Una jefa de guardia y una residente de la maternidad Nuestra Señora de las Mercedes maltrataron a una paciente recién ingresada, le realizaron un legrado uterino sin anestesia, la acusaron de haber abortado y llamaron a la policía, que la interrogó estando convaleciente.


    Leer la noticia completa en Página/12

    Tags: