Organizados gremialmente con los sindicatos CCOO y UGT, los empleados informáticos españoles alcanzaron un acuerdo histórico con las cámaras empresarias. Un nuevo Convenio Colectivo de Trabajo asegura nuevas categorías laborales y aumentos salariales por dos años. La participación de los afiliados y la situación del trabajo en España.

    Los medios españoles describen un panorama desolador en la industria IT local. Abusos por parte de las empresas como sería, desde esta parte del mundo, insospechada en la cuarta economía de la Zona Euro: horas extras interminables -incluso los fines de semana-, plazos imposibles para sacar adelante y entregar proyectos, jefes y supervisores incapaces, altísima rotación de empleados entre empresas y los clásicos salarios insuficientes que padece toda una generación de jóvenes europeos (millennials) catalogados como “mileurinos”, por sus ingresos de € 1.000 al mes.

    A las consultoras IT en España las llaman “cárnicas”. La definición según la RAE es cárnico, ca. 1. adj. Perteneciente o relativo a las carnes destinadas al consumo. Industrias cárnicas.”. Es decir, sin eufemismos, que la actividad es una carnicería.

    Tal es la situación, que ha dado para la literatura. “Las sinergias de Marcio”, de Mario Garrido publicado en 2017 ha sido un exito de ventas. Garrido, de profesión informático y con muchos años de trabajo en la actividad, decidió publicar un libro con historias basadas en la realidad propia y de otros colegas que viven la misma situación en la actividad.

    En los cuentos que componen la obra, destacada por el periódico El Confidencial, se recorren los problemas que aquejan a muchos empleados con los que Garrido -y acaso miles de empleados a ambos lados del Atlántico- han compartido experiencias.

    Tal en España como en la Argentina, la industria informática crece por encima de la media de la economía del país. A fuerza de condiciones laborales postergadas y salarios bajos, las empresas facturaron sólo en 2016 €105 mil millones, un incremento del 7% respecto de 2015. El convenio de trabajo vigente a diciembre era de 2009 y estaba caduco hace años. La organización gremial de los empleados informáticos españoles alcanzó un nuevo convenio para la actividad con nuevas categorías e incrementos salariales.

    Problemas con las encuestas de recursos humanos, amores imposibles por los horarios rotativos de dos empleados en una consultora, horas extras intermiables y la llegada a “la realidad” de un joven egresado que ingresa a su primer empleo en una “empresa tecnológica”. Según el autor las crónicas están compuestas en un 80% de realidad y un 20% de ficción.

    La necesidad de un Convenio Colectivo de Trabajo y la situación del empleo en España

    Lo que Garrido cuenta en su última publicación es la realidad cotidiana de miles de empleados en España. Al igual que en la Argentina, la actividad IT creció de manera exponencial en los últimos años, tanto en cantidad de personal como en facturación, y se cuentan por cientos de miles los empleados que se desempeñan en el sector.

    Dentro de Europa, en los países que conforman la Eurozona -países del mercado común europeo con el Euro como moneda y participantes de las instituciones supranacionales como el Parlamento Europeo-, España es la cuarta economía, después de Alemania, Francia e Italia.

    Severamente golpeada por la crisis financiera mundial de 2009 que golpeó en la Península Ibérica con particular violencia, el país atraviesa una complicada situación del empleo, particularmente entre los más jóvenes. El desempleo total de España ronda los 20 puntos porcentuales -entre 2012 y 2013 rozó el 26%-. Según estadísiticas oficiales, el 57% de la población económicamente activa con menos de 35 años está de paro (léase, desocupada), y esto incluye desde los egresados universitarios hasta aquellos que aspiran a los empleos de menor complejidad. Todo esto es clave para comprender la problemática laboral y económica que atraviesa a los españoles.

    Los más jóvenes y, particularmente, quienes ingresan al mercado laboral y necesitan de sus primeros empleos para comenzar una carrera lo hacen con condiciones altamente vulnerables.

    Precariedad laboral, bajos salarios, contratos temporales -son legales los contratos a 15 días-, austeridad, recorte de derechos, son la receta del gobierno conservador y ortodoxo de Mariano Rajoy (Partido Popular) para “reactivar la economía” y “atraer inversiones”. ¿Le suena familiar?

    En España el “modelo” sindical se organiza de manera diferente a la Argentina. Los españoles se organizan en torno a agrupaciones gremiales, no por rama de actividad -como en nuestro país- sino por “sector”. La CCOO (Confederación Sindical de Comisiones Obreras) es una confederación de sindicatos, y está dividida a su vez en federaciones.

    Por malos tratos, peores salarios y despidos, empleados de Hewlett-Packard Enterprise (HPE) protestaron en mayo en la entrada del evento “Discover”, un evento para clientes de la empresa. También afiliados a CCOO, reclamaron el fin de los recortes de derechos, aumentos y el fin de los despidos. Fuente: Facebook “CCOO Servicios”

    Cada federación responde a actividades vinculadas: están la Federación de la Construcción, Servicios, Enseñanza, Sanidad, Industria, Servicios a la Ciudadanía e inclusive de Pensionados y Jubilados.

