Informate: La seguridad eléctrica en el trabajo y la exposición a redes. ¿Cuáles son los riesgos laborales de la exposición de los empleados en trabajos con electricidad y las señales de teléfono y WiFi? Lo que necesitás saber sobre las medidas de seguridad necesarias en el ámbito laboral.

    Los campos electromagnéticos son rara vez tenidos en cuenta como factores de contaminación en el área de trabajo —por ejemplo, los data center—, pese a las evidencias de sus efectos sobre la vida y, en especial, sobre la salud humana.

    Toda corriente eléctrica produce campos magnéticos y todo campo magnético variable induce campos eléctricos. Sin embargo, un campo magnético estático puede producir una corriente eléctrica en un cuerpo si éste se mueve a través del campo.

    De esa forma los campos magnéticos artificiales, mucho más intensos que “los naturales”, pueden alterar los procesos biológicos. La abundancia de artefactos eléctricos y aparatos electrónicos, así como los medios de transmisión de electricidad y radiofrecuencias, han hecho de nuestra civilización tecnológica un pandemónium de campos electromagnéticos de todo tipo. Los continuos avances tecnológicos hacen que la incidencia de este tipo de contaminación vaya en aumento.

    Informate: La seguridad eléctrica en el trabajo y la exposición a redes. ¿Cuáles son los riesgos laborales de la exposición de los empleados en trabajos con electricidad y las señales de teléfono y WiFi? Lo que necesitás saber sobre las medidas de seguridad necesarias en el ámbito laboral.

    La tecnología genera campos electromagnéticos en todas las frecuencias e intensidades. Después de largas polémicas, investigaciones realizadas en todo el mundo han demostrado que las alteraciones biológicas debidas a la acción de campos electromagnéticos artificiales intensos, tanto de alta frecuencia (antenas de radio, TV, microondas, radar, etc.) como de baja frecuencia (líneas de alta tensión, pantallas de televisores y computadoras, transformadores, etc.) pueden producir cambios en la temperatura corporal, desequilibrio en los electrolitos de la sangre, dolor muscular en las articulaciones, dificultad en la percepción de los colores, fatiga, inapetencia, disfunciones en el sistema nervioso central, estrés, disminución de la cantidad de plaquetas en la sangre, etc..

    Los campos electromagnéticos débiles como los generados por una instalación eléctrica de 220 V y 50 Hz, pueden provocar tensión nerviosa y alterar el equilibrio de grasas y colesterol en la sangre, aumentar la producción de cortisona y subir la presión sanguínea, lo que puede desembocar en trastornos cardíacos, renales, gastrointestinales, nerviosos y otros.

    Las radiaciones electromagnéticas de baja intensidad que emiten los aparatos eléctricos, así como los provenientes de una mala instalación eléctrica en viviendas o lugares de trabajo, pueden tener una incidencia desfavorable en el desarrollo de cáncer, afectar las funciones reproductoras, provocar alergias y depresiones.

    La exposición a redes WLAN

    Una red WLAN (Wireless Local Area Network) es un sistema de comunicación de datos inalámbrico y flexible, implementado como alternativa o extensión a las redes LAN cableadas.

    En la actualidad han encontrado una gran variedad de escenarios de aplicación, tanto públicos como privados: empresas, casas, grandes redes corporativas, parques industriales, campus universitarios, hospitales, cafés, hoteles, aeropuertos, medios públicos de transporte, regiones rurales, etc. Incluso son ya varias las ciudades en donde se han instalado redes inalámbricas libres para acceso a Internet.

    A fin de establecer las conexiones y comunicaciones, las redes WLAN usan ondas de radio. Las redes WLAN usan ondas de radio dentro del rango de 2,4 a 5 GHz para transmitir y recibir los datos a través del aire.

    El hecho de que las redes WLAN se conecten y funcionen en radiofrecuencias (RF) ocasiona que sus usuarios se expongan constantemente a campos de radiación. Cada vez que se presentan estas exposiciones, el cuerpo va absorbiendo energía poco a poco.

    No resulta sencillo saber exactamente cuánta energía de RF absorbe cada día una persona, ya que esto depende de muchos factores, sobre todo del tiempo que esté expuesta y la distancia que la separa de la fuente. La intensidad de campo disminuye rápidamente al aumentar la distancia, lo que significa que una persona puede absorber más energía de un dispositivo utilizado muy de cerca (por ejemplo un teléfono celular) que de una fuente más potente (como una torre de transmisión de radio) que esté más lejos.

    Por el momento hay posiciones encontradas en cuanto a los efectos en el cuerpo de este tipo de señales en el cuerpo humano.

    Hay expertos —instituciones médicas, universidades, estudios privados— que sostienen que las redes WLAN son inofensivas. Del otro lado, los hay quienes vinculan problemas como la pérdida de concentración, fatiga, disminución de la memoria, fuertes dolores de cabeza e, inclusive, infertilidad a su influencia.

