La obtención de la tan esperada inscripción gremial de la Unión Infornmática ha tenido un enorme impacto en la comunidad informática, siendo el fruto de dos años de litigio en los tribunales y en la calle frente al Ministerio de Trabajo. A un día después de la firma de la resolución 1703 que la inscribe como sindicato, una crónica de dos años de idas y venidas que culminaron en un importantísimo logro para todos los informáticos.

    La historia del sindicalismo informático halla algunos antecedentes previos a la llegada de la Unión Informática, pero ésta marcó un hito al materializarse en la primer expresión seria que busque representar a los trabajadores de la industria IT. Justamente, al no haber habido un real encausamiento gremial, la Unión surgió de la iniciativa de empleados de la multinacional IBM que allá por 2009 comenzaban a vislumbrar un lento pero constante empeoramiento de las condiciones laborales y salariales de los informáticos. Los vaivenes de cómo fue evolucionando el encuadramiento sindical merecen un estudio aparte que próximamente tomará lugar en una reseña, ahora haremos una recorrida desde el momento en que se conformó la Unión Informática.

    11 de marzo de 2011

    Más allá de que los antecedentes de organización gremial de los informáticos se remontan a 2009, puede tomarse como fecha formal del nacimiento del sindicato el 11 de marzo de 2011, día en que se realiza la presentación de los requisitos para la inscripción de un nuevo gremio de acuerdo a lo reglamentado por la Ley de Asociaciones Sindicales (23.551).

    En motivo de la solicitud de inscripción, se realizó el acto de presentación en la CGT donde además de darse a conocer como nuevo sindicato nucleado en la central obrera, se presentó el estatuto, los miembros del Consejo Directivo y se debatió aspectos generales del ámbito de representación de la Unión Informática.

    Los inicios

    Una vez dado el puntapié inicial en lo relativo a las exigencias legales, la Unión Informática dió comienzo sus actividades en representación de los informáticos. El sindicato surgió en el seno de IBM Argentina, la empresa de sistemas más emblemática y también la más problemática en torno a su política de Recursos Humanos. Además de pagar los peores salarios del mercado, en los últimos años ha reducido su personal en casi un 60%. A propósito de ello, IBM tiene actualmente en su haber tres huelgas, siendo la primera el 28 de julio de 2011, marcando un hito histórico en la informática en Argentina, ya que nunca antes había habido una huelga en la industria informática. A la misma, se adhirieron más de 2.000 empleados, hecho que resultó más que sorpresivo dadas las condiciones de que no hubo antecedente alguno, y a la par, la corta edad del sindicato.

    28 de julio de 2011: primer huelga en IBM reclamando ajustes salariales acordes a la inflación y el trato digno de los empleados de la empresa.
    28 de julio de 2011: primer huelga en IBM reclamando ajustes salariales acordes a la inflación y el trato digno de los empleados de la empresa.

    Paralelamente, mientras los hechos de rigor gremial comenzaban a perfilarse por primera vez, la Unión Informática ponía el pie en Hewlett-Packard, la segunda empresa informática en importancia y desde múltiples empresas, tanto multinacionales de renombre como pymes y tercerizadoras oportunistas comenzaban a tener delegados normalizadores.

    La demora de la inscripción: un atropello a los derechos de los informáticos

    Una de las postales de la primer e histórica marcha al MTEySS exigiendo a Carlos Tomada que no demore más la simple inscripción de la Unión Informática.
    Una de las postales de la primer e histórica marcha al MTEySS exigiendo a Carlos Tomada que no demore más la simple inscripción de la Unión Informática.

    Lo que debió ser un simple trámite de 90 días, se convirtió en una espera de casi dos años y medio. En resumidas líneas, según la Ley, y habiendo cumplido con todos los requisitos exigidos para poder ser inscripto como sindicato, para junio de 2011 el trámite debió haber finalizado. Sin embargo, un año después, el 15 de junio de 2012 se realizó la primera movilización exigiendo al Ministro de Trabajo, Carlos Tomada, que no demore más la inscripción que daría plenos derechos al sindicato para presionar a las empresas por las condiciones laborales y salariales a las que somete a sus empleados.

    El mismo día, se concretó una nueva reunión para los días subsiguientes, pero resultó en un nuevo episodio de dilaciones sobre el tema central que no era sino la inscripción gremial y la sospechosa actitud de la cartera laboral por la inexplicable demora. Una semana después, tomaba lugar la segunda marcha al Ministerio para exigir la inmediata inscripción del sindicato.

    En un editorial de aquellos días titulado ‘Una Tomada de pelo‘ se exponen las razones detrás de la demora en otorgar una simple inscripción y los intereses corporativos en pugna.

    El juicio al Estado

    Para esas instancias, era más que evidente el hecho de que la postergación de la inscripción no era sino un acto deliberado y sin fundamento. En consecuencia, se solicitó un recurso de amparo ante los tribunales laborales dada la grave situación en el sector IT.

    file_not_found

    Pese a las trabas impuestas desde la desidia ministerial y el lobby empresarial, el trabajo del sindicato creció a un ritmo vertiginoso con más adherentes y nuevos delegados normalizadores nombrando dentro de las empresas. En la actualidad, tiene presencia en más de 40 empresas que hoy ya poseen en su mayoría comisiones internas plenamente organizadas.

    El curso del juicio tomó un camino favorable y la Justicia falló a favor de la Unión Informática, exigiendo al Ministro de Trabajo que otorgue la inscripción al no hallarse argumento válido para no hacerlo.

