En los trámites referidos a las entidades de empleados de comercio y del software, la cartera laboral no da respuesta

    Por Silvia Stang para La Nación

    La Justicia le ordenó al Ministerio de Trabajo dar respuesta en forma inmediata a la solicitud de inscripción gremial de dos asociaciones, integradas por trabajadores que hoy no están alcanzados por un convenio colectivo. En ambos casos, el tema se judicializó por la demora, por parte del Gobierno, en resolver los trámites que, según la ley de asociaciones sindicales no deberían tardar más de 90 días

    Los empleados del software, en una protesta por la habilitación de su sindicato. Foto: Unión Informática
    Los empleados del software, en una protesta por la habilitación de su sindicato. Foto: Unión Informática

    Uno de los juicios fue iniciado por la Asociación del Personal Profesional y Jerárquico de Comercio, una entidad que inició el trámite administrativo para la inscripción en marzo de 2006, es decir, más de siete años atrás, según recordó su secretario general, Jorge Miguelez. En el segundo litigio la demandante es la Unión Informática, que nuclea a empleados de firmas de ese rubro.

    Las dos entidades están próximas a realizar protestas, aunque de distinta índole. Para pasado mañana, la Unión Informática convocó a un paro en la firma IBM, en reclamo de una actualización de salarios. El 6 de junio, el sindicato de jerárquicos mercantiles se manifestará frente a la cartera laboral, para reclamar que la entidad sea formalmente reconocida.

    La obtención de la inscripción gremial otorga facultades para la representación de trabajadores y, además, es el paso previo para el pedido de la personería gremial que habilita a la negociación colectiva con el sector empleador. En los últimos años, los empleados que están fuera de convenio por ocupar cargos jerárquicos o por ser profesionales, recibieron incrementos salariales inferiores a los acordados por las negociaciones entre sindicatos y entidades empresariales para los convencionados. Eso llevó a que se produjeran distorsiones en las escalas salariales y promovió la organización de esos empleados para formar entidades, desde las cuales negociar.

    En el caso de los jerárquicos de empresas mercantiles, el fallo emitido por la sala ocho de la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo le vuelve a dar la razón a la asociación, algo que había hecho antes la jueza Silvia Barrionuevo.

    La titular del juzgado 73 había dado lugar, en agosto pasado, a una acción de amparo por mora. En su escrito sostuvo que la cartera laboral dilató los plazos del trámite al pedirle a la asociación, a través de la Secretaría de Trabajo, información que ya había sido suministrada. El fallo recuerda que el Departamento de Estructura Sindical de la cartera había considerado, incluso, que el requisito en cuestión ya estaba cumplido. Esa solicitud -hecha a casi seis años de iniciado el trámite- provocó, según el fallo «una dilación innecesaria del procedimiento, cuya consecuencia redunda en una denegatoria de justicia».

    La orden judicial de cumplir «en 20 días hábiles» con dar una respuesta al trámite, fue apelada por el Ministerio de Trabajo -que fue consultado sobre el tema por LA NACION pero que no dio respuesta- y ratificada en octubre en segunda instancia. El último movimiento en el expediente fue una intimación al Ministerio, a fines de abril, para que se cumpliera con el fallo.

    Si el sindicato lograra su personería gremial, los salarios y las condiciones laborales que lograra acordar en negociaciones con el sector empresario, alcanzarían a unas 80.000 personas.

    En las firmas de informática, en tanto, se estima que hay unas 70.000 personas, según dijo a LA NACION Pablo Dorin, secretario general de la asociación gremial que persigue su inscripción. En este caso, la cámara laboral también ratificó una sentencia que había sido dictada por el juzgado número 11. «Estuvimos esperando dos años antes de comenzar la acción judicial»,afirmó el dirigente.

    En general, y más allá de las ya comentadas causas que llevaron a jerárquicos y profesionales a organizarse, hay quienes consideran que puede haber dificultades para conseguir adhesiones masivas a este tipo de organizaciones. «No resultará sencillo vencer la resistencia a la sindicalización que existe en determinados segmentos de la población laboral que, por razones históricas, ideológicas o culturales, se sienten alejadas de los sindicatos», analiza el abogado especialista en temas laborales Álvaro Galli, del estudio Béccar Varela, que advierte que en los últimos años, la brecha salarial entre el personal dentro y fuera de convenio se fue achicando, al punto tal de que el personal supervisado llega a cobrar más, en algunos casos, que el supervisor.

    Lo cierto es que, con o sin habilitación formal, las entidades van ganando fuerza con acciones concretas en las empresas. En el caso del sindicato de jerárquicos de comercio, el abogado Sebastián Vela recordó que ya hubo fallos judiciales que avalan su accionar. En 2010, en la causa «Alvarez, Maximiliano y otros c/ Cencosud», se ordenó revertir el despido de empleados, con una sentencia en la que se consideró que había existido discriminación, porque los cesanteados eran afiliados a la entidad, que habían participado de un reclamo.

    En la opinión de Omar Gennari, gerente general de Great Place to Work en la Argentina, un factor que incidió en la aparición de entidades fue, en algunas compañías, la falta de construcción y mantenimiento de vínculos fuertes de confianza entre los mandos superiores y quienes ocupan cargos de rango medio, que son los más afectados, en general, por los retrasos en las remuneraciones. Una investigación que realizó esa firma, con consultas sobre el tema a empresas empleadoras, verificó la incidencia que tiene en el clima laboral la manera en que se construyen los lazos con ese segmento en particular de empleados.

    Desde la Unión Informática, Dorin considera que la formalización de una entidad representativa, que negocie por todos los empleados, reduciría el nivel de conflictividad en las firmas. «Siempre lo mejor es tener un interlocutor», evalúa

     

    Tags:

    También te puede interesar..

    Un título de propiedad en manos de los trabajadores

    Los miembros de la cooperativa FaSinPat (ex Zanón) recibieron el título de propiedad de ...

    IBM anuncia resultados del primer trimestre menores a lo esperado

    IBM ha cerrado su cuarto trimestre fiscal con caídas del 19% en beneficios netos ...