Indra: las directivas de Recursos Humanos contra la Unión Informática

Después del conflicto gremial de 2015, donde se obtuvo un acuerdo favorable a la Unión Informática, la empresa Indra ahora sostiene que tiene una «muy buena relación con el gremio», pero marca de cerca a los empleados que se acercan a la Unión. Un caso más de una empresa informática que encuadra a su personal por fuera de la actividad.

Fue en abril de 2017 cuando desde la empresa Indra Argentina declararon ante el diario La Nación que tras el conflicto gremial de 2015 que enfrentó a la Unión Informática con Indra, actualmente mantiene «una muy buena relación con el gremio».

Nada más alejado de la realidad. En los hechos hace tiempo que la firma no mantiene algún canal de diálogo formal con verdadera incidencia en la resolución y gestión de problemáticas laborales en la empresa. En los últimos meses, bajo la influencia directa de las instrucciones que off the record imparte Gabriel Pereyra, la sola alusión al gremio informático es motivo de pánico entre los empleados.

Pereyra es el director regional de recursos humanos para la región. Superior directo todo el área de recursos humanos en Argentina. En las últimas semanas, las directivas de Pereyra empezaron a surtir efecto entre los empleados informáticos de la empresa.

La sola mención o referencia a la Unión Informática, así como el acercarse a otros empleados afiliados, un delegado o a los referentes de la organización que visitan a empleados en la sede de Azopardo y Av. Brasil, es una acción que está bajo la amenazante mirada de Recursos Humanos.

En Indra Argentina la empresa busca negar la existencia de la Unión Informática. Según información de los propios empleados, las directivas de Gabriel Pereyra, director regional de recursos humanos, son la de atemorizar a los empleados con amenazas de despidos o «cortar la carrera» de cualquiera que se afilie o se acerque al sindicato IT. Por el momento, los informáticos en Indra se encuentran mal encuadrados y con salarios «dibujados» con ítems no-remunerativos como «adicional voluntario empresa».

La línea que bajó Pereyra fue efectiva. Logró infundir cierto temor a despidos o carreras profesionales truncas entre los empleados. No es poca cosa.

La cuestión con Pereyra es la siguiente. Según información en la empresa, Pereyra ha trabado amistad con otra entidad gremial que busca monopolizar la representación gremial en Indra. Resulta que cuando la empresa llegó a la Argentina a mediados de la década de 1990, se dedicaba fundamentalmente al rubro aeronáutico, y de el vínculo con  esta «entidad gremial» más vinculada a las torres de control que a los servicios informáticos. Tan amigos son que, según se comenta entre la gerencia de la multinacional española, son frecuentes los asados.

Gabriel Pereyra es el director de recursos humanos de Indra Argentina

Gabriel Pereyra, director regional de recursos humanos. Es quien busca erradicar a la Unión Informática de la empresa, mientras hacia Madrid -casa matriz de Indra- vende que “lo del sindicato está resuelto”.

La sede Azopardo

Tal fue el shock del conflicto gremial de 2015, y hay tanto en juego entre los negocios de Indra, que Pereyra no quiere riesgos. Lo llamativo de todo esto es que, la paranoia viene de parte de recursos humanos. Fuentes vinculadas al área comercial confirmaron que a su sector no llegaron esas directivas.

Empleados en la sede Azopardo denunciaron la falta de políticas en materia de seguridad e higiene.

En las recorridas por la empresa de secretarios de la Unión Informática los empleados del área de sistemas y desarrollo de Indra comentaron sobre la falta de matafuegos, plan de evacuación y contingencia así como otras medidas. También, en cuanto a las instalaciones, faltan comodidades como máquinas de café o incluso otro microondas para los almuerzos (hay uno sólo para más de 50 personas).

Problemas en la liquidación de haberes

Chequeando los recibos de sueldo de empleados informáticos en Indra, se constató que la empresa recurre a una vieja práctica que la Unión Informática rechaza en su Convenio de Trabajo.

En primer lugar, tiene encuadrados a los empleados en un convenio ajeno a la actividad. Luego, un ejercicio frecuente entre las empresas con sus empleados mal conveniados, que incurren en un exceso de libre albredrío a la hora de liquidar haberes.

A los salarios bajos de una escala salarial ajena a la actividad, Indra agrega un ítem no remunerativo -como un plus- llamado «adicional  voluntario empresa». El mismo no computa como parte del salario básico, sino que es un extra que liquida la empresa. En próximos informes aboradermos este ítem que se repite en muchas empresas.

El vocal de Unión Informática Damián Katz y el delegado gremial en Indra Ariel -quien trabaja a diario en la empresa- recorren habitualmente la sede Azopardo. En conversación con los empleados relevan las problemáticas del trabajo en el edificio, así como también destacan el interés de los mismos en las propuestas del sindicato IT.

Tags:

Abrir chat
¡Hola! ¿Como estás? Hacenos tu consulta para afiliarte, salarios, y beneficios por Whatsapp de lunes a viernes de 9 a 18!