EL VALOR DE TU TRABAJO

¿Alguna vez se te ha pedido en el trabajo que hagas algún esfuerzo extra que con el tiempo se volvió permanente? Se te exige como profesional en todo momento, pero ¿se te brindan las herramientas para desenvolverte como tal? ¿La computadora que usás, es obsoleta? ¿La capacitación que recibís, cuando la recibís, está actualizada? ¿El salario que cobrás, te permite llegar cómodo a fin de mes?

¿Qué es el “trabajo duro”?

Generalmente cuando uno piensa en trabajo duro la primera imagen que se viene a la mente está relacionada con trabajos físicos tradicionales: el estibador del puerto, el albañil, el obrero de una fábrica; el camionero transportando carga pesada. Rara vez pensamos que la imagen de un empleado  sentado frente a una computadora puede interpretarse como “trabajo duro”. Pero puede ser tan duro como cualquiera de los mencionados. Muchas veces nosotros mismos como trabajadores de la informática, tendemos a relativizar el alcance de nuestras tareas, y el esfuerzo que éstas implican. En realidad a diferencia de los “trabajos duros” tradicionales, nuestra exigencia como trabajadores es más mental que física. Y muchas veces esto nos juega en contra al momento de ponderar objetivamente nuestro trabajo.

 

Evaluaciones e intereses

La mayoría de las empresas de tecnología tiene sus propios mecanismos de evaluación para “incentivar” a través del salario. Pero: ¿realmente refleja siempre la calificación que la empresa nos pone el trabajo que estamos haciendo? Si bien es válido que nuestro empleador tenga su propio criterio para calificar nuestro trabajo, las empresas se enfocan en sus propios intereses, y no en los nuestros. Si no tenemos elementos claros que nos permitan defender nuestro trabajo, las compensaciones que recibamos no estarán a la altura del esfuerzo que hacemos. La realidad es que nadie puede defender nuestros intereses mejor que nosotros mismos colectivamente.

 

El salario es nuestro

Recordemos también que siempre que hablemos de salario estaremos hablando de algo que es patrimonio nuestro.  Siendo este patrimonio un interés obvio,  hablar de estos temas  se vuelve necesario y es además un derecho de quienes trabajamos.  Nadie puede determinar si podemos o no hablar acerca de nuestro patrimonio, en público o en privado. ¿Acaso alguien puede decirnos si podemos o no hablar sobre cualquier otro objeto de nuestra pertenencia personal durante las horas laborales?

El trabajo que realizamos en tecnología contribuye a que funcione un mundo cada vez más informatizado. Somos responsables de que las empresas en las que trabajamos puedan facturar, brindar servicios e intercambiar información vital. Por eso la próxima vez que te devuelvan tu calificación de desempeño, informémonos y comparemos lo que percibe la empresa de tu esfuerzo, y así organizados encontraremos los argumentos para negociar nuestras condiciones de trabajo.

El salario es nuestro. Nuestro trabajo vale. ¡Hagamos valer nuestros derechos!

Tags:

  • Show Comments

  • Lala

    Muy bueno, felicitaciones y gracias por la información!

  • Matias

    Excelente articulo. Me siento totalmente identificado, y lo peor de todo es que vengo cobrando el mismo sueldo desde Agosto de 2011..

  • Ben

    Si nos unimos dejamos de estar tan indefensos ante una cuestion tan seria como defender nuestro sueldo.

  • Cristian

    Inmensurable, y me voy con esta frase que es muy clara
    La realidad es que nadie puede defender nuestros intereses mejor que nosotros mismos colectivamente.

    Saludos

  • Ruben

    Todo esto ya lo sabemos, lo que necesitamos es que nos informen de sueldos cobrados por otros colegas para poder comparar y reclamar en consecuencia. Números. Gracias

    • José

      Rubén, la info es muy fácil de conseguir. Girá la cabeza hacia la derecha, y preguntale al que tenés al lado. Repetí la operación hacia la izquierda, y si te sentís osado podés hacerlo también hacia atrás y a un par de box de distancia.

      La Unión Informática (o cualquier sindicato, para el caso), puede poner el aparato legal y gremial para que se puedan realizar los reclamos, pero tampoco es cuestión de esperar que nos den de comer en la boca.

      • Eva

        Este es el tipo de respuesta que nos saca las ganas de acercarnos al sindicato.
        Si bien es cierto que es fácil preguntarle a alguien cuanto gana, lo difícil es que lo contesten de manera directa y sin vueltas. Hay mucha gente que se siente incómoda al hablar de ello, sea por la razón que fuere y aqui si estoy de acuerdo con la nota cuando dice que «Nadie puede determinar si podemos o no hablar acerca de nuestro patrimonio, en público o en privado», pues a mas de uno nos ha pasado que cuando te dicen cual es el porcentaje de aumento te piden ser discreto porque no todos obtienen el mismo porcentaje. Como ejemplo, les cuento que tengo un jobcode menor a un compañero de trabajo y a mi me han aumentado un 12% en tanto que a él un 6%. La razón es la «performance». Con ese aumento yo quedo en alrededor de 11mil pesos ( hay que hacer los descuentos) y mi colega queda pisando los 10 mil, pero con un jobcode superior.
        Me parece que el punto a atacar es el método que están usando para determinar el aumento. En época de EDS existía una herramienta en la que uno podía volcar su evaluacion o sus comentarios sobre un colega y el líder debia aunar esos detalles para luego dar una devolucion. Hoy en dia eso depende exclusivamente de tu lider directo y es mas, no hay proceso formal para evaluar a los líderes.
        Da para largo la discusion y estoy de acuerdo con que hay que juntarse, hablar y comprometerse, pero no nos olvidemos que somos un rubro intrínsecamente individualista y que nos va a llevar mucho tiempo cambiar esto.
        Saludos, colegas.
        🙂

Comments are closed.

Abrir chat
¡Hola! ¿Como estás? Hacenos tu consulta para afiliarte, salarios, y beneficios por Whatsapp de lunes a viernes de 9 a 18!