IBM se divide en dos empresas y todavía no hay definiciones para la filial Argentina

IBM se divide en dos y aún no hay definiciones para la sede Argentina

El anuncio de esta semana de la división de IBM es todavía una noticia en desarrollo. Desde la casa matriz de la empresa en los EEUU y menos aún en sus filiales como la Argentina todavía no hay definiciones ciertas, pero medios especializados y algunos gerentes del Site Martínez, aunque con muy pocas certezas, ya informaron sobre algunos cambios.

IBM anunció que dividirá la empresa. Tal como lo hicieron otras grandes como Hewlett-Packard hace algunos años, o la misma IBM cuando vendió su producción de hardware a Lenovo, la Big Blue creará una nueva empresa para su unidad de negocio de Managed Infrastructure Services, como parte de un largo proceso de recorte. La división de Global Technology Services (GTS) tendrá una nueva marca, y ésto impactará de alguna forma aún incierta en la filial Argentina.

Según un comunicado de prensa del nuevo CEO Arvind Krishna, «IBM se enfocará en su plataforma de nube híbrida (open hybrid cloud platform) y el desarrollo de inteligencia artificial. Mientras que NewCo [como por ahora denominan a la nueva empresa] será independiente y ágil para diseñar, implementar y modernizar la infraestructura de las principales organizaciones del mundo». Según el CEO en el mismo comunicado, éstos cambios se deben a que «las necesidades de los clientes de aplicaciones y servicios de infraestructura son divergentes, mientras se acelera la adopción de servicios como el de nube híbrida».

«La nueva compañía se enfocará enteramente en la modernización y gestión de la infraestructura de los clientes», publicaron desde la empresa, donde consideran que no tienen rivales en hosting, redes, gestión de servicios, modernización de la infraestructura, migración y administración de múltiples nubes. «Todos servicios críticos que son centrales para las operaciones de nuestros clientes», pero ya no estarán a cargo de IBM.

Desde la misma compañía aseguran que la división será para concentrar todos los esfuerzos en las nuevas tecnologías de punta que desarrolla la empresa, donde sí tiene una posición de disputa con las otras grandes tecnológicas del mundo. Fue a partir de la gestión como CEO de Gini Rometty cuando la empresa pivoteó a las tecnologías que más prometen para su futuro: la inteligencia artifical de Watson y cloud computing.

Según datos relevados por el portal británico The Register, sólo la unidad de GTS pasó de facturar US$ 40,9 mil millones en 2011 a US$ 27,3 mil millones en 2019. A tono con la caída general de IBM en esos años, podría explicar parte de la decisión de la empresa.

El mismo portal –que sigue siempre de cerca toda información de IBM– destaca que se temen despidos a nivel mundial. Tal como viene sucediendo en sites como Bangalore, La India, y otros donde se desempeñan los equipos que trabajan con Watson, o en sedes en EEUU, donde anunciaron despidos para unidades de GTS. Por lo pronto, en la filial local, descartaron más recortes.

Más dudas que certezas

Mientras tanto en Argentina, la noticia empezó a circular a comienzos de la semana entre los empleados y empleadas. Los gerentes transmitieron la novedad como «una sorpresa de la que no estaban al tanto». Fingir sorpresa y desconocimiento para comunicar novedades importantes con información incompleta, retaceada y vaga es un recurso ya gastado entre los altos mandos de IBM,.

Así las cosas, Javier Szyszkowsky, Director of Delivery de la filial local, convocó a una conferencia vía web donde intentó arrojar algunas certezas. La abrumadora noticia, generó muchísima incertidumbre entre empleados y empleadas. Sobre todo en aquellos que tienen a Szyszkowsky escalones arriba en el organigrama: a pesar de la falta de definiciones, muchos ya se ven «migrados» a una nueva compañía. Bajo la dirección de éste funcionario se encuentra gran parte de los ibmers que trabajan en el país.

La mayor parte de la información vertida en el encuentro virtual fue de tinte financiero como dirigida a accionistas y ejecutivos, augurando los millones de dólares que esta nueva empresa tendría como respaldo, el mercado en el que se involucraría, clientes, países. Escasos e indefinidos fueron los datos que realmente importan en su día a día a los ibmers. Siendo que se trata de los principales artífices de las cuantiosas ganancias empresarias, los empleados no pudieron realizar ninguna pregunta de forma directa en el encuentro. Veamos algunos de los puntos centrales tocados a los que Szyszkowsky hizo referencia en la breve conferencia:

  1. «El proceso será largo», por lo menos un año duraría todo el trámite de la separación, con sus consecuentes aspectos burocráticos y legales de cada país.
  2. «No es una venta, es una escisión» «NewCo» (que no será el nombre de la empresa nueva) no nacerá producto de la compra de otra empresa o la venta de una parte de IBM, sino que es una división de una parte de la compañía.
  3. Desde el minuto cero, la nueva empresa tendrá una operatoria de US$ 19.000 millones al año, contará con más de 4500 clientes y tendrá presencia en 115 países (incluída Argentina).
  4. «No debería cambiar nada»: esta fue la única respuesta que el Director del Centro esgrimió antes las obvias dudas que le hicieron llegar varios gerentes en representación de los empleados. Puntos muy básicos pero que quedaron sin respuestas concretas. Según el mismo ejecutivo, en el día a día de los miles de ibmers locales «no cambiaría nada», y la nueva empresa proyecta llegar a los 4.500 empleados en el país.

Más allá de la conferencia de Szyszkowsky, los comunicados de los directivos, los trascendidos y publicaciones de la prensa especializada, entre los ibmers quedan las dudas ante la falta de definiciones concretas de la empresa respecto de su futuro laboral. ¿Qué pasará con los beneficios acumulados con los años? Salarios, antigüedad, beneficios, obra social, vacaciones y la situación de aquellos que ya están tramitando la jubilación. La mayoría de los empleados locales se desempeñan dentro de la unidad de negocios que será «escindida», GTS y todo el sector de Managed Infrastructure Services y áreas de negocios y servicios derivadas.

Si se concreta la escisión de una parte de IBM hacia una nueva empresa, los miles de empleados que migrarían de una a otra compañía precisan certezas. Certezas de trabajo, en lenguaje llano y sin la maraña de neologismos que endulzan los oídos de los shareholders.

¿Cuál será el convenio o marco laboral de la nueva razón social con que continuará operando esta parte de la empresa? Una oportunidad para terminar con la precarización del trabajo informático estará en ésta nueva IBM. ¿O se dividirá, transformará, escindirá y cambiará para que nada cambie?

Noticia en desarrollo…

Tags:

Abrir chat
¡Hola! ¿Como estás? Hacenos tu consulta para afiliarte, salarios, y beneficios por Whatsapp de lunes a viernes de 9 a 18!