General Motors despidió a su plantel informático | Unión Informática Rosario

    Lejos del panorama de inversiones y las promesas del pase a planta permanente a partir de enero, General Motors despidió a su división de informática y acelera el ajuste en la terminal rosarina.

    La automotriz norteamericana anunció el cierre de la oficina donde se desempeña el personal dedicado a informática y finanzas. Así selló el despido de 150 empleados.

    El anuncio fue realizado en el marco de un ajuste global anunciado por la casa matriz en Detroit, el cual contempla el cierre de siete plantas y el despido del 15% de su personal en todo el mundo. Aún cuando la compañía había anunciado ganancias récord en el ejercicio 2017-2018 a escala global.

    En Rosario los informáticos no desempañaban sus tareas en la planta industrial de la localidad de Alvear sino en un edificio en el centro de la ciudad. Están fuera de convenio y se trata de empleados con hasta veinte años de antigüedad: ingenieros, analistas y programadores que están dedicados a soporte informático y financiero en proyecto locales y regionales cuyo desarrollo reportan a Estados Unidos.

    Una historia de desaciertos

    General Motors despidió a su plantel informático | Unión Informática Rosario

    La multinacional automotriz General Motors (GM) comenzó un plan de «reestructuración» que contemple el despido de más del 15% de su personal. Esta medida tuvo su impacto en empleados informáticos de Rosario. La empresa comunicó a los 150 empleados que no continuarán en el proyecto.

    El área de informática de GM funciona en el edificio de Mitre y Ricardone. Hasta 2013, parte del personal venía de Hewlett-Packard, para la cual el proyecto GM representaba una parte importante de sus ingresos locales. El mismo tuvo tal envergadura que en su momento tuvo un partnership con IBM para poder llevarlo adelante, cuyos empleados corrieron la misma suerte.

    Tras la decisión de GM de recuperar el control de las operaciones que habían sido tercerizadas a diferentes vendors, en Rosario la automotriz cesó la tercerización del personal informático y consolidó la oficina propia en este site de la calle Mitre. Con el traspaso de HP a GM, el sector llegó a contar con 180 empleados que a lo largo de estos años se redujó a 150 luego de que quienes abandonaran la compañía no fueran reemplazados por nuevos empleados.

    La noticia cayó como un balde de agua fría a raíz de que meses atrás GM había anunciado que todo el personal informático sería trasladado a la planta en Alvear, donde se habían invertido US$ 2 millones para la instalación de un nuevo site dedicado para ese sector. En la última semana de noviembre, sin embargo, todo el personal fue convocado al salón de eventos de un hotel del centro de Rosario, donde entre algún café, presentaciones de Powerpoint y efectivos de policía, se anunció la cancelación de los planes originales de trasladar a los empleados a Alvear y el cierre del nuevo y virgen site. Todo en el marco de la reducción global de la compañía “por decisión de GM en Detroit”.

    La modalidad de salida será igual que para los despedidos habidos y por haber en el área de producción industrial: retiro voluntario con extensión de beneficios por un año como ser planes de medicina prepaga. Todo esto, bajo un velo de misterio, a última hora e invocando “cláusulas de confidencialidad” para que el hecho no tome estado público, cosa que se supo a las pocas horas en los medios locales y la comunidad informática rosarina.

    Una drama de época

    No cabe dudas de que los despidos de los informáticos de GM fueron forzados y tampoco llama la atención que sean bajo la figura de retiros voluntarios, como ya vino haciendo la compañía en el sector de producción en forma calcada con otras automotrices que han suspendido su personal u ofrecido el retiro.

    En servicios informáticos de GM la promesa de continuidad laboral se convirtió en amargura e incertidumbre “de la noche a la mañana” tras el anuncio que tuvo entre sus antecedentes en 2018 la reducción del personal administrativo y la baja de todos los contratos tercerizados.

    Esto no constituye un hecho aislado sino un drama de época en un contexto de recesión, ajuste y despidos en varios sectores de la economía.

    En forma opuesta, el sector de software y servicios informáticos venía esquivando los despidos y suspensiones, y por el contrario experimenta hasta el momento un clima de crecimiento y expansión apalancado por la alta demanda de servicios IT y un dólar caro (o peso barato).

    Sin embargo, en los últimos meses se han encendido las luces de alerta tras en anuncio de gravámenes impositivos y el deterioro de la economía global que lleva años de recesión y caída de la demanda agregada.

    El caso de GM y sus informáticos no es fortuito y tiene su trasfondo en un mundo con sobre-stock pero sin compradores a la vista, una guerra comercial apoyada en aranceles aduaneros e impuestos, y más aún un proyecto de gobierno que no tiene entre sus prioridades la producción y la expansión económica.

    Mientras tanto, puertas adentro a los empleados industriales miran con preocupación al 31 de enero próximo cuando vence el “pacto antidespidos” que suspende las desvinvulaciones hasta entonces.

    Ex site informático de General Motors Rosario | Unión Informática

    El área de informática de GM funciona en el edificio de Mitre y Ricardone. Llegó a contar con 180 empleados activos. A fines de noviembre, los ejecutivos empresarios, reunieron al personal y anunciaron que terminaban el proyecto “por decisión de GM en Detroit”.

    SUMATE

    contacto

    Tags:

    También te puede interesar..

    Abrir chat