Duro revés para el Sindicato de Comercio en la Justicia frena avance sobre actividad informática

    La Sala II de la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo resolvió no dar lugar a las pretensiones del sindicato mercantil, este busca meterse en la actividad informática con su convenio de trabajo y su empresa de seguros.

    La Justicia volvió a frenar los intentos del Sindicato de Comercio de avasallar la actividad informática. En esta oportunidad se trata de un fallo de segunda instancia de la Sala II de la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo a cargo del Dr. Miguel Pirolo. En diciembre de 2018 dicha cámara ratificó una sentencia de 2017, cuando se desestimó la demanda de la federación de sindicatos mercantiles (FAECyS) contra una empresa de servicios informáticos. ¿El motivo de la demanda? ¿la representación de los empleados y mejoras en condiciones de trabajo? No: la agrupación mercantil reclamaba «cobro de contribuciones pretendidamente adeudadas por la empresa demandada».

    Se trata de la causa “FEDERACIÓN ARGENTINA DE EMPLEADOS DE COMERCIO Y SERVICIOS C/ AXOFT ARGENTINA S.A. S/ COBRO DE APORTES Y CONTRIBUCIONES”, según detalló en un informe el abogado Pablo Prinzo en el portal abogados.com.ar. En la causa, la Justicia falló contra la Federación que dirige Armando Cavalieri citando, entre otros argumentos, la existencia de otro convenio de trabajo de la actividad: el de la Unión Informática.

    Duro revés para el Sindicato de Comercio en la Justicia frena avance sobre actividad informática

    La Sala II de la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo resolvió en un fallo de segunda instancia que el Sindicato de Comercio (SEC) perseguía con los empleados de una empresa informática.

    El fallo

    Según el abogado en el citado artículo, la demanda fue iniciada por la Federación de Empleados de Comercio y Servicios (FAECyS) contra la empresa Axoft. ¿A qué se dedica Axoft? Esta firma, según consta en AFIP, emplea trabajadores para la «creación y desarrollo de programas de computación y sistemas degestión informática para empresas».

    Con el juicio FAECyS pretendía hacerce del pago retroactivo del aporte patronal, a saber: el 3,5% de las remuneraciones de todo el personal de la empresa, destinado este monto al Sistema de Retiro Complementario comprendido en la Convención Colectiva de Trabajo N° 130/1975 (el mismo CCT que impuso IBM y otras según su conveniencia). El “Seguro de Retiro La Estrella” es una empresa de seguros del mismo FAECyS, donde van los aportes del «seguro de retiro» que se cobran compulsivamente a los empleados.

    Ya en primera instancia, el argumento de la corporación mercantil fue rechazado de plano por los letrados, quienes consideraron que tal convenio de trabajo -CCT 130/75- no resultaba aplicable a la actividad principal realizada en la empresa demandada.

    Según la Ley de Promoción del Software 25.922, en su artículo 4°, existe una calificación «legal» de la industria SSI. ¿Cómo se define una empresa de esta actividad? Leemos: “…creación, diseño, desarrollo, producción e implementación y puesta a punto de los sistemas de software desarrollados y su documentación técnica asociada, tanto en su aspecto básico como aplicativo, incluyendo el que se elabore para ser incorporado a procesadores utilizados en bienes de diversa índole…”. Por su parte, el art. 5° aclara lo siguiente: «…se define el software como la expresión organizada de un conjunto de órdenes o instrucciones en cualquier lenguaje de alto nivel, de nivel intermedio, de ensamblaje o de máquina, organizadas en estructuras de diversas secuencias y combinaciones, almacenadas en medio magnético, óptico, eléctrico, discos, chips, circuitos o cualquier otro que resulte apropiado o que se desarrolle en el futuro…».

    En referencia a la actividad informática, el artículo hace hincapié en la necesidad de reconocer «las peculiaridades que reviste el encuadramiento convencional de las empresas del sector tecnológico», precisando la actividad principal de las firmas que se desepeñan en nuestro sector.

    Por último, el fallo destaca los siguientes puntos:

    • La actividad principal de la empresa demandada no se condice con la mercantil, actividad pensada para el CCT 130/75 de FAECyS.
    • La empresa demandada, Axsoft, en razón de su actividad específica, no estuvo representada en la celebración del CCT 130/75 ni se encuentra —por tanto— comprendida en el ámbito de aplicación del referido convenio.
    • Las entidades empresarias que suscribieron el Convenio Colectivo Nro. 130/75 —supermercados, mayoristas, almacenes, empresas de retail, otros— no representan en modo alguno a la empresa demandada, Axsoft, ni la representan como su cámara empresaria. El CCT 130/75 tampoco resulta aplicable a los trabajadores dependientes de la empresa demandada.
    • Que una entidad gremial ejerza la representatividad de cierto grupo de trabajadores no implica que los convenios colectivos que celebra con alguna o algunas entidades patronales o empresariales, hayan de valer para cualquier empleador, de cualquier actividad que fuere. Ver art. 9 de la ley 14250.

    ¿Cómo impacta el fallo en la actividad informática?

    Es sabida la avidez del Sindicato de Comercio de la Ciudad de Buenos Aires -y la Federación que encabeza- de hacerce con el encuadramiento de los trabajadores de la actividad informática.

    Muchos empresarios -faltos de visión a largo plazo- están igualmente interesados. Sin categorías propias para las tareas, sin beneficios extra y sin presencia sindical en las empresas, y con «influencia» ante las autoridades de Trabajo (Secretaría de Nación y Capital).

    Un fallo como el descrito más arriba refuerzan los fundamentos sobre los cuales se contruyen nuevas relaciones laborales en la industria SSI argentina.

    En 2013 el entonces Ministro de Trabajo firmó -no sin movilizaciones, protestas y juicios ganados- la inscripción gremial de la Unión Informática. En 2017 IBM perdió un juicio en segunda instancia donde se vio obligada a reconocer la afiliación de los ibmers a La Unión.

    Duro revés para el Sindicato de Comercio en la Justicia frena avance sobre actividad informática

    La empresa Megatech y FAECyS operan en la Secretaria de Trabajo (exministerio). Obtuvieron así un dictamen no-vinculante. Buscan imponer a los profesionales de sistemas un convenio y un sindicato que nada tienen que ver con su actividad.

    De 2015 a esta parte se multiplicaron las empresas aplicando el Convenio de Trabajo de la Unión Informática, mejorando la calidad de trabajo de miles de informáticos en todo el país.

    Este último fallo reafirma la posición de la Unión Informática en el gremio IT. El Convenio informático sigue siendo la referencia de consulta cuando se impone la ya impostergable necesidad de regular la actividad informática desde la propia actividad. Tal es la idea que queda del fallo analizado en el presente artículo.

    Tags:

    También te puede interesar..

    El “modelo Stefanini”: salarios bajos + trabajo precario

    El «modelo Stefanini»: salarios bajos + trabajo precario

    Calificada por empleados actuales y por otros que emprendieron otro rumbo como «la peor ...

    Sigue el acampe en Tata Service

    Los trabajadores de Tata Service y la Unión Infórmática se encuentran acampando desde el ...