    Pero, ¿hay un real fundamento para afirmar que los dispositivos inalámbricos son perjudiciales para la salud humana? La Organización Mundial de la Salud (OMS) sostiene que la principal consecuencia de la interacción entre la energía radioeléctrica y el cuerpo humano es el calentamiento de los tejidos. En el caso de las frecuencias utilizadas por los teléfonos móviles, la mayor parte de la energía es absorbida por la piel y otros tejidos superficiales, de modo que el aumento de temperatura en el cerebro o en otros órganos del cuerpo es insignificante. Otros especialistas, como los consultados por el diario La Vanguardia (Catalunya), a través de investigaciones concluyeron que “si la fuente de radiofrecuencia no está pegada a la cabeza, el nivel de exposición es muy bajo” y que “la exposición a las radiaciones del Wi-Fi es más elevada desde la computadora que desde el router”.

    Prevención de accidentes

    Prevenir es la clave siempre.

    La electrocución está entre las cinco causas principales de muertes en el ámbito laboral. En muchos de los casos está involucrado directamente algún cableado en malas condiciones o bien cableados que no se encuentran canalizados como debieran.

    Las condiciones estructurales de cada uno de los elementos que componen una instalación eléctrica, pueden ser los causales de muertes, lesiones permanentes, incendios y otros incidentes que pudieran ser evitados.

    Para esto se deben cumplir las normas que involucra tanto a los materiales como las instalaciones eléctricas.

    Pese a existir las reglamentaciones eléctricas, las mismas no se respetan y siguen ocurriendo siniestros.

    En el ámbito laboral y conforme lo marca la ley, todo empleado debe estar obligatoriamente bajo la cobertura de una Aseguradora del Riesgo del Trabajo (ART), la cual brindará la atención en caso de ocurrir algún incidente en general, con el empleado.

    Debido a esto, la Superintendencia de Riesgos del Trabajo en el año 2015 logro que se promulgue una resolución, que fue publicada en el boletín oficial en mayo de ese mismo año. En la misma, obliga de forma anual a todos los ámbitos laborales, sea cual sea este, a certificar la instalación eléctrica y sus medidas de protección por matriculados eléctricos, bajo la Resolución SRT 900/2015.

    No es necesario exagerar, pero si muy importante prevenir.

    Esta resolución se basa en la norma mencionada de la AEA (Asociación Electrotécnica Argentina, ver más adelante). Haciendo especial apartado en la parte 6, donde detalla los pasos a seguir para el mantenimiento de las instalaciones y el correcto funcionamiento de todos sus elementos.

    En conclusión, lo que busca esta resolución SRT 900/2015, es no solo la certificación anual y que esta esté bajo las normas, sino, que también haya un mantenimiento guiado mensual, para asegurarse que se corrijan aquellas partes que no cumplan con la norma, como también, el correcto funcionamiento de la instalación, a fin de evitar accidentes.

    Los elementos de seguridad y prevención en las instalaciones y establecimientos laborales

    En nuestro país, las normas son establecidas por la Asociación Electrotécnica Argentina (AEA), es la encargada de evaluar y dictaminar las pautas para realizar todo tipo de instalaciones eléctricas y que estas puedan ser consideradas seguras.

    Como referencia más importante dentro de sus reglamentaciones, encontramos la denominada 90364 que es la “Reglamentación para la Ejecución de Instalaciones Eléctricas en Inmuebles”.

    Dentro de los elementos a utilizarse de forma obligatoria para que pueda considerarse segura una instalación, se encuentra todo lo comprendido a la puesta a tierra, desde la jabalina para la descarga eléctrica propiamente en caso de falla eléctrica, como así también todo el sistema de esta, debiendo encontrarse equipotencializado. Es decir, que cada tomacorriente y elementos sometidos a tensión eléctrica o de canalización de cableados, maquinarias, motores y hasta artefactos de iluminación, deben ser conectados al sistema de puesta a tierra.

    Como siguiente elemento vital para la prevención de muertes o lesiones, se encuentran los Disyuntores Diferenciales, los cuales están diseñados para la desconexión automática en caso de contactos involuntarios con alguna parte sometida a tensión eléctrica.

    La importancia de encontrar estos elementos y otros que componen globalmente a la seguridad eléctrica, es de suma importancia, ya que un sistema bien instalado con todos sus elementos y correcto funcionamiento, pueden ser la diferencia entre la vida y la muerte de una persona.

    Fuentes

    • http://www.derechoenzapatillas.org/2016/seguridad-electrica-en-el-ambito-laboral/
    • http://www.srt.gob.ar/index.php/electricidad-imprescindible-para-la-sociedad-pero-un-riesgo-para-los-trabajadores-del-sector/

    Tags: