Además de los informes sobre la actualidad laboral y gremial de las empresas, la Unión Informática sigue de cerca el día a día de lo que pasa en ella y de la realidad de quienes son los protagonistas de la historia. En esta nota recorremos el núcleo de IBM Argentina: las operaciones del mítico command center, epicentro neurálgico de la big blue.


IBM es la empresa que vió nacer a la Unión Informática. Su pasado reciente y presente convulsos por la situación global de la empresa fueron marcados por memorables huelgas que afectaron sus operaciones en varias oportunidades. Actualmente, en proceso de reconversión corporativa –de la mano del plan de reestructuración a nivel mundial-, su planta se vió reducida casi en un 50% desde 2009 a la fecha, de igual forma que pasó en grandes firmas tecnológicas del sector tal como Hewlett-Packard, principalmente en la rama servicios informáticos y outsourcing al ritmo del tipo de cambio.

En el site que IBM Argentina tiene en Martinez se ubica el sector conocido como "Command Center", un sector donde el trabajo de cada operador informático resulta de una vitalidad e importancia  clave para el negocio de la compañía.

En el site que IBM Argentina tiene en Martinez se ubica el sector conocido como “Command Center”, un sector donde el trabajo de cada operador informático resulta de una vitalidad e importancia clave para el negocio de la compañía.

Sin embargo, las ramas de mayor valor agregado que no han corrido la misma suerte continúan en la cartera de servicios de IBM Argentina, que ha concentrado en los últimos meses la inmensa mayoría sus operaciones en el histórico campus de Martínez. Justamente allí se ubica el famoso Command Center que se protege bajo un estricto protocolo de seguridad y un manto de misterio sobre lo que allí se hace. La Unión Informática ha obtenido acceso a ese sector estratégico de IBM que sin dudas representa la perla de su negocio y de ahí el celoso cuidado que se le dedica.

¿Qué es el Command Center?

Tres barreras separan al grueso de los IBMers del Command Center. Este centro estratégico de los negocios de la multinacional informática, -exclusivo sólo para personal autorizado-, ha generado incertidumbres y mitos entre los empleados de la empresa. Ubicada en el histórico edificio de Martínez, el “centro de comando” es una pieza clave en el funcionamiento y los negocios de IBM y su filial argentina.

Una sala cerrada, poblada de monitores, funciona los siete días de la semana, las 24 horas del día. Según una de las fuentes consultadas al respecto, el Command Center cumple funciones fundamentalmente de monitoreo de servidores remotos, monitoreo de back-ups y procesos, control de alertas y gestión de tickets de incidencias. Todo eso, al servicio de numerosas empresas que confían y tercerizan sus procesos de sistemas a IBM. Y es el único lugar que funciona 24×7.

Las firmas que contratan este tipo de servicios con IBM, son grandes empresas de peso en la economía local e internacional. Entre estos clientes domésticos y extranjeros se encuentran firmas del porte de Techint, IGA (India), Banco Patagonia, Quilmes, Arcor, Banco Comafi, Unilever, Baxter, Manulife (financiera oriunda de Canadá), y otras tantas compañías principalmente de Estados Unidos, Canadá y Europea como Sanofi Aventis, Avaya, Johnson y Jonhson, Novartis, Gates, Manpower y France Telecom. Desde el Command Center de IBM se monitorea todo cuanto ocurre en los servidores de estas firmas. De observar problemas según las alertas, la función de quienes se desempeñan en este sector es dirigir dicho inconveniente (en la jerga “rutear”) hacia los distintos grupos de soporte técnico.

Acorde con las declaraciones de otro informático del sector, el Command Center, es uno de los lugares más complicados para trabajar en IBM. Muchos informáticos se han quejado de la gran rigurosidad en las normas y horarios en el lugar. “Al ser un sector que tiene que trabajar 24×7 y estar relativamente aislado del resto de la empresa, las normas, pautas y horarios son mucho más inflexibles, así como también hay un excesivo y hasta cuestionable control”. Por supuesto, que el método de control requiere una densa supervisión por parte del personal jerárquico que es objeto de quejas de los operadores, que es el rótulo que reciben quienes allí trabajan.

Site de IBM Argentina en la localidad de Martinez. Allí se emplaza el mítico sector estratégico de la compañía donde sus operadores hacen funcionar día a día el "Command Center".

Site de IBM Argentina en la localidad de Martinez. Allí se emplaza el mítico sector estratégico de la compañía donde sus operadores hacen funcionar día a día el “Command Center”.

“Durmiendo en el command”

Hilando un poco más fino sobre las competencias de cada operador es posible darse cuenta del grado de responsabilidad que comprende y el impacto que puede tener un cese de actividades por el motivo que fuere en el Command Center de IBM: básicamente, los sistemas más sensibles de sus clientes quedarían fuera de línea, siendo para esos clientes imposible acceder a sistemas tan cotidianos como un mailserver, un sistema de gestión financiero o sus bancos de datos lo que entre otras cosas, tal como indican los contratos, sería causal de importantes multas económicas sobre IBM Argentina.

En el anecdotario de la Unión Informática figura el relato de varios empleados de dicho sector que recuerdan los difíciles momentos que los gerentes del sector les hicieron pasar mientras se desarrollaba la última huelga que la Unión llevó adelante en IBM Argentina.

Al transcurrir las horas de aquel diciembre de 2014, fatídico para la compañía debido al alto acatamiento a la medida de fuerza organizada por la Unión, quienes dirigían el command center ante el temor de ver paralizado el 100% del servicio, ofrecieron “temporales salvadidas económicos” con la condición de que “nos quedemos a dormir en la empresa” – afirmó un operador del sector. “Cuando vieron que no venía nadie a trabajar por la huelga de la Unión, los gerentes se asustaron, hablaron con nosotros y nos pidieron de mala forma que nos quedemos a trabajar fuera de horario e incluso que pasemos la noche en el command. Recuerdo que trajeron colchones para que durmamos por turnos”.

Este relato demuestra una vez más no solo la importancia que representa este sector para IBM Argentina, sino que también la fundamental relevancia tantísimas veces menospreciada, del trabajo de cada empleado informático que definitivamente no es algo menor o fácilmente reemplazable, y de allí de continuar la construcción gremial en IBM en vistas a revalorizar la profesión informática, cosa que a la fecha sigue siendo material pendiente en IBM Argentina.

Recordamos a todos los empleados de IBM Argentina que pueden ponerse en contacto con la Unión Informática a través de: vocalibm@unioninformatica.com.ar o contacto@unioninformatica.com.ar. Telefónicamente al: 0810-345-1073.


Tags:

You May Also Like

El teletrabajo y el pago de horas extra según Connectis

Connectis está nuevamente en el foco del debate, las prácticas que ha adoptado a ...