    Dentro de la Federación de Servicios se encuentran las actividades de comercio, finanzas, hostelería, oficinas, las ETT, juego, otros servicios administrativos, turismo y la actividad IT y telemarketing. Cada uno, a su vez, cuenta con su Convenio Colectivo de Trabajo.

    La organización gremial

    En noviembre de 2017, empleados de las empresas informáticas organizados con las agrupaciones gremiales UGT y CCOO se manifestaron en Madrid en reclamo por la implementación de un convenio laboral digno para el sector.

    El responsable del Sector TIC de CCOO de Madrid, José Carlos Hernández, ha explicado a la agencia de noticias EFE que los dos escollos más importantes para firmar un nuevo convenio son entoces eran “el incremento salarial” y una clasificación profesional -categorías- “acorde a la realidad actual del sector”. Responsables gremiales de la organización también confirmaron que el convenio lleva en negociación desde el año 2010 y que desde entonces se han encontrado con una patronal “absolutamente cerrada a avanzar”. Ha precisado que el sector ha crecido “por encima” del PIB y que los trabajadores “no han visto reflejada esa positiva evolución” en sus ingresos.

    Por su parte, y según el mismo cable informativo, José Luis Mazón del sindicato UGC, ha destacado que los salarios actuales “llevan ocho años de atraso, lo que se ha traducido, en su opinión, en “una pérdida de 10 puntos de poder adquisitivo” para los trabajadores. Mientras tanto, la facturación de las empresas creció más que el PBI del país, crecimiento que no se vió en los ingresos de los asalariados.

    Los dirigentes también pusieron el acento en el riesgo de que España se convierta en “un paraíso de tecnología a bajo coste y ha subrayado la necesidad de competir “no por ser baratos, sino por tener calidad y buenos profesionales”. Fuentes sindicales confirman que en España actualmente son unos 250.000 empleados en la actividad.

    Empleados informáticos “de las TICs”, como la llaman en España a las empresas informáticas, se manifestaron con su organización gremial en Madrid, en noviembre último. Se movilizaron reclamando por la firma e implementación del Convenio Colectivo de Trabajo. Fuente: Facebook “CCOO Servicios”

    El convenio

    Bajo el nombre de “XVII Convenio Colectivo Estatal de Empresas de Consultoría, y Estudios de Mercados y de la Opinión Pública” los sindicatos CCOO y UGC alcanzaron el nuevo convenio de trabajo para los empleados. El ámbito de aplicación son las empresas consultoras, de investigación de mercado y opinión pública, y las que prestan servicios informáticos y en tecnologías de la información y la comunicación (TIC).

    “Han sido muchos años de trabajo de negociación, asambleas, movilizaciones. Todo un esfuerzo de CCOO y UGT conjunto”, confirmaron en un comunicado oficial desde el portal informativo de CCOO Servicios.

    El nuevo convenio, firmado el 20 de diciembre último, contempla el período de octubre 2017 hasta diciembre de 2019. A lo largo del mismo período se dará un aumento salarial 3% en octubre 2017, 2% en abril del 2018, 2% en enero 2019. Equivale a un 7,16% a enero del 2019 [N. de la R.: recuerden que España es un país con inflación baja (2% interanual) en momentos de crecimiento de la economía como 2016, proceso ahora detenido por una incipiente recesión].

    Habrá categorías y niveles acordes con la actividad: “clasificación profesional basada en 4 familias y 5 grupos divididos en niveles” explicita el comunicado. También se reconocen antigüedad, un índice de precios de referencia convenido con las empresas e inclusive están reglamentadas la carrera profesional y ascensos de los empleados.

    A lo largo del proceso, los empleados y afiliados no sólo participaron de protestas y deliberaciones a cerca del nuevo acuerdo: también votaron por si o no a la versión final del Convenio, respaldadon de esta manera el proceso. El Convenio Colectivo de Trabajo anterior -derogado por el actual- era de 2009. Con casi 10 años de antigüedad, sus escalas y categorías estaban vetustas para el mercado laboral actual.

    Tras meses de deliberaciones e intensa actividad gremial, los informáticos españoles alcanzaron un nuevo convenio colectivo de trabajo que reemplace al anterior, con reglas y pautas de hace casi 10 años. El nuevo convenio contempla aumentos salariales, que se considere la antigüedad, nuevas categorías y niveles y planes de carrera para los empleados.

    Las empresas, por su parte, están organizadas en sus gremios AEC (Asociación Española de Empresas de Consultoría) y ANEIMO (Asociación de empresas de investigación de mercados). En la primera es donde están asociadas las grandes empresas informáticas. En la lista de “agremiadas” figuran algunas conocidas en el mercado local: Accenture, Capgemini, Deloitte, DXC Technology, EY, Hewlett-Packard Enterprise (HPE), IBM, Unisys, Worldline (Atos) y la multinacional de origen español Indra.

    Sólo en 2016, las empresas asociadas a esta entidad gremial facturaron unos 105.474 millones de euros, un 6,8% más que en 2015. De esta manera las empresas suman su tercer año de subidas, en una economía que no se repone de la crisis de 2009 y apenas logró crecer un 3% en 2017.

    Tags: