La dirigencia de Tata sigue sin aceptar el diálogo, en consecuencia continúa la huelga de los empleados de la empresa y se ha emplazado un campamento frente a ésta que llega a su sexto día.

    combinada

    Lo que viene sucediendo hace ya seis días en Tata, donde sus empleados han iniciado una huelga conjuntamente con la Unión Informática, reviste un hito en la historia del sindicalismo informático. De la mano de la Unión, se han sucedido varias huelgas desde su nacimiento con diversos resultados, pero ninguna de ellas tuvo los matices que hoy están a la vista de todos.

    Puertas cerradas: así permanece el edificio de Tata desde el miércoles 13 pasado. En su interior, sólo permanece personal de seguridad y el reclamo de los trabajadores.
    Puertas cerradas: así permanece el edificio de Tata desde el miércoles 13 pasado. En su interior, sólo permanece personal de seguridad y el reclamo de los trabajadores.

    En los informes que se han ido presentado a lo largo de la pasada semana sobre el conflicto acaecido tras el fracaso de los intentos de conformar una mesa de diálogo tendiente a solucionar los problemas salariales y laborales de los empleados, mostraron la desidia e indiferencia de la dirigencia empresarial. La soberbia y desdén que la caracteriza halló un enorme escollo que nunca hubiese imaginado: por unanimidad, los empleados optaron declararse en huelga por tiempo indeterminado hasta tanto la gerencia escuche sus reclamos.

    Además del amplísimo apoyo y participación de los empleados de Tata a la huelga, ¿por qué el sentido histórico de este episodio de reclamo? Nunca antes se dió que un paro implique montar un campamento donde los informáticos hayan llevado el reclamo a una vigilia absoluta. Y ya van seis días. En esto se diferencia de otros episodios de las primeras, y también históricas huelgas a IBM, Sonda y Falabella, de las cuales las dos últimas concluyeron con significativas conquistas cuya consecución pocos veían factible dado el carácter de “viento en contra” que la opinión pública veía en el recién nacido sindicato.

    El campamento

    Desde el momento que se planteó la huelga como paso próximo al fracaso del intento de diálogo, también se planteó sostenerlo en el tiempo dada la esperable soberbia de los gerentes de Tata frente al más que legítimo reclamo. Numerosas veces en las recientes publicaciones se destaca el total apoyo de los empleados, que no sólo han cesado sus labores, sino que se hacen presentes día y noche en el campamento informático montado en Parque Patricios.

    20131118_094913

    Desde el primer día de la huelga, y como es de esperar, varios gerentes trataron de disuadir en la continuidad de la misma, solicitando incluso una tregua. Era de esperar que sus expectativas ronden en torno a que al finalizar el día se levante la protesta. Esas expectativas cayeron en saco roto al ver que se armaba una tienda de campaña en la plaza frente a la empresa, al mismo tiempo que la logística incluía otros elementos típicos de un camping, como las conservadoras, el mobiliario de campamento, la cocina portátil e incluso un grupo electrógeno para alimentar la iluminación durante la noche, y por qué no también radio y televisor. El campamento está incluso apoyado por los propios vecinos que, lejos de molestarse, se acercan a compartir conversaciones, comidas y anécdotas, al igual que lo hacen familiares y amigos de los empleados.

    GRUPO_ELECTROGENO

    Más allá del aspecto divertido si se quiere, el mensaje es claro: los empleados de Tata, codo a codo con la Unión Informática, no se irán hasta que la empresa entienda que con salarios que rondan el Mínimo Vital y Móvil no se vive. Y además, que el ejercicio de libre asociación sindical es un derecho, y no una opción para la empresa. Dicho de paso, el mensaje guarda varios receptores: las empresas en general. La abyecta actitud de que muchas de ellas tienen al creer tener la potestad de llevar por delante los derechos del trabajador ha encontrado un parate, y por soberbia o pésimo asesoramiento que vienen teniendo a la fecha consistente en negar absolutamente todo, no sólo al sindicato sino los derechos de sus empleados, encuentran una creciente resistencia que pone al descubierto quien tiene verdaderamente el poder. Y esto lo legitima la enorme presencia y apoyo de los empleados de Tata, y en conclusión, si hoy pasa aquí, mañana puede pasar allá. Es por eso que de ahora en más, las empresas deben pensar si continuar empleando una fracasada ¿estrategia? es el camino. Nuevamente, la organización de los trabajadores para peticionar por mejores condiciones y el cumplimiento de sus derechos no es opcional para la empresa. Quizás lo sea en los países de origen de éstas, como en la India, de donde es oriunda Tata, donde la legislación laboral no existe y los trabajadores son lamentablemente tratados como esclavos. Aquí, es vasta la tradición sindical y la puja de los trabajadores por sus derechos está enraizada tanto en la historia como en la cultura popular. Y de ahí el carácter de indeterminado de la huelga y el campamento.

    huelga_molome

    Nuevamente, y a modo de recordatorio, la medida no cesará hasta tanto la empresa no acepte mejorar las condiciones de sus empleados según las demandas que oportunamente fueron elevadas y tantas veces ignoradas. A propósito de todo esto, se recuerda el comunicado que se publicó la semana pasada para los empleados de Tata donde se hace hincapié en recomendaciones ante posibles acciones y/o represalias por parte de la empresa (ver nota ‘Mensaje a los empleados de Tata Consultancy Services‘).

    Quienes deseen ponerse en contacto o interiorizarse acerca del conflicto, pueden hacer poniéndose en contacto con la Comisión Interna de la Unión Informática en TCS a través de tcs@unioninformatica.com.ar

    Tags:

    También te puede interesar

    3000 PUESTOS DE TRABAJO DESAPARECIERON DE IBM ARGENTINA EN SOLO 2 AÑOS

    Los 200 informáticos despedidos por IBM Argentina S.R.L. en la última semana causaron revuelo ...

    Unisys: su organización gremial y la entrega del petitorio unificado

    Unisys, que recientemente ha ingresado a la Unión Informática, está experimentando una pronta organización ...