forma damos respuestas rápidamente. No sólo en términos de formar en programación o manipulación de nuevos materiales, sino que las nuevas tecnologías generan nuevos oficios, como la instalación domiciliaria de fibra óptica. Hoy hacen falta 36.000 instaladores en todo el país. Es el Estado el que tendría que impulsar a las grandes empresas, que tienen una deuda respecto del servicio de conectividad y entonces impulsar esa capacitación. ¿Qué va a demandar la industria dentro de 10 años? Son los jóvenes los que tienen un perfil más adecuado para formarse en los trabajos que demanda la economía del conocimiento. Es necesaria la existencia de un espacio público-privado donde todos pudiéramos discutir como hacer mejor los nuevos productos y servicios.
  • Para destacar de la nueva Ley de Economía del Conocimiento es que una de las modificaciones que se dio en éste tiempo tiene que ver con la creación de un fondo, como disponer y quienes deciden como se invierte en ivnestigación y desarrollo. En función del destino de la Patria y no ya en función de la expectativa de cuatro vivos. Tiene que ver con sentar las bases de un desarrollo tecnológico soberano para nuestro país.

Tags:

Abrir chat
¡Hola! ¿Como estás? Hacenos tu consulta para afiliarte, salarios, y beneficios por Whatsapp de lunes a viernes de 9 a 18!