IBM Argentina: actualidad | bono anual | salarios

    Mientras el gigante azul «celebra» a nivel global la vuelta al sendero del crecimiento tras largos años de descenso comercial, la CEO Ginni Rometty ya anunció que el bono anual conocido como «GDP» se pagará solo a aquellos empleados «que más esfuerzo hicieron». A nivel local, además la empresa se dispone a ajustar salarios de forma diferenciada entre aquellos empleados bajo el convenio de trabajadores de supermercados y aquellos que perciben un salario internamente conocido como «banda 7 o superior». Los detalles en esta nota.

    Diversas noticias llegan desde el corazón de la filial local de IBM, donde la inmensa mayoría de sus empleados trabajan en las oficinas ubicadas en la localidad de Martínez. Ajuste de salarios, el bono anual y cambios en la organización son parte de la actualidad que envuelve a diario a más de 3000 IBMers argentinos en esta empresa que fue y es ícono en el comienzo de la actividad sindical del rubro IT.

    Celebración por crecimiento del 1% en 2018

    Durante largos años, IBM se mantuvo fuera de la lista de empresas tecnológicas que tras cada período fiscal, anunciaban alegremente sus buenos resultados, crecimiento y subas en los ingresos (principalmente para sus accionistas). Los analistas de mercado y diversos medios especialistas en finanzas solían denostar la estrategia y conducción de la compañía.

    Recientemente y tras el cierre del año 2018 los resultados del gigante azul salieron a la luz y su CEO Ginni Rometty los presentó con entusiasmo en su clásico reporte anual destinado a tal fin.

    IBM Argentina: actualidad | bono anual | salarios

    Mientras el gigante azul “celebra” a nivel global la vuelta al sendero del crecimiento tras largos años de descenso comercial, la CEO Ginni Rometty ya anunció que el bono anual conocido como “GDP” se pagará solo a aquellos empleados “que más esfuerzo hicieron”. A nivel local, además la empresa se dispone a ajustar salarios de forma diferenciada entre aquellos empleados bajo el convenio de trabajadores de supermercados y aquellos que perciben un salario internamente conocido como “banda 7 o superior”. Los detalles

    De esta forma y sin entrar en tecnicismos que poco afectan al empleado de a pie de la empresa, IBM mostró resultados que a pesar que de que durante el último trimestre ha registrado un descenso interanual de sus ingresos, en el año 2018 ha conseguido crecer un 1%.

    En este sentido Rometty destacó que «en 2018 hemos regresado al crecimiento anual, lo que refleja un crecimiento de la demanda de nuestros servicios y soluciones en nube híbrida, Inteligencia Artificial, analítica y seguridad. Nuestros principales clientes de todo el mundo, como BNP Paribas, están apostando por la nube de IBM y nuestra experiencia sin igual en la industria para transformar sus empresas y liderar la innovación».

    Bono anual solo para quienes "realmente ayudaron con estos esfuerzos"

    IBM nunca se destacó en el rubro «salarios» y «reconocimientos al empleado». Muchos de ellos al ser consultados sobre los aspectos positivos de trabajar en la empresa, suelen responder que el rasgo más sobresaliente es la «flexibilidad» en cuestiones de horarios, que por supuesto no aplica para todos los teams de la misma forma, encontrando grupos de trabajo que lejos están de ese costado amigable o flexible de la empresa, pero que no quita esta opinión preponderante entre los demás IBMers.

    Una de sus pocas políticas en materia «reconocimiento» monetario al empleado/a es el viejo y conocido bono anual o «GDP» (Growth Driven Profit-sharing o «Reparto de beneficios impulsado por el crecimiento») que IBM aplica desde hace años, y que siempre es materia de sorpresa para los empleados dado que sus reglas y formas de aplicación suelen variar de acuerdo a los resultados de la compañía.

    A contramano de lo que se esperaría tras los anuncios con bombos y platillos de la vuelta al camino del crecimiento, Rometty dedicó 30 segundos completos para hablar sobre el tema. (Ver minuto 6:38 al 7:10 de su Kickoff). En su extenso apartado para brindar los detalles del pago del bono de este año, informó que la empresa iba a reconocer a aquellos «individuos que realmente ayudaron con estos esfuerzos» en referencia al anunciado crecimiento de la empresa.

    En experiencias previas, en las cuales Rometty también anunciaba un bono para pocos, los resultados fueron que este pago extra alcanzó a escasos empleados. Aquellos que por entonces eran puntuados por su performance con el arcaico sistema PBC con la nota que ocupaba el podio: el «1». Además de su bajo alcance, el bono era realmente bajo (entre un 40% a un 70% del salario del elegido) si se tiene en cuenta la inmensidad de la empresa, su estructura financiera y sus millonarios ingresos en dólares.