    En similar situación a la que se encontró la Unión Informática, también lo estaban otros sindicatos surgidos en los últimos años ante la aparición de nuevos rubros, nuevos esquemas de tercerización y fraude laboral, y/o ante la total desprotección de los trabajadores que se encontraban fuera de cualquier tipo de convenio colectivo. Tales son los casos de SUTAT (Sindicato Único de Trabajadores de Atención Telefónica) y el del SPJC (Sindicato del Personal Jerárquico de Comercio). Éste último consiguió su inscripción gremial en junio de 2013.

    Con todos los plazos vencidos y el fallo de la Justicia a favor, a lo largo de una semana se sucedieron las manifestaciones reclamando que el Ministro cumpla con la Ley.
    Con todos los plazos vencidos y el fallo de la Justicia a favor, a lo largo de una semana se sucedieron las manifestaciones reclamando que el Ministro cumpla con la Ley.

    El fallo de la Justicia sentó un antecedente de peso en materia de jurisprudencia, justo en un momento histórico como el que está sucediendo por estos tiempos: el fin del unicato sindical. Si bien la Unión Informática no posee competencia alguna con otros sindicatos en cuanto a la representación de los trabajadores, desde hace algún tiempo se ha puesto en tela de juicio el actual modelo sindical, el cual, en resumidas cuentas, busca determinar la representatividad exclusivamente para aquellos sindicatos con personería gremial. Fallos de la Suprema Corte de Justicia de la Nación entre otros fallos en juzgados de menor jerarquía han socavado ese principio al punto de inclusive cuestionar la constitucionalidad de la Ley de Asociaciones Sindicales. En suma, además de que soplan vientos de cambio en el esquema gremial argentino, el caso Unión Informática demostró la legitimidad de la representación que viene ejerciendo.

    Más allá del fallo, el Ministro lo apeló en primera y segunda instancia, siendo éste rechazado en ambas por la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo. En un hecho inédito en la historia judicial, el Ministro kirchnerista quiso llevar la disputa ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación, donde fue rechazado por no considerarse el caso algo que deba resolverse en esas esferas sino que debía atenerse al fallo.

    Pese a la obligatoriedad de cumplir el fallo, el Ministro permaneció impasible y siguió sin firmar la inscripción. Durante el mes de septiembre, a lo largo de una semana se sucedieron las manifestaciones en el Ministerio de Trabajo exigiendo una rápida resolución.

    La espera llegó a su fin

    El contínuo reclamo y movilización de los miembros del sindicato tanto a las empresas como al Ministerio de Trabajo, en conjunto con las gestiones de los secretarios antes las autoridades ministeriales acordaron fecha para el otorgamiento de la simple inscripción gremial. Finalmente, y tras dos años y medio de espera, ésta llegó a su fin. Ayer 29 de octubre de 2013 fue otorgada bajo la resolución #1073, confiriendo los derechos y garantías para representar a los trabajadores de la industria informática.

    El tan ansiado momento: tras la firma de la Inscripción Gremial, se le entregó al Ministro un cuadro de la obra ‘Sin Pan y sin Trabajo’ con el logotipo de la Unión Informática. De izq. a der.: Christian García, Sec. Adjunto; Hugo Moyano (h), abogado del sindicato; Inés Zanoni, Asesora de la Jefatura de Gabinete ministerial; Carlos Tomada, Ministro de Trabajo; Pablo Dorín, Sec. Gral.; Ignacio González Lonzieme, Sec. Gremial.
    El tan ansiado momento: tras la firma de la Inscripción Gremial, se le entregó al Ministro un cuadro de la obra ‘Sin Pan y sin Trabajo’ con el logotipo de la Unión Informática. De izq. a der.: Christian García, Sec. Adjunto; Hugo Moyano (h), abogado del sindicato; Inés Zanoni, Asesora de la Jefatura de Gabinete ministerial; Carlos Tomada, Ministro de Trabajo; Pablo Dorín, Sec. Gral.; Ignacio González Lonzieme, Sec. Gremial.

    Este hecho representa un enorme logro para todos los informáticos que se desempeñan bajo relación de dependencia. No es novedad que la industria se encuentra en un estadío de absoluta desregulación y desprotección a merced de la rapacidad empresarial, que en la mayoría atiende a intereses foráneos. La problemática instalada en un sector cuya mayoría son empleados calificados técnicamente y con dominio de idiomas, termina por desalentar la iniciativa de muchos en cuanto a trabajar en el ámbito IT y/o seguir una carrera universitaria relativa a sistemas.

    De la misma forma que recientemente se mencionó en un informe sobre la dinámica interna en Sonda, básicamente son dos los campos de acción donde ha de continuarse trabajando, hoy, con más vigor que nunca, campos a saber:

    I. En lo particular, la necesidad de presionar para que simplemente se respete los derechos del trabajador […]

    II. En lo general, desterrar el atropello a los derechos del trabajador, las faltas de respeto como práctica cotidiana, y las prácticas desleales contra el accionar gremial. Asimismo, urge difundir para entendimiento de los trabajadores el conocimiento de sus derechos.

    Quienes deseen leer la resolución, seguir esta dirección: Resolución #1073 MTEySS.

    Para ponerse en contacto con la Unión Informática, escribir a contacto@unioninformatica.com.ar o completar el formulario web.

    Tags:

    • Show Comments

    • juan

      metansen al citibank de martinez a controlar!!!

    • Maxi

      Salud ! desde el oriente del río uruguay felicito el trabajo de los compañeros del territorio argentino en defensa de los trabajadores del área de la informática. Ojalá acá se nos contagiara un poco el espíritu combativo de los hermanos de allende el plata.

      Salud, anarquía y un buen polvo todos los días 🙂

    Comments are closed.

    También te puede interesar..

    Abrir chat