    Así es que una vez más, el esfuerzo de todo el año de los IBMers parece no ser suficiente para la gerencia de la empresa quien destinará un bajo presupuesto a reconocer el trabajo de sus empleados. Para el mes de marzo se espera entonces que los IBMers argentinos elegidos, perciban este monto con su salario del día 25. Quizás el bono de U$S130 ($5000) en 2 cuotas, surgido del decreto del Poder Ejecutivo Nacional, haya sacudido las arcas de la corporación azul.

    La "grieta" en los ajustes salariales

    Como resultado de la «batalla» que IBM Argentina decidio librar contra la genuina organización sindical de trabajadores y trabajadoras informáticas nacida en su propio seno y que incluyó severas medidas de fuerza, movilizaciones y 4 huelgas de sus IBMers que pasaron a la historia, la empresa se embarcó en un grotesco intento de encuadramiento de sus empleados por primera vez en su historia en nuestro país.

    IBM Argentina: un bono anual para pocos
    Los empleados de IBM Argentina esperan percibir un bono anual para pocos y de bajo presupuesto tras los anuncios de la CEO Ginni Rometty, quien dedicó 30 segundos a hablar sobre el tema en su discurso anual conocido como "Kickoff".

    Por supuesto que para tal fin, no se entablaría diálogo con el Sindicato que dio la dura pelea, sino que en alguna oficina oscura se firmó un escueto acuerdo que en simples palabras implicó el atolondrado encuadramiento de casi la mitad de su personal bajo el convenio colectivo de trabajo que regula la actividad de aquellos que, entre otros, trabajan en los supermercados, locales de venta, cajas y demás actividades mercantiles, sin desmerecimiento de la actividad en si misma.

    Así es que un convenio firmado apenas entrada la década del ’70, regula hoy la actividad diaria de los IBMers argentinos que entre tantas actividades realizan desarrollos, administración de sistemas, soporte técnico especializado y tantas otras.

    Este intento de corrimiento de la escena de la Unión Informática por parte de Roberto Alexander y compañía, no es más que otro de los cada vez más escasos recursos para demorar (con los beneficios momentáneas que trae aparejado) la correcta regulación de la actividad, en definitiva, el reconocimiento de los trabajadores de sistemas en su totalidad, como un sector fundamental para la economía del país.

    Entre los nuevos problemas que surgen ahora post encuadramiento forzado, es la diferencia salarial y en los porcentajes de incremento entre los IBMers «encuadrados en comercio» y aquellos banda 7 para arriba. Mientras que una parte de los empleados ven variar su salario de acuerdo a los convenios llevados adelante por Armando Cavalieri, la otra parte se encuentra sumergida en la histórica desconcertante política salarial de la empresa.

    En medio de la actual crisis económica que atraviesa al país traducida en más de 3 años de recesión, con una inflación que superó solo en 2018 el 48%, el tema «aumentos salariales» se torna de vital importancia ya no solo para los IBMers. Reglas claras y previsibilidad es lo que todo empleado solicita en su diario devenir laboral.

    Así las cosas. El personal «conveniado» recibirá entonces ajustes salariales en el primer tramo de 2019 de un 20% en 3 cuotas (7% en enero, 7% en febrero y 6% en marzo) para completar la paritaria correspondiente al ejercicio 2018. Mientras que la otra gran parte de los empleados recibieron un comunicado por parte de recursos humanos de IBM Argentina, anunciando que de manera excepcional la empresa otorgará 2 incrementos salariales en el 1Q de 2019: 5% enero y 10% en marzo.

    El comunicado no finaliza sin informarle al IBMer fuera de convenio, que dicho ajuste «implica una muy importante inversión por parte de la empresa y que refleja el compromiso de IBM Argentina con su gente.»

    Lástima que tal compromiso haya estado oculto durante tantos años, en los cuales el salario era un tema del que la empresa no hablaba. En los que los gerentes se cansaron de transmitir que nunca había dinero para incrementos y que los mismos se daban solo en fechas casi «sagradas». Resultó finalmente que el dinero si estaba, que si era posible modificar la política salarial en beneficio de los miles de IBMers que hoy pasan horas y horas brindando servicios para la empresa.

    Tags:

    También te puede interesar..

    Denuncian que IBM amenaza a los empleados que quieren parar

    El sindicato Unión Informática presentará un escrito al Ministerio de Trabajo en el que ...

    IBM: almorzar en el comedor cuesta el doble que en 2012

    El comedor de IBM no escapa a la realidad económica. Los precios de los ...